viernes, 17 de febrero de 2017

Portugal



Según una antigua leyenda, Cale, uno de los argonautas que acompañó a Jasón en la busca del vellocino de oro, llegó al extremo de Europa, a un lugar de la costa atlántica de lo que hoy es Portugal. Cale formó allí un enclave comercial, pero como las condiciones del lugar no eran muy propicias para la navegación, muchos siglos más tarde los romanos trasladaron el asentamiento un poco hacia adentro del continente, sobre la ribera norte del Duero, aunque muy cerca de su desembocadura en el océano Atlántico, y construyeron allí un puerto fluvial que llamaron Portus Cale.

Esta ciudad se llama hoy en español Oporto y en portugués, Porto. Hacia fines del siglo XI, cuando Alfonso VI de Castilla y León le otorgó un condado a Enrique de Borgoña en la parte sudoeste de su reino, le concedió el título de conde de Portus Cale, pero un siglo más tarde, este condado se independizó de la Corona de Castilla. Desde muy antiguo, el reino de Portugal fue un mosaico de etnias en el que se fundieron celtas, íberos, fenicios, latinos, moros y visigodos.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Descubren una ciudad perdida en Grecia de 2500 años

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Gotemburgo descubrió una antigua ciudad de Grecia. Se trata de Vlochós: una localidad de la Grecia Clásica que tiene 2500 años de antigüedad y que hasta ahora se pensaba que era un enclave del mundo antiguo. Está ubicada 300 kilómetros al norte de Atenas, en las llanuras de Tesalia.

Según explicó Robin Rönnlund -estudiante de doctorado en Arqueología Clásica e Historia Antigua en la Universidad de Gotemburgo y líder del trabajo de campo- al portal de noticias de El País, si bien la mayoría de los elementos están enterrados, se pudo identificar una plaza, la cuadrícula de una calle, restos de torres, puertas y paredes lo que indica que se trataba de una gran urbe. Para evitar daños en la zona, el equipo de investigación evitará las excavaciones y, en cambio, utilizará otros métodos como el radar de penetración de suelo.

Este estudiante contó que encontró el lugar con un compañero suyo mientras trabajaban en otro proyecto. "El hecho de que nadie haya explorado nunca la colina es un misterio", dijo Rönnlund a ese medio.

Publicada por La Nación.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Escrituras sagradas


 La escritura primitiva de los egipcios consistía en signos representativos de objetos concretos de la vida cotidiana y símbolos de sonidos. Los ideogramas reproducen no solamente el objeto dibujado, sino también ideas concretas o abstractas afines a él, mientras que el fonograma, más vinculado a la escritura actual, representa apenas un sonido.

Este sistema de escritura, llamado jeroglífico, constituyó un misterio para los arqueólogos hasta que en 1799 un soldado del ejército de Napoleón descubrió una piedra con inscripciones en griego y en egipcio. En 1821, el egiptólogo francés Jean-François Champollion las descifró, abriendo así la clave para interpretar los jeroglíficos.


El nombre de esta escritura, en griego hieroglyphikós, se basó en hierós 'sagrado' y glyptein 'grabar', o sea, 'escritura sagrada', porque eran los sacerdotes egipcios quienes se servían de este sistema para grabar sus textos.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El país donde hay más pirámides en el mundo (y no es Egipto ni México)

 
 
Se estima que hay unas 255 pirámides de distintos tamaños, fueron erigidas entre los años 1070 y 350 a.C. y contaba con escalones muy empinados. No estamos hablando de Egipto, tampoco de México.

Nos referimos a Sudán, el país que concentra el mayor número de pirámides en el mundo.
Allí, a lo largo del río Nilo, a miles de kilómetros al sur de Egipto, los nubios construyeron estas pirámides durante el Reino de Kush, en la Nubia ancestral.


Muchas de ellas son tumbas de los reyes y reinas que entonces gobernaron la región.

A diferencia de las pirámides egipcias, donde hay unas 138 estructuras triangulares, estas son más delgadas y pequeñas (tienen entre 6 y 30 metros de altura).

Y según los expertos, el tamaño de la pirámide depende de los años de reinado del monarca.

Sociedad pujante

La mayoría de las pirámides se encuentran en el lugar donde una vez vibró la ciudad de Meroe, cuya riqueza dependía de la industria del hierro y de los comercios internacionales que incluía India y China.

Para el arqueólogo Derek Welsby, experto en el antiguo Sudán y Egipto del Museo Británico de Londres, en esa época la fauna y vegetación de la región eran muy distintas.


"Hubo un tiempo en que uno de los sitios más áridos del planeta tenía una población de grandes animales de caza y gente dedicada a la caza y la pesca", le dijo a la BBC. También era una región muy conocida por los depósitos de oro.

