domingo, 29 de diciembre de 2013

Tramo abandonado de la Gran Muralla China


Esta foto la encontré en un artículo que muestra 38 lugares en el mundo que, por distintas razones, se hallan abandonados. El caso de algunos tramos de la Muralla China se relaciona, según este artículo, con el enorme costo que supone el mantenimiento de la monumental estructura.

Para ver el artículo original, click aquí.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Arqueólogos sacan a la luz un excepcional mural maya pintado al fresco

La primera pintura al fresco de Guatemala fue hallada al mirar por un agujero hecho para el saqueo El palacio estaba sepultado por la selva.Los saqueadores abrieron un agujero en la bóveda de un antiguo palacio de la ciudad maya de Chilonché. Los investigadores españoles y guatemaltecos, que trabajan desde hace años en ese paraje, fueron advertidos y pudieron ahuyentar a los expoliadores. Entonces los arqueólogos descubrieron, a través del agujero, un "excepcional" mural pintado al fresco en el interior de un cuarto de un palacio que durante siglos se ha mantenido sepultado por la selva.


 

Las pinturas datan del periodo clásico tardío de la civilización maya (600-900 d.C.) y decoran una estancia que había sido clausurada con piedras y tierra por los antiguos mayas. Por eso, se ha conservado en buen estado el mural que recrea varias escenas de un ofrenda a un personaje especial, poderoso, tal vez un cargo político. Aparecen figuras de hombres y mujeres, de colores negro, rojo y ocre, así como signos jeroglíficos que mencionan los nombres de cada uno y fechas. Hay personajes ataviados con sombreros o tocados exclusivos de la región.

Las pinturas son "excepcionales" por ser el "primer mural de estas características", pintado con la técnica pictórica al fresco que se encuentra en Guatemala, por su valor en sí mismas y por la información que aportan, tanto histórica como artística", explicaron este jueves Gaspar Muñoz y Cristina Vidal, directores del Proyecto Arqueológico La Blanca, en el que participan la Universidad Politécnica de Valencia, la Universitat de València y la Universidad San Carlos de Guatemala. El epigrafista de la Universidad Complutense Alfonso Lacadena está descifrando la escritura maya que ayudará a conocer mejor la sociedad que se asentó en el enclave arqueológico.    

El hallazgo se produjo hace dos años, pero los investigadores no lo han presentado públicamente a los medios de comunicación hasta este jueves en la Politécnica de Valencia. Durante ese periodo de tiempo, se han dedicado primero a excavar, entrar por la puerta de la habitación donde se halla el mural y estudiar las pinturas para su valoración, además de garantizar la seguridad del mural. Previsiblemente, se hallarán más pinturas en el resto de estancias que conforman el palacio y que aún no han sido exploradas. La zona es objeto de frecuentes ataques de saqueadores que expolian el rico patrimonio maya de Guatemala para su venta.


"Se trata de ofrendas a personajes con características que llaman la atención y que quizás enlazan con leyendas mayas del área de Yucatán", aseguró Vidal. La experta explicó que los mayas todavía no trabajaban la técnica de la perspectiva pero expresan lejanía en el espacio y multitud de personas mediante la superposición de planos.

También se han hallado grafitos pintados en las estancias, hecho que supone una "novedad" ya que las investigaciones previas solo revelaban incisos en las paredes.

Ya en 2009, el equipo de investigación del proyecto logró el hallazgo de un mascarón maya de más de dos mil años de antigüedad. Esta pieza se proyecta digitalmente en la Ciudad de la Innovación de la Universitat Politécnica de València.

La labor de diez años que desempeña el proyecto La Blanca ha supuesto una inversión de 400.000 euros y ha recibido en la última campaña (2012-2013) un apoyo financiero de 30.000 euros de la fundación Holandesa Príncipe Claus para rescatar las pinturas murales. El proyecto también recibe subvenciones del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y del Programa 0,7 de la Universitat de València. En 2013, la labor de los investigadores ha sido galardonada con el premio "Best practices in site conservation", otorgado por el Archaeological Institute of America (AIA).

Publicada por El País (España).

domingo, 1 de diciembre de 2013

Descubren más de 30 sarcófagos de cultura prehispánica al norte de Perú

El director regional del ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Amazonas informó que "el descubrimiento de los 35 sarcófagos fue realizado por pobladores cuando transitaban por el cerro El Tigre en el distrito de Jazán, provincia de Bongará".

