viernes, 15 de abril de 2016

Una momia en zapatillas

Pastores encontraron los restos humanos en una montaña y las fotos sorprendieron a los usuarios por el aspecto moderno de su calzado.




El descubrimiento de una momia de 1500 años de antigüedad en Mongolia tuvo un impacto inesperado en las redes sociales debido a la similitud de su calzado con las modernas zapatillas de la marca Adidas.

Los restos fueron hallados por pastores en las montañas Altai, en el oeste de Mongolia, y a una altura de 2803 metros sobre el nivel del mar, según un artículo de The Siberian Times. Los investigadores creen que la momia, que se encuentra en buen estado de conservación y se encontró rodeada de artefactos y telas, es una mujer de origen túrquico.

La noticia empezó a ser compartida primero en Facebook y después en otras redes sociales a raíz del aspecto moderno del calzado de la momia, con líneas paralelas similares a los productos de la marca deportiva.

Enseguida se desarrollaron teorías sobre el parecido, desde la posibilidad de un viaje en el tiempo hasta una campaña no convencional de la marca alemana.

 
Pero para los arqueólogos del museo Khovd el hallazgo tiene otra importancia. "Es el primer entierro túrquico completo que encontramos, al menos en Mongolia y probablemente en toda Asia Central. Es un fenómeno muy inusual", dijo B.Sukhbaatar, un investigador del museo, citado por el The Siberian Times.

Publicada por Infobae.

miércoles, 13 de abril de 2016

Musas y museos



Las musas eran, para los antiguos, divinidades inspiradoras de las artes, inicialmente la música, luego la poesía y, finalmente, la historia, la elocuencia, la lírica, la danza, la tragedia, etc. Homero se refiere normalmente a "la musa", en singular, pero en un pasaje del canto XIV de la Odisea alude a un total de nueve. 

Llamadas en griego mousa, vivían en el mouseion, en latín museum. Más tarde, museum pasó a designar las bibliotecas y las villas griegas consagradas a las artes y a la cultura. En el siglo III a. de C., Ptolomeo I creó un lugar destinado al desarrollo de todas las ciencias y artes, así como a las tertulias de los sabios patrocinados por el Estado. Ese lugar sirvió de base a lo que más tarde se convertiría en la famosa biblioteca de Alejandría. 

La acepción moderna en español no aparecía todavía en el diccionario de Covarrubias (1611), que definía este vocablo como "lugar consagrado a las musas". 

En la primera edición del Diccionario de la Academia Española (1726-1738), museo se define en primer término como el lugar destinado al estudio de las ciencias, letras humanas y artes liberales, pero la segunda acepción se aproxima bastante al significado de hoy:
se toma tambien por el lugar en que se guardan varias curiosidades, pertenecientes a las ciencias: como algunos artificios mathemáticos, pinturas extraordinarias, medallas antiguas, etc.

De El Castellano. En la foto, el Museo Nacional de Bellas Artes, en Buenos Aires.

lunes, 4 de abril de 2016

Las momias que revelan el impacto devastador de la conquista europea sobre los pueblos americanos



Dos de las principales preguntas que la comunidad científica se ha hecho desde hace décadas acerca de los primeros habitantes de las Américas son: ¿cómo se extendieron a lo largo del continente? y ¿cuál fue el verdadero impacto de la llegada de los conquistadores europeos sobre esas poblaciones?

Ahora, un estudio genético realizado a partir de muestras de ADN tomadas a 92 momias y esqueletos de la época precolombina procedentes mayormente de Chile, Bolivia y Perú ofrece pistas para responder a ambas cuestiones.

La investigación, cuyos resultados fueron publicados en un artículo en la revista Science Advances, se basó en el estudio del ADN mitocondrial -el que pasa de madres a hijos- de estos individuos que vivieron entre hace entre 8.600 años y 500 años, que fue comparado con el de las poblaciones actuales de esos países.