"Incluso hoy, la separación de oro por la criba es una actividad tradicional en el área", afirmó Bruce Williams, del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago, quien recientemente descubrió descubrió un enorme centro de procesamiento de oro y un cementerio con unas 90 tumbas, al lado del río Nilo, en el norte de Sudán.

Pero con la conquista de Kush por los antiguos egipcios, hace unos 3.000 años, hizo que "cientos, sino miles de kilos de oro" salieran cada año de la región.

"Todo parece indicar que el oro no se usaba localmente y es muy probable que se extrajera para beneficio del gobernante y su círculo, en Kerma", a unos 360 kilómetros río arriba, añadió Geoff Emberling, también del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago.

Publicada por BBC Mundo.

jueves, 6 de octubre de 2016

Confirman ocupación humana en la región pampeana hace 14 mil años





El sitio arqueológico se llama Arroyo Seco 2 y está ubicado dentro del partido bonaerense de Tres Arroyos. Descubierto por aficionados en la década de ’70, ha sido cuna de algunos de los hallazgos más pretéritos de la región, pasando los 12.500 años. Ahora, el análisis radiocarbónico –que mide las concentraciones del elemento químico carbono 14- de un hueso de caballo y otros materiales confirma un fechado aún más antiguo: 14 mil años. Las conclusiones se publicaron días atrás en la revista PLoS ONE.

“Estoy a cargo de las excavaciones de ese lugar desde hace tres décadas, y si bien no se han encontrado restos humanos de esta antigüedad, este hueso largo de caballo americano extinto tiene marcas muy claras de acción antrópica: una fractura producto de un golpe contra un yunque”, explica Gustavo Politis, investigador superior del CONICET y director del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Paleontológicas del Cuaternario Pampeano (INCUAPA, CONICET-UNICEN), donde dirige un grupo dedicado al estudio de la región pampeana.

Si bien el material óseo se encontró hace algunos años, en el marco de este trabajo fue sometido a un método de datación radiocarbónica mediante el uso de un acelerador de partículas en Estados Unidos. “Lo que se analizó de manera muy precisa es el colágeno del hueso, y el resultado indica que vivió hace 14 mil años, lo cual reconfirma la hipótesis de presencia humana ya en ese entonces”, señala Politis, que realizó toda su formación académica en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata, donde todavía es profesor y además encabeza otro grupo de investigación sobre la arqueología del Delta del Río Paraná.

Aunque afirma que eso es mucho tiempo para lo que se conocía de ocupación humana en esta parte del planeta, reconoce que a esta altura no es algo insospechado. “Primero, porque ya habíamos encontrado otras piezas de esa antigüedad, específicamente restos de un megaterio, un perezoso gigante que habitó América durante ese período”, enumera Politis, y continúa: “Y en segundo lugar, por el antecedente de Monte Verde, un sitio arqueológico chileno aproximadamente de la misma antigüedad y que se estudia hace 30 años”.
De esta manera –explica el especialista- se va consolidando la teoría de una gran antigüedad para la presencia humana del cono sur, junto con otros sitios de Santa Cruz datados entre 13 y 12.500 años atrás, como Piedra Museo, Cerro Tres Tetas y cueva Casa del Minero. “Creemos que Arroyo Seco está vinculado a la primera expansión humana desde el nordeste asiático en América. No creo que sea lo más antiguo; ya que conforme avanzan las investigaciones podrían aparecer registros anteriores, pero hay que tener en cuenta que no eran sitios de ocupación prolongada, y por lo tanto es difícil visibilizarlos”, argumenta.

De acuerdo a las investigaciones sobre el tema, estos primeros grupos humanos serían cazadores recolectores de hábitos nómades que habrían vivido en pequeños campamentos. Nunca se hallaron restos de proyectiles de piedra, que sí han aparecido en cantidad en yacimientos más recientes. En ese sentido, Politis reflexiona: “Quizá utilizaban puntas de lanza de madera, y por eso no se han conservado. Lo que sí se ha podido determinar es que esta gente hacía visitas frecuentes a las sierras de Tandilia, distantes a 150 kilómetros, para proveerse de materia prima. Entonces seguramente emplearían algún instrumento cortante, imprescindible si cazaban y comían grandes mamíferos”.

El poblamiento americano ha sido un tema de debate desde fines del siglo XIX. Según explica Politis, las evidencias de Arroyo Seco 2, junto con las de Patagonia y Chile, muestran el final de la expansión del Homo sapiens en el mundo. “Son datos que contribuyen a la idea de que los seres humanos llegaron a América después de la última glaciación, producida hace entre 22 y 18 mil años. Creemos que empezaron a arribar desde Asia cuando los hielos se fueron derritiendo, bordeando litoralmente la costa pacífica en algún medio de navegación hasta lo que hoy es EEUU y México, y de ahí se expandieron relativamente rápido por el continente”, concluye.

Publicada por CONICET.