Un total de 35 sarcófagos pertenecientes a la cultura Chachapoyas que vivió (700 d.c a 1500 d.C) en la región de Amazonas (selva norte de Perú) fueron descubiertos por pobladores de la zona rural cuando transitaban por una montaña de la selva.



El director regional del ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Amazonas informó que "el descubrimiento de los 35 sarcófagos fue realizado por pobladores cuando transitaban por el cerro El Tigre en el distrito de Jazán, provincia de Bongará".

Cabañas relató que las tumbas poseen especies de bultos en su interior como señal de que preservan momias, que de acuerdo a las investigaciones arqueológicas, se trataría de niños de la alta jerarquía de la cultura Chachapoyas.

El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, informó en un comunicado que el hallazgo realizado en julio de este año, no fue divulgado para evitar el extravío de alguna de las tumbas.
Cabañas explicó que los pobladores identificaron los sarcófagos en una caverna natural casi inaccesible para los humanos, lo que conservó a los ataúdes en buen estado, incitando al gobierno regional de Amazonas a valorar la zona ya que existen lugares arqueológicos de relevancia cultural.

La cultura Chachapoyas tenían dos modos de enterrar a sus difuntos: los sarcófagos, que eran tumbas unipersonales, y los mausoleos que eran tumbas colectivas.

Los nativos construyeron la fortaleza de Kuélap, un conjunto arquitectónico de piedra de grandes dimensiones con una gran plataforma artificial. Está asentada sobre la cresta de roca calcárea en la cima del Cerro Barreta (a tres mil metros de altura).

Se estima que su edificación se inició en el siglo XI, de acuerdo a los estudios de los arqueólogos que se encuentran en la zona realizando el levantamiento catastral y las investigaciones que indiquen la existencia de otras tumbas.

En agosto, un grupo de arqueólogos halló en el norte de Perú una tumba de una sacerdotisa de la civilización moche o mochica, que demuestra que las mujeres no solo fueron las encargadas de los rituales religiosos, sino también las reinas de la sociedad de esa cultura prehispánica. 

Esa es la octava sacerdotisa que identificada en los farallones de la selva peruana.

Publicada por TelesurTV.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Descubren en Israel una casa con 10.000 años de antigüedad

En una tierra con tanta riqueza histórica como la que queda comprendida entre el río Jordán y el Mediterráneo es difícil encontrar yacimientos que sorprendan a los arqueólogos. Esta semana ha visto una rara excepción. Una excavación al suroeste de Jerusalén, en una zona donde se iba a ampliar una carretera, ha descubierto una estructura de 10.000 años de antigüedad, probablemente una vivienda, que según la Agencia de Antigüedades de Israel es la más antigua del lugar, erigida en el Neolítico y cuyos moradores formaban parte de una generación que comenzaba a abandonar el estilo de vida nómada a favor de uno sedentario, abriendo vías al cultivo y la ganadería.



Según los arqueólogos, el edificio fue reparado en varias ocasiones a lo largo de los siglos. Junto a la vivienda se encontraron nueve hachas primitivas, probablemente pertenecientes a una era posterior, que habían sido abandonadas por su dueño. Varias se emplearon como instrumentos de cultivo y otras para el culto. De hecho, hay varios indicios de que en el yacimiento hubo diversos sitios erigidos para la actividad religiosa.

Otras construcciones en la zona pertenecen a la Edad del Cobre, la segunda mitad del quinto milenio antes de Cristo. Junto a los restos de unos edificios cuya finalidad no se ha identificado aún hay un menhir hexagonal de 1,30 metros de altura y varios cientos de kilos de peso, mínimamente pulido en sus seis lados y con su cara más amplia dirigida al este. Los arqueólogos consideran que era un objeto de culto, lo que podría indicar que cerca de él se hallaba un templo. De momento, en la región sólo se han localizado casas de rezo del Calcolítico en Ein Gedi, en la orilla occidental del Mar Muerto, y en Teleilat Ghassul, en la parte jordana de este.

Los expertos han podido trazar la evolución de la comunidad asentada en este lugar gracias al crecimiento y la expansión de los edificios a lo largo de los siglos. “Esta excavación nos ofrece un amplio retrato de la evolución y el desarrollo de la sociedad en este asentamiento a lo largo de las eras”, explica Amir Golani, uno de los directores de la misión arqueológica. “De este modo podemos ver claramente que en la Edad del Bronce, hace 5.000 años, la sociedad rural hizo la transición a una sociedad urbana. Podemos ver claramente un asentamiento que fue planificado gradualmente, que fue incluyendo callejones y edificios que eran muy impresionantes desde el punto de vista de su tamaño y la forma de su construcción”.