Ese ADN fue extraído de muestras de pelo, dientes y huesos de las momias y esqueletos.
Según las conclusiones del estudio, los efectos de la llegada de los europeos sobre la población indígena originaria fueron devastadores: de los 84 linajes genéticos encontrados en los restos humanos analizados ninguno logró perdurar en las poblaciones indígenas actuales.

Eso, según los científicos, sostendría en parte la teoría de que una gran proporción de los pobladores indígenas de América desaparecieron tras la llegada de los conquistadores españoles, debido a factores como las enfermedades traídas del viejo continente, la guerra y el colapso de las sociedades precolombinas.

Sin embargo, para determinar mejor las causas de la desaparición de esas poblaciones originarias aún queda trabajo por hacer, incluyendo la extracción y el estudio del ADN nuclear de las momias.

Bastien Llamas, uno de los investigadores principales, reconoció a la revista Science que con el estudio del ADN mitocondrial "sólo vemos una parte de la historia", la que se extiende de madre a hijo.

Este, además, tiene la particularidad de que de manera natural tiende a desaparecer cada vez que una mujer no tiene hijos o sólo tiene hijos varones.

El estudio del ADN nuclear, en cambio, permitirá disponer de información tanto de la línea materna como paterna y puede ayudar a conocer el impacto que pudo tener la llegada de los colonizadores.

El origen de los americanos

El estudio también ofrece pistas más precisas acerca de la llegada de los primeros habitantes al continente a través del estrecho de Bering, que conectaba Asia con la parte noroccidental de América del Norte, durante la última glaciación.

"Nuestra reconstrucción genética confirma que los primeros americanos entraron hace unos 16.000 años por la costa del Pacífico, bordeando unas enormes placas de hielo que bloqueaban una ruta hacia el interior del continente y que sólo se abrió mucho después", dijo Alan Cooper, director del Centro Australiano sobre el ADN antiguo (ACAD, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Adelaida, institución que lideró el estudio.

El avance hacia el sur del continente se habría realizado en un período de unos 1.500 años.
"Se extendieron hacia el sur de forma bastante rápida, llegando a Chile hace unos 14.600 años", dijo Cooper en una nota de prensa publicada por el ACAD.

"Nuestro estudio es el primer registro genético en tiempo real de estas cuestiones clave relacionadas con el proceso de poblamiento de las Américas", dijo a la revista Science Wolfgang Haak, científico del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y uno de los participantes de la investigación.


"Para tener un cuadro más completo, sin embargo, necesitamos un esfuerzo concertado para construir una base de datos completa del ADN de los habitantes actuales y de sus ancestros precolombinos", señaló el experto.

Publicada por BBC Mundo.

martes, 29 de marzo de 2016

África mía



Los griegos dividían el mundo en tres partes: Europa, Asia y Libia. En esta división, Libia abarcaba toda el área que los griegos conocían del continente africano. Sin embargo, en tiempos de Heródoto ya se distinguía entre Libia (aproximadamente con su territorio actual), Egipto y Etiopía, que eran las partes del continente conocidas por los europeos. Las dos primeras estaban habitadas por hombres blancos, mientras que Etiopía se describía como un "país de hombres de estirpe divina, de apariencia quemada y profunda sabiduría". En efecto, el nombre de este país se forma con aithôum; 'quemado' y ops 'apariencia'.

Según algunos geógrafos y etimólogos, el nombre actual África habría sido formado por los romanos, que lo tomaron del término Afri, nombre de un pueblo sobre el cual poco sabemos. Los conquistadores romanos llamaron Africa Vetus (África vieja) al territorio de Cartago, una vez que lo hubieron reducido a provincia, y Africa Nova (África nueva) a Numidia.

Finalmente, el comentarista romano Servio Honorato, que estudió a Virgilio en el siglo IV de nuestra era, planteó una hipótesis según la cual el nombre del continente provendría del latín aprica 'soleado' o del griego aphrike 'sin escalofríos'. Es un continente cuya historia guarda aún tantos misterios que ni el origen de su nombre logramos conocer con certeza.