jueves, 22 de enero de 2009

Sacrificios aztecas


Los aztecas practicaban muchos sacrificios cada año, y no están completamente claras las razones. Sin embargo, sí se sabe que las prácticas sacrificiales se dieron de forma muy regular hasta que los españoles llegaron a Tenochtitlán en 1519. Pero ¿dónde, a quiénes y por qué sacrificaban los aztecas?

El Templo Mayor

El Templo Mayor estaba localizado en el medio de Tenochtitlán, y en el imperio azteca era el lugar donde las víctimas eran ofrecidas a los dioses en sacrificio. Este Templo estaba dedicado a dos de los más importantes dioses de los aztecas, Huitzilopoctli y Tlaloc. En la cúspide del Templo había dos templetes gemelos, dedicados a cada una de estas deidades. Allí, en la cúspide del Templo, los prisioneros, y también mujeres y niños eran sacrificados y su sangre derramada para aplacar la sed de los dioses.

¿Quiénes eran sacrificados?

Los aztecas sacrificaban a diferentes tipos de personas, pero el principal caudal de sacrificios estaba dado por los prisioneros de guerra. Estos eran importantes para los guerreros desde el reinado de Itzcóatl, quien realzó la importancia de la captura por sobre la matanza, porque estos enemigos se convertían en el alimento de Huitzilopoctli. Los guerreros recibían la promesa de que, a cambio de la captura de enemigos, su estatus social se vería elevado.

Por ello, el número de cautivos aumentó drásticamente, pero aún Huitzilopoctli debía ser alimentado. Según el artículo consultado en PLU (Donde se cita a Sagan, 1974), aquellos que eran sacrificados se convertían en ayudantes del dios Sol, en forma de aves cantarinas y mariposas.

Por otra parte, no todas las víctimas eran prisioneros de guerra. Importantes cantidades de esclavos eran también sacrificados. Además, ciertos jóvenes y doncellas eran elegidos para personificar a determinados dioses y diosas. Estos eran tratados con gran cuidado y ternura en el año precedente al momento de la ejecución.

¿Por qué?

Los sacrificios eran muy importantes para los aztecas porque creían que sin estos sacrificios los dioses los dioses no recibirían sus honras y el mundo llegaría a su fin. La noción central era que sin muerte no podía haber vida. Sin esa alimentación constante a Huitzilopoctli, además, el Sol dejaría de salir. El sacrificio, entonces, era para mantener el equilibrio del universo, y evitar el fin del mundo.

Crítico para comprender las motivaciones detrás del ritual es el concepto de “tonalli”, que significa “espíritu animado” o “animador del espíritu”. Se creía que en los humanos ese factor de animación estaba en la sangre, que se concentra en el corazón cuando una persona se asusta. Esto explica el “hambre” de los dioses por el corazón humano. Sin el sacrificio, todo movimiento se detiene, incluso el del Sol. Por ello, cuando los aztecas efectuaban estos sacrificios, lo hacían preocupados de mantener el sol en su órbita.

Fuente: PLU (Traducción propia)
Esta información se puede ampliar consultando la entrada de universo.Babel sobre Caza de prisioneros.
Imagen: El Templo Mayor de Tenochtitlán, de FAMSI (en inglés).

Hitler vuelve a quioscos alemanes

Recorriendo como todos los días las distintas páginas de noticias que suelo ir viendo para enterarme un poco de lo que ocurre aquí y allá, me encuentro con esta peculiar noticia, cuya lectura me dejó francamente con la boca abierta, sin poder recuperarme de la sorpresa, porque -de verdad- me parece una jugada de una osadía y peligrosidad que pocas veces vi.

Saque cada uno sus propias conclusiones, en fin, pero me pareció interesante compartirlo, más allá de que me parece que un tema tan delicado debe abordarse desde otro lugar. No me parece sensato prohibirlo todo, ni me parece acertado tampoco un emprendimiento comercial como éste porque, sabemos, las libertades deben ser respetadas hasta que colisionan con las de otros. En este caso en particular, soy de la opinión de que cualquiera que compre estos periódicos puede así mismo interpretar lo que se le ocurra, y esto ¿no puede generar un rebrote antisemita o racista?. Pasen y lean.

"¡Saquen las banderas! Hitler elegido Canciller!" se podía leer el pasado fin de semana en un diario llamado "El Ataque", perdido entre otras decenas de periódicos y revistas de un quiosco en Berlín.