A los excavadores les sorprendió especialmente una de las estructuras que presenta suelos enlucidos, con una capa de mezcla para tersar la superficie, algo que representa toda una novedad para un tiempo en el que el hombre ni siquiera conocía la cerámica. Cerca de esa casa se han encontrado restos de una preparadora de mezcla para el enlucido y para el calentamiento de piedra caliza, empleada en la construcción de los edificios.

El yacimiento, 30 kilómetros al oeste de Jerusalén, se halla en el inicio de la llanura que queda justo oeste de las colinas de Judea, que avanza hasta la costa mediterránea. Se han descubierto sus restos en el transcurso de una excavación para la ampliación de la carretera israelí 38, que atraviesa la localidad de Beit Shemesh y que queda al sur de la autovía principal que une Jerusalén con Tel Aviv. Desde este miércoles las autoridades israelíes abrirán de forma temporal los restos a visitas del público y según la portavoz de la Agencia de Antigüedades de Israel, Yoli Schwartz, algunos objetos se retirarán para su exhibición posterior en museos.

Publicada por el diario El País.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Acueductos romanos

En este enlace de Infobae vi esta mañana estas y otras fotos de los antiguos acueductos romanos. Preciosas.









domingo, 13 de octubre de 2013

La Leyenda de los Volcanes Iztaccihuatl y Popocatepetl

Las huestes del Imperio azteca regresaban de la guerra. Pero no sonaban ni los teponaxtles ni las caracolas, ni el huéhuetl hacía rebotar sus percusiones en las calles y en los templos. 

Tampoco las chirimías esparcían su tono en el vasto valle del Anáhuac y sobre el verdiazul espejeante de los cinco lagos (Chalco, Xochimilco, Texcoco, Ecatepec y Tzompanco) se reflejaba un menguado ejército en derrota.

El caballero águila, el caballero tigre y el que se decía capitán coyote traían sus rodelas rotas y los penachos destrozados y las ropas tremolando al viento en jirones ensangrentados.

Allá en los cúes y en las fortalezas de paso estaban apagados los braseros y vacíos de tlecáxitl que era el sahumerio ceremonial, los enormes pebeteros de barro con la horrible figura de Texcatlipoca (o Tezcatlipoca) el dios cojo de la guerra.


 Quetzalcoatl (izq) con Tezcatlipoca (der). Fragmento del Codex Borbonicus

Los estandares recogidos y el consejo de los Yopica que eran los viejos y sabios maestros del arte de la estrategia, aguardaban ansiosos la llegada de los guerreros para oír de sus propios labios la explicación de su vergonzosa derrota.

Hacía largo tiempo que un grande y bien armando contingente de guerreros aztecas había salido en son de conquista a las tierras del Sur, allá en donde moraban los Ulmecas, los Xicalanca, los Zapotecas y los Vixtotis a quienes era preciso ungir al ya enorme señorío del Anáhuac.

Dos ciclos lunares habían transcurrido y se pensaba ya en un asentamiento de conquista, sin embargo ahora regresaban los guerreros abatidos y llenos de vergüenza.

Durante dos lunas habían luchado con denuedo, sin dar ni pedir tregua alguna, pero a pesar de su valiente lucha y sus conocimientos de guerra aprendidos en el Calmecac, que era así llamada la Academia de la Guerra, volvían diezmados, con las mazas rotas, las macanas desdentadas, maltrechos los escudos aunque ensangrentados con la sangre de sus enemigos.

Venía al frente de esta hueste triste y desencantada, un guerrero azteca que a pesar de las desgarraduras de sus ropas y del revuelto penacho de plumas multicolores, conservaba su gallardía, su altivez y el orgullo de su estirpe.

Ocultaban los hombres sus rostros embijados y las mujeres lloraban y corrían a esconder a sus hijos para que no fueran testigos de aquel retorno deshonroso.

Sólo una mujer no lloraba, atónita miraba con asombro al bizarro guerrero azteca que con su talante altivo y ojo sereno quería demostrar que había luchado y perdido en buena lid contra un abrumador número de hombres de las razas del Sur.

