miércoles, 28 de diciembre de 2011

Santa Fe: descubren restos del primer asentamiento europeo en Argentina


El equipo de arqueólogos que investiga el primer asentamiento europeo en la Argentina en la localidad santafesina de Puerto Gaboto, descubrió nuevos restos de la estructura del Fuerte Sancti Spiritu, "fuera de su límite original de exploración", por lo que su emplazamiento ocuparía un área mayor de la que se creía.

Así lo reveló a la agencia de noticias Télam el arqueólogo rosarino, Guillermo Frittegotto, quien dijo que "por los elementos hallados en estos días, no hay dudas de que aquí estuvo el Fuerte Sancti Spiritu fundado en el año 1527 por Sebastián Gaboto, el primer asentamiento europeo en el país".

Los arqueólogos hallaron nuevas evidencias sobre el fuerte, en la localidad santafesina de Puerto Gaboto, situada a unos 70 kilómetros al norte de Rosario.

“Seis años atrás localizamos lo que fue el primer asentamiento europeo en la cuenca del Río de la Plata, entre los años 1527 y 1529. Pero hace unos 10 días, hemos podido detectar que el fuerte se extiende más allá de los límites que teníamos pensado”, aseguró Frittegotto.

El experto detalló que al excavarse fuera del área original de emplazamiento “se confirmó la presencia de estructuras en el subsuelo del terreno”. Tras las tareas de excavación aparecieron restos de un muro de tapia o tierra apisonada, que tenía que ver propiamente con la estructura del fuerte.

En cuanto a los objetos encontrados, Frittegotto enumeró que se hallaron 52 dados de huesos óseos, diferentes tipos de cerámica europea, masas indígenas, una llave de metal, clavos cuadrados forjados típicos del siglo XVI y más de 300 cuentas de vidrio.

El sitio del hallazgo es el extremo Sur-Este de Puerto Gaboto, cerca de la confluencia del río Carcarañá con el Coronda. “Esa zona es lo que sería el talud del valle de inundación de ambos ríos”, explicó el arqueólogo.

De la serie de hallazgos realizados hasta el año 2009, más los sondeos geofísicos en el sitio de excavación, permitieron precisar al especialista que “estamos ante el primer asentamiento europeo en Argentina, en este caso español”.

"El asentamiento fue una base de operaciones efectiva de los españoles, que llegaron a esta zona con el objetivo de desplazarse hacia el interior para buscar oro y plata. Aquí además se realizó la primera misa y sepultura", amplió.

Frittegotto refutó la teoría de arqueólogos uruguayos que sostienen que el primer asentamiento fue en el vecino país. "En realidad hubo una parada efímera (de los españoles en el Uruguay), pero no hay datos contundentes de que esto fuera así”, apuntó.

Además del arqueólogo, el equipo está integrado sus colegas Cristina Pasquali, Gabriel Cocco y Fabián Letieri; las antropólogas Marina Benzi y Marcela Valdata, la conservadora Nancy Genovés y la historiadora María Eugenia Astiz. El estudio está impulsado por el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia, el Museo Histórico Provincial de Rosario "Dr. Julio Marc", con la financiación del Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Noticia publicada por el diario Clarín.

martes, 20 de diciembre de 2011

El día en que nació Jesús, un enigma que permanece abierto


Los evangelios de San Mateo y de San Lucas ofrecen algunos datos. El primero recuerda que llegó al mundo en Belén en los tiempos de Herodes, rey de Judea. Quien, según la narración de los hechos, todavía estaba vivo. San Lucas, en un relato absolutamente distinto, recuerda que durante el reinado de Herodes nació Juan el Bautista y, seis meses más tarde, Jesús.

Tomando como base el cálculo del monje Dionisio el Exiguo (siglos V-VI), el primero que se aboca al cálculo de los años desde la llegada de Cristo, el Salvador habría visto la luz en el año 753 de la fundación de Roma. Pero el religioso comete un error. Herodes, de acuerdo con el historiador Flavio Josefo, quien proporciona datos en su libro Antigüedad judía (XVII, 191 y 213), murió tras un eclipse total de luna y una Pascua.