En otro diario "El Observador Popular" se ve la figura de Hitler haciendo su saludo entre esvásticas, en un tercero Joseph Goebbels, el ministro de propaganda de Hitler, declara en sus titulares "El nacionalsocialismo no hará nada a medias".

Este curioso escenario periodístico acaban de revivir los alemanes a través de la iniciativa de un editor británico, Peter McGee, que desde este mes ha comenzado a lanzar en los quioscos de toda Alemania una serie llamada "Zeitungszeugen" (Diarios Testimoniales) como un proyecto para conocer de primera mano la historia alemana.

Los "Diarios Testimoniales" son la reimpresión facsimilar de una selección de los diarios que aparecieron desde el nombramiento de Adolf Hitler como Canciller en 1933, hasta la derrota de la Alemania nazi en 1945.

Entender mejor la historia

"A través de los 'Diarios Testimoniales' se consigue entender mucho mejor el nazismo que a través de los habituales textos de historia", le comentó a BBC Mundo Sandra Paweronschitz, historiadora y redactora jefe de "Diarios Testimoniales".

"Los diarios van acompañados de un folleto con comentarios de historiadores que no sólo aclaran el contexto y el trasfondo de cada noticia, sino que ayudan al lector a leer entre las líneas", explicó Paweronschitz.

Además de los diarios nazis, la serie incluirá la reacción de los diarios de la oposición comunista, socialista y diarios judíos, durante los pocos meses que lograron subsistir antes de ser prohibidos por el régimen de Hitler.

Poco después de que saliera la primera colección de diarios, un comunicado del estado de Baviera declaró que "hará lo necesario por impedir esta difusión de la propaganda nazi" y exigió a la editorial Albertas Limited, propietaria de la colección, que cancele su proyecto.

El ministerio de finanzas de Baviera debió asimilar después de la Segunda Guerra Mundial la editorial Eher, que publicó la totalidad de los diarios nazis, y es ahora legalmente el dueño de los derechos de esos diarios.

Según el comunicado del ministerio bávaro, los diarios podrían ser una incitación para grupos de neonazis, ya que pueden ser leídos dejando de lado completamente los comentarios críticos, que vienen en un folleto separable.

Pero la colección ha recibido ahora el apoyo de algunos de los mayores historiadores alemanes del nacionalsocialismo.

En una declaración pública, ocho historiadores de varias universidades e institutos alemanes manifestaron que "la prohibición sólo ayuda a mitificar y a sobreestimar la propaganda del nacionalsocialismo, contribuyendo a hacerla atractiva para los neonazis".

Ediciones agotadas

En Alemania existe una escrupulosa prohibición de símbolos, documentos y propaganda que alude de alguna manera al nacionalsocialismo, con lo cual es muy difícil para un ciudadano normal acceder directamente a testimonios de la época nazi.

"Nunca había leído un diario nazi. Me parece excelente que ahora sean accesibles, así uno puede hacerse mejor una idea de por qué tanta gente siguió a Hitler", le comentó a BBC Mundo Hermann, un estudiante que dice haber recorrido varios quioscos antes de conseguir un ejemplar.

"En cualquier parte del mundo, hasta en Israel, te puedes comprar el libro 'Mi Lucha' de Hitler, menos en Alemania, donde está prohibido. Creo que es importante poder leer finalmente esas cosas", concluyó el estudiante.

La editorial le dijo a BBC Mundo que la totalidad de la primera entrega de los "Diarios Testimoniales", de 300.000 ejemplares, está completamente agotada.

La segunda entrega, programada para la segunda semana de enero, está aún retrasada debido al problema legal entre los editores de "Diarios Testimoniales" y el Estado de Baviera.

Si tienen éxito, los editores esperan sacar 12 fascículos, uno por cada año que Hitler estuvo en el poder y que permitiría por primera vez a muchos alemanes ver algo más directamente su propia historia.

Noticia publicada por BBC Mundo.

martes, 20 de enero de 2009

Ya sabemos lo que Obama no pondrá en su agenda


Habida cuenta de la inmensa expectativa que ha generado al asunción de Barack Obama en Estados Unidos, y el cambio histórico que este nuevo mandatario en el país del norte va a reportar -cuestión en la que personalmente no creo-, estuve buscando algún artículo interesante para compartir, y encontré en Clarín este que copio a continuación, escrito por el historiador estadounidense Paul Kennedy (en inglés). Después de la lectura espero, si quieren, sus opiniones para compartir.