La mujer palideció y su rostro se tornó blanco como el lirio de los lagos, al sentir la mirada del guerrero azteca que clavó en ella sus ojos vivaces, oscuros.

Y Xochiquétzal, que así se llamaba la mujer y que quiere decir hermosa flor, sintió que se marchitaba de improviso, porque aquel guerrero azteca era su amado y le había jurado amor eterno.

 Xochiquétzal, Fragmento del Codex Rios

Se revolvió furiosa Xichoquétzal para ver con odio profundo al tlaxcalteca que la había hecho su esposa una semana antes, jurándole y llenándola de engaños diciéndole que el guerrero azteca, su dulce amado, había caído muerto en la guerra contra los zapotecas.

-¡Me has mentido, hombre vil y más ponzoñoso que el mismo Tzompetlácatl, -que así se llama el escorpión-; me has engañado para poder casarte conmigo.

Pero yo no te amo porque siempre lo he amado a él y él ha regresado y seguiré amándolo para siempre! Xochiquétzal lanzó mil denuestos contra el falaz tlaxcalteca y levantando la orla de su huipil echó a correr por la llanura, gimiendo su intensa desventura de amor.

Su grácil figura se reflejaba sobre las irisadas superficies de las aguas del gran lago de Texcoco, cuando el guerrero azteca se volvió para mirarla.

Y la vio correr seguida del marido y pudo comprobar que ella huía despavorida.

Entonces apretó con furia el puño de la macana y separándose de las filas de guerreros humillados se lanzó en seguimiento de los dos.

Pocos pasos separaban ya a la hermosa Xochiquétzal del marido despreciable cuando les dio alcance el guerrero azteca.

No hubo ningún intercambio de palabras porque toda palabra y razón sobraba allí.

El tlaxcalteca extrajo el venablo que ocultaba bajo la tilma y el azteca esgrimió su macana dentada, incrustada de dientes de jaguar y de Coyámetl que así se llamaba al jabalí.

Chocaron el amor y la mentira.

El venablo con erizada punta de pedernal buscaba el pecho del guerrero y el azteca mandaba furioso golpes de macana en dirección del cráneo de quien le había robado a su amada haciendo uso de arteras engañifas.

Y así se fueron yendo, alejándose del valle, cruzando en la más ruda pelea entre lagunas donde saltaban los ajolotes y las xochócatl que son las ranitas verdes de las orillas limosas.

Mucho tiempo duró aquél duelo. El tlaxcalteca defendiendo a su mujer y a su mentira. 

El azteca el amor de la mujer a quien amaba y por quien tuvo arrestros para regresar vivo al Anáhuac.

Al fin, ya casi al atardecer, el azteca pudo herir de muerte al tlaxcalteca quien huyó hacia su país, hacia su tierra tal vez en busca de ayuda para vengarse del azteca.

El vencedor por el amor y la verdad regresó buscando a su amada Xochiquétzal.
 
Y la encontró tendida para siempre, muerta a la mitad del valle, porque una mujer que amó como ella no podía vivir soportando la pena y la vergüenza de haber sido de otro hombre, cuando en realidad amaba al dueño de su ser y le había jurado fidelidad eterna.

El guerrero azteca se arrodilló a su lado y lloró con los ojos y con el alma.

Y cortó maravillas y flores de xoxocotzin con las cuales cubrió el cuerpo inanimado de la hermosa Xochiquétzal.

Corono sus sienes con las fragantes flores de Yoloxóchitl que es la flor del corazón y trajo un incensario en donde quemó copal.

Llegó el zenzontle también llamado Zenzontletole, porque imita las voces de otros pajarillos y quiere decir 400 trinos, pues cuatrocientos tonos de cantos dulces lanza esta avecilla.

Por el cielo en nubarrones cruzó Tlahuelpoch, que es el mensajero de la muerte.

Y cuenta la leyenda que en un momento dado se estremeció la tierra y el relámpago atronó el espacio y ocurrió un cataclismo del que no hablaban las tradiciones orales de los Tlachiques que son los viejos sabios y adivinos, ni los tlacuilos habían inscrito en sus pasmosos códices.

Todo tembló y se anubló la tierra y cayeron piedras de fuego sobre los cinco lagos, el cielo se hizo tenebroso y las gentes del Anáhuac se llenaron de pavura.