Ahora bien, sabemos que en el año 5 a.C. se registraron dos eclipses totales; uno parcial se produjo en marzo del año 4 a.C., y uno total en el año 1 a.C. Por eso se presume que el rey murió en el año 4 a.C., poco antes de la Pascua. Por lo tanto, Jesús nació antes del año 4 a.C.

Se ha repetido que no lo sabemos con precisión. No faltan las hipótesis, y ni siquiera los primeros cristianos parecen estar de acuerdo.

La iglesia oriental lo fija el 6 de enero, y las occidentales el 25 de diciembre. Se ha justificado esta falta de certeza recordando que nuestra tradición habría empezado a festejar la Navidad el 25 de diciembre, después del Concilio de Nicea (325), cuando el cristianismo se propaga gracias a la libertad de culto.

La celebración suplantó, de hecho, la fiesta del Sol Invictus del agonizante mundo del paganismo. Cristo se convertía en la verdadera luz.

Gianantonio Borgonovo, docente de teología y exégeta del Antiguo Testamento, que trabaja en la Facultad Teológica de Italia Septentrional, doctorado en la Ambrosiana y canónico del Duomo di Milano, traductor del hebreo de la Biblia Cei de 2008, está terminando su investigación sobre los calendarios y el cálculo del tiempo en el mundo antiguo. Su investigación se publicará pronto. Y proporcionará datos que podrían esclarecer la antigua discusión sobre el nacimiento de Jesús.

Según Gianantonio Borgonovo, el punto de partida sería el siguiente: "El 25 de diciembre y el 6 de enero aluden a la misma fecha, es decir el 25 de Tevet del calendario hebreo".

Y prosigue el experto italiano: "El 25 de diciembre sería la transcripción popular de la fecha hebrea, mientras que el 6 de enero no sería el equivalente preciso".

Es cierto que el calendario empleado entonces en el mundo latino era el juliano, que estuvo en vigencia hasta 1582. En ese año, el papa Gregorio XIII, de acuerdo con los científicos de la época, decidió "saltarse" los días que van del 4 al 14 de octubre de ese año para reordenar el cálculo del tiempo. Desde ese momento, la reforma creó una duplicación de la fecha de la Natividad.

Equivalencia

Y Borgonovo agrega: "He confrontado el calendario hebreo desde el año 10 a.C. hasta el 10 d.C., un solo año presenta la equivalencia del 25 de Tevet con el 6 de enero. Es precisamente el año 3756 de la creación del mundo, según el cálculo hebreo. Y nuestro año 5 a.C.".

Para Borgonovo, también es posible determinar el momento del día en que nació Jesús, aunque de manera aproximada: "El calendario juliano establece el principio del día a la medianoche; para el calendario hebreo, el día comienza con la caída del sol, alrededor de las 18. Así, se podría decir que en el año 5 a.C. el 2 de Tevet empezó alrededor de las 18 del 5 de enero y terminó alrededor de las 18 del 6 de enero. Era un jueves".

En suma, la equivalencia entre el 25 de Tevet y el 6 de enero rige solamente desde la medianoche hasta las 18 del día siguiente. Jesús habría nacido en ese arco de tiempo.

La obra del investigador es, hasta el momento, el último agregado a una teoría infinita.

A mediados del milenio, Gerolamo Cardazzo escribió su Oroscopo di Cristo (que es una traducción de la Mímesis), que fue recibido con más refutaciones que consenso.

Ahora, un grupo formado, entre otros, por un astrónomo del observatorio de Brera y por una astróloga, ha realizado investigaciones sobre la fecha del nacimiento y de la muerte de Jesús.

Una combinación de planetas, dicen, explicaría la aparición del cometa. ¿Fue así? Pero ésa, diría Kipling, es otra historia. Tal vez en otra oportunidad podamos contarla.

Noticia publicada por el diario La Nación.