Ya se hizo evidente que el equipo de Obama, por más inteligente, experimentado y maravilloso que pueda ser, de ninguna manera puede cubrir todas las expectativas que depositan los estadounidenses entusiasmados pero nerviosos, y las multitudes igualmente nerviosas y esperanzadas de otros países.

El presidente que asume hoy, que suena aud
az y optimista en sus discursos, pero al mismo tiempo cauteloso, reflexivo y grave, tiene el temple de un gran líder. Al mismo tiempo, sin embargo, debe hacer frente a una extraordinaria lista de problemas y desafíos. Barack Obama también debe saber que tiene que priorizar: no puede ser todo para todos; no puede satisfacer todos los deseos; no puede abordar todos los problemas del planeta. Si no se concentra, está perdido.

Hay dos áreas que exigen la atención inmediata y sostenida del gobierno de Obama. Tiene que dedicar una buena cuota de sus energías a rescatar y recuperar la economía estadounidense, así como sus redes interconectadas de comercio y finanzas globales. Pero Washington no puede concentrarse sólo en temas económicos, ya que también debe prestar mucha atención a la política global. Nuestro nuevo presidente tendrá que caminar con Adam Smith y John Maynard Keynes en una mano y con Carl von Clausewitz en la otra.

Pero, ¿qué temas podrían quedar relegados a un segundo término y cuáles se verían desplazados hacia la periferia? La lista es larga, pero vamos a limitarnos a las siguientes cuatro áreas que, por más que revisten gran interés para sus protagonistas, no tienen muchas probabilidades de llegar a la cima de la agenda de Obama. ¡Qué bueno sería que estuviera equivocado!


En primer lugar, América latina. Siempre me asombró la poca atención que los Estados Unidos le prestan al resto del hemisferio occidental, sobre todo a nuestro vecino del sur, México, pero también a países de la importancia de Brasil y Argentina. Las visitas que hice a los tres países en los últimos años sugieren que hay un anhelo generalizado de una relación respetuosa y equilibrada con su primo del norte. ¿Pero Washington les prestará mucha atención aparte de una o dos visitas presidenciales simbólicas? Lo dudo. Damos a América latina por descontada, y sería notable que Obama pudiera romper con esa línea de pensamiento.

En segundo lugar, África. Suena ridículo, lo sé. Toda la retórica de la campaña del nuevo presidente sugiere que el destino del continente en el que se encuentran sus raíces familiares es muy caro a su corazón. Puede ser, pero qué puede hacer el nuevo gobierno por ayudar a África es una verdadera incógnita. La mejor ayuda, y la más inmediata, sería generar un abrupto aumento de los precios de las materias primas del mundo -café, maní, caucho, petróleo, madera, fosfato- que revirtiera sus menguantes exportaciones, les proporcionara divisas fuertes y empleos. Pero la actual depresión mundial hace que eso resulte improbable y, dado que importan tantos de esos productos, los Estados Unidos prefieren que los precios de las materias primas bajen.


En tercer término, la reforma de los sistemas de las Naciones Unidas y Bretton Woods. En fin, buena suerte. Cualquiera puede darse cuenta de que las estructuras políticas y de seguridad, así como las económicas y financieras, de 1944 y 1945 resultan del todo anticuadas en este siglo. En realidad, lo más probable es que ya fueran anticuadas en 1980. Un sistema de seguridad global en el que sólo cinco de los 192 países tienen poder de veto y el privilegio de ser miembros permanentes (como por ejemplo en el Consejo de Seguridad de la ONU) y tres de esos cinco están en un proceso de relativa declinación a largo plazo -Gran Bretaña, Francia y, admitámoslo, la Rusia de Putin- es un completo absurdo. Dado que los cinco miembros permanentes no renunciarán a sus poderes, lo menos que pueden hacer es permitir que India y Brasil se sienten a su mesa. Sin embargo, eso no puede formar parte de las prioridades del nuevo Washington, así como tampoco ningún cambio significativo del equilibrio de poder del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.