Al amanecer estaban allí, donde antes era valle, dos montañas nevadas, una que tenía la forma inconfundible de una mujer recostada sobre un túmulo de flores blancas y otra alta y elevada adoptando la figura de un guerrero azteca arrodillado junto a los pies nevados de una impresionante escultura de hielo.

Las flores de las alturas que llamaban Tepexóchitl por crecer en las montañas y entre los pinares, junto con el aljófar mañanero, cubrieron de blanco sudario las faldas de la muerta y pusieron alba blancura de nieve hermosa en sus senos y en sus muslos y la cubrieron toda de armiño.

Desde entonces, esos dos volcanes que hoy vigilan el hermoso valle del Anáhuac, tuvieron por nombres Iztaccihuatl que quiere decir mujer dormida y Popocatepetl, que se traduce por montaña que humea, ya que a veces suele escapar humo del inmenso pebetero.

En cuanto al cobarde engañador tlaxcalteca, según dice también esta leyenda, fue a morir desorientado muy cerca de su tierra y también se hizo montaña y se cubrió de nieve y le pusieron por nombre Poyauteclat, que quiere decir Señor Crepuscular y posteriormente Citlaltepetl o cerro de la estrella y que desde allá lejos vigila el sueño eterno de los dos amantes a quienes nunca podrá ya separar.

Eran los tiempos en que se adoraba al dios Coyote y al Dios Colibrí y en el panteón azteca las montañas eran dioses y recibían tributos de flores y de cantos, porque de sus faldas escurre el agua que vivifica y fertiliza los campos.

Durante muchos años y poco antes de la conquista, las doncellas muertas en amores desdichados o por mal de amor, eran sepultadas en las faldas de Iztaccihuatl, de Xochiquétzal, la mujer que murió de pena y de amor y que hoy yace convertida en nívea montaña de perenne armiño.


Fuente: Diccionario de Mitos y Leyendas - Equipo NAyA http://www.cuco.com.ar/

lunes, 7 de octubre de 2013

La Llanura de las Jarras en fotos



Dispersas en la llanura de Xieng Khouang en la región central de Laos, hay miles de inmensas jarras. Comúnmente llamada “Llanura de las jarras”, esta zona de estructuras megalíticas data de la Edad del Hierro (500 a.C.), y se la asocia con antiguos rituales de enterramiento. El sitio de las jarras, cuya importancia han señalado tanto historiadores como arqueólogos, es de muy difícil acceso,  debido principalmente a los casi 260 millones de  bombas de racimo arrojadas allí por los Estados Unidos entre 1964 y 1973, 80 millones de ellas aún no fueron detonadas.   

Sin embargo,  algunos sitios han sido limpiados de explosivos para que los visitantes puedan acceder a ellos, dentro de los esfuerzos para preservar el sitio como Patrimonio de la Humanidad.






 

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Desarrollan un Google Map para el mundo antiguo




En la primera parte del proyecto han desarrollado un mapa del mundo en la época grecorromana, con todas las rutas que existieron en esa época más los pueblos, ciudades y sitios históricos que unían las mismas. Las imágenes que acompañan esta nota son parte de esa herramienta navegable y la misma puede utilizarse libremente en la web.

Sin embargo, Pelagios ya está en su fase 3, que comenzó el 1º de septiembre y que buscará utilizar todos los mapas previos al descubrimiento de América por parte de los Europeos (1492), evento que cambió la concepción geográfica del mundo.

La idea es ampliar el volumen de cartografía digital a las diferentes eras históricas, para poder navegar a través de los trazados generados con los documentos que están recolectando. Como el proyecto aspira a todo, también gestionan apoyo de centros que estudian la evolución en China, que ya tienen un proyecto similar (China Historical GIS).

De esta manera, se podrá navegar a través de mapas virtuales de todo el mundo y ver la evolución geográfica del planeta, además de la relocalización de ciudades y principales civilizaciones.

El equipo de investigación patrocinado por la The Andrew W. Mellon Foundation está liderado por profesionales de la Universidad de Southampton (Leif Isaken, Pau de Soto), el Instituto Austríaco de Tecnología (Rainer Simon) y The Open University (Elton Barker), pero cuenta con el apoyo de varias entidades educativas y se sirve de la tecnología de los mapas de Google y sus aplicaciones de Google Ancient Places para generar esta herramienta.

Los impulsores del proyecto tienen en claro que el acceso a este tipo de contenidos será libre e ilimitado y que si es exitoso será de uso habitual y diario en todas las escuelas en las que los alumnos puedan acceder a una conexión de Internet.

Basta ver el primer paso de Pelagios para comprender que la herramienta será mucho más completa que cualquier mapa en papel que pueda utilizarse.

Publicada por el diario Infobae.

domingo, 15 de septiembre de 2013

La tumba de una sacerdotisa revela el poder de las mujeres en el Perú prehispánico

El hallazgo de los arqueólogos peruanos, realizado en la provincia de Chepén, en la región de La Libertad, sumado a otros descubrimientos sorprendentes en la zona, demuestra que las mujeres no solo fueron las encargadas de los rituales religiosos, sino también las reinas de la sociedad de esa cultura prehispánica. 


"Es la octava sacerdotisa descubierta, sólo hemos encontrado tumbas de mujeres en las excavaciones y nunca de hombres", explica el director del proyecto arqueológico San José de Moro (nombre de la localidad donde se produjo el descubrimiento), Luis Jaime Castillo. 

En el cuello de la mujer, enterrada en una cámara fúnebre en forma de 'L', se encontraron también una máscara y un cuchillo ritual. El sarcófago, pintado con los colores rojo y amarillo, estaba cubierto con placas de metales de cobre con imágenes de olas y de aves marinas. 

Dentro de las paredes había varios huecos, donde estaban escondidos recipientes de cerámica. A los restos de la sacerdotisa gobernadora les acompañaban los cadáveres de cinco menores (dos de ellos eran recién nacidos) y de dos adultos. 

Según Castillo, todas estas personas fueron sacrificadas durante el proceso del entierro ritual. El arqueólogo responsable de las labores en la cámara funeraria, Julio Saldaña, confirma que San José de Moro antes era un cementerio de la élite moche y que las tumbas más ricas encontradas en ese lugar pertenecían a mujeres. 

En los últimos diez años se han encontrado en la región siete sepulcros de este tipo. El más famoso de ellos es el de la 'Señora de Cao', hallado en 2006. Fue entonces cuando los arqueólogos comenzaron a hablar sobre el papel de liderazgo de las mujeres en la cultura moche, que existía en el norte de Perú moderno desde el siglo I hasta el VIII, con centro en la ciudad de Trujillo. 

Publicada por RT Actualidad.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Una ciudad de túneles secretos en la villa de Adriano en Roma



Una red de túneles que al parecer formaban parte de una ciudad subterránea en la villa del emperador Adriano, en Roma, fue descubierta recientemente.
La villa es descrita como una maravilla arquitectónica.
Un equipo de investigadores arqueológicos está actualmente explorando el sistema de túneles y creen que éste es mucho más impactante de lo que se pensaba.


lunes, 19 de agosto de 2013

Una interesante mirada sobre San Martín



El título original de la nota en Infobae es mucho más marketinero: "Lo que se ocultó sobre San Martín". El tono polémico de ese título preferí obviarlo, porque el texto es en sí polémico, pero mucho más jugoso y profundo que ese título que anticipa algún escandalete de TV de la tarde, en lugar de cuestiones serias y profundas de la historia política argentina.
Disfruté mucho la lectura, espero que Uds. también!



"Estas tres figuras, morenas, velludas, de aspecto dominante, sobre todo la de San Martín, tan gallarda que hace pensar en Dugommier y en Kléber [generales franceses], formaban violento contraste con el tinte lechoso, lustroso, lamido de los fashionables belgas e ingleses". Este párrafo pertenece a un artículo titulado Los exiliados de Bruselas, publicado en 1829 en la Revue de Paris [reproducido por José Luis Busaniche en su libro San Martín vivo] y es parte del relato de un columnista sobre un encuentro en la capital belga con "el Libertador del Perú, San Martín", en un baile, en el cual éste se hallaba en compañía de otros dos amigos. El autor de la nota agrega: "San Martín es, sin duda alguna, uno de los hombres más completos que puedan encontrarse: militar excelente, espíritu elevado, carácter firme, buen padre a la manera burguesa, hombre de fácil acceso y de un atractivo personal irresistible. Resulta inexplicable el reposo a que se ha condenado en pleno vigor de su edad y de su genio".

Esta cita muestra dos cosas: primero, que San Martín era una celebridad internacional en vida, ya que nos encontramos en el año 1829 y el Libertador vivió hasta 1850. Y segundo, que ya entonces, resultaba difícil de entender el retiro de un hombre como él del escenario de las hazañas que le habían valido la gloria. 