En cuarto lugar, Europa, la UE, las relaciones transatlánticas en general. Esta conclusión puede provocar reacciones en Berlín, Roma, Londres y París (¿qué cosa no genera reacciones en París?), pero sospecho que la admiración paneuropea por Obama -¿recuerdan los 200.000 seguidores que se dieron cita en la Puerta de Brandemburgo?- no derivará en una identificación recíproca de Europa como el faro de la estrategia y la política exterior de los Estados Unidos. Europa está bien como está. No es un problema, como China, Rusia, Oriente Medio, Irán. Es cada vez de menor ayuda en el plano militar y en el estratégico. Sin duda es importante en términos de coordinación económica, pero eso es algo que Nueva York maneja mejor que Washington. Para decirlo en términos simples, la extraordinaria estima que Europa siente por Obama no encontrará una actitud recíproca del otro lado, si bien sin duda vamos a escuchar muchos discursos bonitos sobre una relación perdurable y sólida en los próximos años. Como sea, el nuevo presidente tiene temas más importantes en los que pensar.


Los gurúes, entonces, están en lo cierto. Rescatar la economía estadounidense y preservar el orden geopolítico tienen que ser las dos prioridades principales del nuevo gobierno de Obama. El resto, incluso temas tan importantes como África, América latina, Europa y la ONU, está por debajo. Los maravillosos diplomáticos cínicos franceses de una época anterior lo habrían reconocido. Después de todo, ¿cuál era su frase predilecta? Gouverner, c'est choisir. "Gobernar es elegir." Siempre lo fue.

Imagen: Paul Kennedy, de la Universidad de Yale.

lunes, 19 de enero de 2009

El mito de Trempulcahue y la isla Mocha

Trempulcahue es el nombre de cada una de las cuatro ballenas que llevan a las almas de los muertos hasta el lugar (Isla Mocha) desde donde parten para la lejana región de occidente. Dichas ballenas son cuatro viejas transformadas que realizan su tarea a la caída del sol de cada día, pero que ningún vivo puede ver.

Cada alma debe hacer una contribución en llancas (medio de pago) que colocan al lado del muerto y qu
e se utilizará para pagarle los servicios al barquero, personaje de mal genio que castiga a las almas hacinadas con el remo y cobra un plus por el pasaje de los perros y caballos que acompañan a sus amos (también en llancas).

Ambas especies animales tienen la misión de encaminar a las almas a la última morada. Nótese, salvo detalles, la semejanza con lo que relata El Dante en "La Divina Comedia", incluyendo las características del barquero Caronte.



Mocha, por su parte, es una isla del Pacifico que se halla frente a la provincia chilena de Arauco. La isla Mocha fue descubierta por Juan Bautista Pastene en 1544 y siempre conservó sus características de misteriosa. Un nombre más arcáico es el de Gueuli, y estaba habitada por una población de aproximadamente 1000 mapuches, que más tarde se establecieron en Bio-Bio.

Fuente:
Diccionario de mitos y leyendas
Imágenes:
Taringa, mitos y leyendas sobre animales.
Isla Mocha, de Wikipedia

viernes, 16 de enero de 2009

Viejas inquietudes, nuevo blog

Seguramente los que siguen habitualmente este espacio saben de mi gusto e inclinación, además de la docencia, por el periodismo y todo lo que tenga que ver con los medios. De hecho, en alguna oportunidad se han publicado aquí artículos relacionados con la historia de los diferentes medios de comunicación, o artículos en los que se habla de los medios como herramienta pedagógica y educativa.

Pues bien. Sucede que hay muchos otros temas acerca de los medios que me resultan muy interesantes pero que no tienen cabida en este espacio, porque la temática que definí inicialmente para este blog es aquella relacionada con la Historia y la educación. Habida cuenta de ello, y para no atentar contra ese espíritu, me embarco en la aventura de iniciar un proyecto nuevo, llamado Meta Medio, en el cual la temática es pura y exclusivamente aquella relacionada con los medios de comunicación y la teconología.

Dicho esto, hecha la presentación del caso, espero sus visitas, comentarios, sugerencias y aportes, en caso de que quieran hacerlo.

jueves, 15 de enero de 2009

Andresito y Artigas

Con el imperio español en retirada, y los portugueses intentando permanentemente expandirse por los territorios de los actuales Uruguay y Argentina, surgieron en la región del litoral diferentes líderes. Uno de ellos es José Gervasio Artigas, líder patriota de la Banda Oriental que combatió a ambos enemigos con tenacidad y decisión y que, en su momento, se enfrentó a Buenos Aires a causa de las pretensiones hegemónicas de la ciudad portuaria.

En tanto, más al norte, en el mismo periodo -1811 a 1820- los guaraníes habían vuelto a la selva tras la expulsión de los jesuitas a finales del siglo XVIII. Este grupo aborigen había sufrido enormemente el embate de los bandeirantes portugueses que se dedicaban a cazarlos para luego utilizarlos o venderlos como esclavos, y luego padecieron el desamparo que significó la disgregación posterior a la salida de la orden religiosa.