La historia oficial presenta sin embargo tanto el "renunciamiento" de San Martín (su retirada del Perú luego de la célebre y misteriosa Entrevista de Guayaquil con Simón Bolívar, en 1822), como su "ostracismo" (su partida hacia Europa en 1823) como sucesos naturales, encomiables, casi felices. "Abdicó conscientemente al mando supremo en medio de la plenitud de su gloria, si no de su poder, sin debilidad, sin cansancio y sin enojo, cuando comprendió que su tarea había terminado y que otros podían continuarla con más provecho para la América. Se condenó deliberadamente al ostracismo y al silencio, no por egoísmo ni cobardía, sino en homenaje a sus principios morales y en holocausto a su causa".

Este alambicado párrafo de Bartolomé Mitre –en su Historia de San Martín, considerada como fundacional- deja demasiado sin explicar. Pasa por alto el choque de personalidades con Simón Bolívar, los posteriores juicios –críticos- de San Martín sobre el venezolano-, o la falta de apoyo de Buenos Aires a la campaña al Perú –varias veces solicitado y varias veces negado.

Ni silencio ni ostracismo

Tampoco es cierto lo del "silencio" al cual se habría condenado San Martín. Desde Europa mantuvo correspondencia con muchos amigos, intentó regresar a Buenos Aires en 1829, ofreció nuevamente sus servicios cuando el Río de la Plata fue víctima del bloqueo anglo-francés, intervino ante las autoridades de Francia en la misma ocasión para abogar por la independencia de las Provincias Unidas. 

Por otra parte, todos los sudamericanos que viajaban a Europa iban a verlo, tenía una activa vida social, tanto en la colonia de exiliados americanos como en la sociedad europea y hasta fue recibido con honores en la Corte de París. Y en una ocasión, estando en Europa, se cruzó con Rivadavia y quiso batirse a duelo con él y sólo desistió por el insistente ruego de sus amigos.

De modo que eso del ostracismo voluntario, el silencio y la ausencia de enojo forma parte del "relato" de Bartolomé Mitre y tiene por finalidad borrar ciertos episodios de la vida de San Martín, no para cuidar la imagen del prócer –como sostienen algunos- sino para no dañar -todavía más- la de sus adversarios, enemigos y detractores  de la época

Con este fin, se nos legó un San Martín sin conflictos ni enemigos y atento sólo a las batallas. Un hombre con motivaciones de orden más místico que político. Esta "operación" la inició, como vimos, Mitre, con gran éxito, ya que casi todos los historiadores que vinieron luego siguieron esa línea. 

Por eso es sorprendente que aún hoy haya quienes crean que su biografía es una apología de San Martín. Habrá que pensar que no la leyeron con suficiente atención, porque en realidad en ella se escinde en dos al Libertador: se exalta la obra militar y se desprecia, critica o bien omite la obra política. ¿Cómo explicar si no el siguiente párrafo?: "Estos dos hombres [San Martín y Belgrano], que tan mal comprendían las necesidades de su época y tan mal representaban moralmente la opinión dominante del pueblo en cuanto a la forma de gobierno [por ser monárquicos], fueron, empero, las dos robustas columnas en que se apoyó el Congreso de Tucumán, los verdaderos fundadores de la independencia argentina...".

Perseguido y vigilado

Esta cita expone la contradicción de la operación que hace Mitre: como no tiene más remedio que reconocer la gesta y el aporte de San Martín a la emancipación de las Provincias Unidas, Chile y Perú, pero no puede admitir que lo hizo sin el apoyo y en algunos casos contra la opinión de su prócer favorito que es el porteñista Bernardino Rivadavia, un hombre que prefería gastar los fondos de la aduana en embellecer las plazas de Buenos Aires antes que enviar refuerzos al Libertador al Perú o a Martín Güemes en el norte, entonces el historiador opta por presentarnos la imagen de un San Martín soldado brillante pero político mediocre. 

Esta tendencia la continuaron con ahínco sus seguidores. Al punto que las cartas que San Martín escribió a algunos de sus amigos, como Tomás Guido y Bernardo O'Higgins, en las cuales se quejaba amargamente de Rivadavia, responsabilizándolo por la persecución y vigilancia de que fue objeto a su regreso del Perú, o señalándolo como uno de los autores intelectuales del asesinato de Dorrego, fueron prolijamente censuradas en la edición de los Documentos de San Martín, realizada por el Museo Mitre. Los censores no tuvieron ni siquiera la delicadeza de poner líneas de puntos para indicar la ausencia de ciertos párrafos. 

Y es imposible saber hasta dónde llegó el escamoteo, considerando que, contra la voluntad de San Martín, que quería legar su archivo personal a Tomás Guido, éste le fue entregado a Mitre...

Todos los acontecimientos políticos que hoy valoramos como cruciales en la lucha por la independencia, tuvieron a San Martín como artífice: la revolución de 1812 contra un gobierno –el primer Triunvirato- que había olvidado que su misión era consolidar la independencia y fundar una nueva Nación; la gobernación de Cuyo, decisiva para direccionar los esfuerzos hacia el cruce de los Andes y la campaña a Chile; el Congreso de Tucumán, donde un puñado de patriotas, en un contexto continental y mundial adverso, quemó las naves declarando la Independencia. 

Esto vuelve más absurdo aún el subterfugio de elogiarlo como soldado y negarlo como político; un sinsentido, ya que no existe hazaña militar como la de San Martín sin una concepción política superior que la sustente.

El traslado de la capital

No sin ironía, un polemista del siglo pasado decía que estos historiadores habían querido convertir a San Martín en "el tonto de la espada". Es que, en la versión mitrista, San Martín hacía las campañas militares mientras la elite porteña construía la Nación. Para sostener esta falacia, había que borrar en la biografía del prócer las polémicas, los conflictos y, sobre todo, las calumnias y la persecución de que fue objeto por parte de los rivadavianos. 

Como reacción a esta historia oficial, cierto revisionismo intentó construir un San Martín federal, alineado con Artigas y los demás caudillos provinciales. Esto tampoco se ajusta a la verdad. Es imposible encuadrar a San Martín en la dicotomía unitarios versus federales, porque no estaba apegado dogmáticamente a una forma de gobierno determinada. Su objetivo era la independencia, pero también la unidad. Por eso propició gobiernos fuertes, en lo posible unipersonales, que creía eran los más adecuados para la situación de dispersión y anarquía de las colonias hispanas en aquellos años. En ese sentido no tuvo prurito en proponer una monarquía –constitucional por supuesto- si ello permitía poner fin a la guerra civil y asegurar la soberanía de las incipientes naciones. 

Pero aunque no fue proclive al federalismo, tampoco participó en la guerra contra los caudillos, cultivó la amistad de varios de ellos –Güemes, Bustos- y hasta propuso trasladar la capital de las Provincias Unidas al interior. 

Su temprano alejamiento del suelo natal, su formación en un medio –el militar- que en la España de entonces estaba a la vanguardia de las ideas y de las novedades, lo pusieron a salvo de los sentimientos localistas y sectarios que tanto pesaron en las guerras civiles posteriores a la Revolución de Mayo. La experiencia vivida en Europa lo llevó a concebir "soluciones" para enfrentar la dispersión geográfica, la disparidad socio-económica y el subdesarrollo político. Las logias fueron la herramienta para hegemonizar la opinión política y unificar el mando. La monarquía, la solución para unir a los pueblos y asegurar la existencia independiente de la Nación. Pero, a diferencia de los unitarios, San Martín respetó a las provincias y no planteó jamás la supremacía porteña.

Una gloria que resiste cualquier revisión

Frente a la presentación de un San Martín lavado y ajeno a todo conflicto, existe también una reacción pretendidamente desmitificadora, consistente en negar o relativizar sus méritos. Una tendencia de moda es la de atribuir el lugar que San Martín ocupa en la historia a una "construcción", un "relato", una "invención" de historiadores. Es algo lógico en un momento como el actual que se caracteriza por un debate político vaciado de valores y de convicciones, hundido en un pragmatismo grosero.

Pero en realidad, además de que la crónica de la época demuestra que San Martín fue reconocido en vida (ver la Necrológica que le dedicaron en Francia) –aunque en su propia Patria el agradecimiento oficial se haya demorado-, si se llenan las lagunas dejadas por la historia oficial, si se revisa la acción política y estatal de San Martín, si se iluminan las polémicas en las que se vio envuelto, el resultado no hará sino engrandecerlo.

Ver la nota publicada por Infobae.