Los guaraníes encontraron en Artigas y sus ideas igualitarias un estímulo para volver a luchar por los derechos perdidos, según dice Martínez Sarasola, y a partir de esta nueva motivación surgió entre ellos un líder mestizo: Andrés Guacucarí, quien se hacía llamar Andresito Artigas, se proclamaba hijo político de este líder patriota, y fue popularmente conocido como “Comandante Andresito”.

Andresito recuperó para los guaraníes su mística, y los unió por un periodo de cuatro años para luchar contra el pujante imperio portugués. Nombrado comandante general de Misiones en 1815 emprendió su primera campaña y tomó muchos pueblos que se pasaron al bando rebelde, organizando además sus fuerzas en Yapeyú, actual provincia de Corrientes.

En 1816 Andresito recuperó las Siete Misiones, cuyo control había caído en manos de Portugal en 1801. A partir de la contraofensiva del imperio portugués se generó una guerra prolongada, en la que ambos bandos contaron derrotas y victorias y pagaron un alto costo humano por el control de la región.

Para 1818 el Comandante Andresito se apoderó de la ciudad de Corrientes, decretando como primera medida la libertad de los indígenas sometidos a la servidumbre y, cumpliendo con el reglamento promulgado en 1815 por Artigas, comenzó el reparto de tierras entre los pobres.

Finalmente, en 1819 fue derrotado por un general portugués llamado Chagas, a quien Martínez Sarasola señala como “su archienemigo”. Para evitar una masacre, encontrándose cercado, Andresito ordenó a su gente dispersarse y quedó solo hasta que una partida portuguesa lo tomó prisionero.

“Artiguinhas”, como lo llamaban los portugueses, fue llevado a la prisión de Porto Alegre y condenado a trabajos forzados. No se sabe muy bien cómo ni cuándo murió, pero Martínez Sarasola afirma que estudios recientes indican que fue en la prisión de la Isla das Cobras, en 1822.

Fuentes: Carlos Martínez Sarasola, Los hijos de la tierra – Archivo personal.

miércoles, 14 de enero de 2009

Lo más visto del 2008

Durante el año que terminó hace unos pocos días, en El Estudiante de Historia hemos visto 126 entradas, entre las cuales siempre hay algunas que gozan de la preferencia –por decirlo de alguna manera- del público.

En este caso, vamos a mencionar y enlazar las cinco preferidas, a modo de cierre del año, y como para dar ya una apertura formal al nuevo año en este espacio. Como es la primera vez que efectuamos el recuento, algunas de las entradas son de 2007, así que tenemos un "año" de diecisiete meses. El recuento del año que viene será normal, prometo formalmente.

1. Los Olmecas. Lejos, la que más visitas tiene luego de la página principal. La mayoría de las visitas a esta entrada vienen de México, y se dan entre marzo y noviembre, periodo regular del ciclo lectivo en Argentina.
2. Algunos instrumentos musicales de los aborígenes argentinos. El segundo lugar es para los aborígenes que ocuparon el actual territorio argentino, y como en el caso anterior, la mayor parte de las visitas se dio entre marzo y noviembre
3. Educación griega en Roma. Un clásico, que permanece inalterable en el “top ten” del Estudiante. Este excelente artículo fue elaborado por Uge, autor y administrador de Algo de Historia.
4. Publican fotos de Hiroshima tras la bomba atómica. El único artículo de la categoría noticias que forma parte de este recuento, en el cual pudimos sólo publicar una de las cinco aterradoras pero excelentes fotos que en su momento publicó el diario argentino Infobae.
5. Los Diaguitas. Otro artículo que se mantuvo entre los diez más vistos desde su publicación, y nuevamente la categoría aborígenes para cerrar el recuento.

Como se ve, tres de estos cinco artículos que forman parte del recuento corresponden a la categoría “Aborígenes”, lo cual significa que el público de este espacio ha privilegiado los artículos sobre culturas originarias, y eso es un orgullo, ya que la difusión de sus valores es uno de los principales objetivos de El Estudiante de Historia.

Esperemos tener un buen año a nivel de la propuesta que este blog intenta llevar adelante, publicando artículos interesantes y generando debates de gran nivel, como ocurrió el año pasado; y también que a nivel personal cada uno tenga un gran año.