miércoles, 22 de septiembre de 2010

El viento pudo haber separado el Mar Rojo para el paso de Moisés

Un fuerte viento este que sopló por la noche podría haber hecho retroceder las aguas del mar Rojo de la forma descrita en las escrituras bíblicas y el Corán y no Moisés, reportaron el lunes investigadores estadounidenses.

Simulaciones de computadora, parte de un estudio mayor sobre cómo los vientos afectan a las aguas, mostraron que el viento puede empujar y hacer retroceder el agua cuando una curva de río se funde con una laguna costera, señaló el equipo del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR por su sigla en inglés) y la Universidad de Colorado en Boulder.

"Las simulaciones encajan bastante cercanamente con el relato en el Exodo", dijo Carl Drews de NCAR, que lideró el estudio, en un comunicado.

"La separación de las aguas puede entenderse mediante dinámica de fluidos. Los vientos mueven el agua de una forma acorde a las leyes de la física, creando un pasaje seguro con agua a ambos lados y luego permitiendo abruptamente al agua volver", indicó.

Los textos religiosos difieren levemente en el relato, pero todos describen a Moisés guiando a los israelitas fuera de Egipto, por delante del Ejército del faraón unos 3.000 años atrás. El mar Rojo se abrió para dejar a Moisés y sus seguidores pasar de forma segura, cerrándose luego sobre los perseguidores y ahogándolos.

Drews y sus colegas estudian cómo los tifones del océano Pacífico pueden crear aumentos de tormentas y otros efectos de vientos fuertes y sostenidos en aguas profundas.

Su equipo localizó un lugar al sur del mar Mediterráneo donde pudo realizarse el legendario cruce y modeló diferentes formaciones de tierra que pudieron existir entonces, que habrían generado la historia del mar abriéndose para atravesarlo.

El modelo requiere una terreno en forma de "U" en el río Nilo y una laguna poco profunda a lo largo de la costa. En él se muestra que un viento de 101 kilómetros por hora, soplando sostenidamente por 12 horas, pudo hacer retroceder las aguas de 2 metros de profundidad.

"Este puente de tierra mide 2-3 kilómetros de largo y 5 kilómetros de ancho, y permanece abierto por 4 horas", escribieron en la revista Public Library of Science, PLoS ONE.

"Las personas siempre se han fascinado por esta historia del Exodo, preguntándose si proviene de hechos históricos. Lo que muestra este estudio es que la descripción de las aguas separadas sí tiene una base en las leyes físicas", dijo Drews.

Más información en este enlace y en este enlace.

Publicada por Yahoo! Noticias.

9 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Bueno, volvimos!!

Habìa escuchado sobre esto.

Incluso, creo que le dedicaron un estudio en "Discovery".

Interesante.

Un abrazo.

Herr Professor dijo...

las bases científicas para que los geniecitos intelectualoides puedanc reer en dios mas aliviados??

muy interesante che... siempre es divertido el estilo de la investigación americana...
Esperemos el próximo fasciculo en el que nos describan como hico prometeo para acercarse al sol, o como teseo derrotó al minotauro :)

saludos!

Bocha... el sociólogo dijo...

La teología romana ya había hablado de esto hace varios años atrás, al igual que las siete plagas como hechos naturales (acción del viento como en este caso o el enrojecimiento del agua en egipto por acción del suelo) pero proporcionalmente mayor a lo normal.

La Iglesia romana es la única religión, luego de un gran proceso a lo largo de la historia, que hace que la fe y la ciencia no estén contrapuestas sino que se puedan complementar.

Buena entrada Carlos, hace tiempo que no venía a visitarte.


Saludos rituales, Bocha.

Anónimo dijo...

Ese estudio tiene el mismo interés que la demostración de cómo Campanilla puede volar con esas alitas tan pequeñas en la espalda.
No entiendo cómo puede colarse esto en un blog de historia.

Carlos dijo...

Bueno, anónimo, entoces más vale ver mucho cine de Disney.

Está comprobado que muchos hechos relatados en los distintos libros de la Biblia fueron reales, detalles más detalles menos.

No solamente la existencia histórica de Jesús preocupa a la ciencia, sino también el Diluvio y las plagas en Egipto, y ahí nomás tenés otros tres ejemplos de pór qué este tema es incluido (no colado) en este blog de historia.

Saludos.

Bocha... el sociólogo dijo...

Si el viento no hubiera sido tan fuerte como para separar las aguas la HISTORIA hubiera sido otra.

Campanita fue creada por el escritor escocés James Matthew Barrie, ¿y el viento?... ¿por qué Dios no puede valerse de lo que Él mismo creo para intervenir en la historia como Señor de la historia?

Saludos rituales, Bocha.

Gus dijo...

En realidad los historiadores no se preocupan por probar la veracidad o no de la Biblia, su campo de estudio es más amplio y no es su función. De todos modos los mayores expertos en el Antiguo Oriente (Liverani y Finkelstein) han demostrado, prácticamente, que los textos bíblicos fueron puestos por escritos cientos de años después y con concepciones anacrónicas (por ejemplo se mencionan ciudades que no existían... como si en una historia del Egipto faraónico mencionásemos a Alejandría) los tiempos de "la Biblia tenía razón" han, felizmente, pasado; lo cual es buena noticia para creyentes y no creyentes...
En cuanto a esos documentales de Discovery o de Story (no History) Channel lo más que pueden probar es que el hecho fue posible...

L. de Guereñu Polán dijo...

Creo que como posibilidad los geólogos, los físicos y los astrónomos podrán decir algo. Como realidad, evidentemente, y el autor así lo apunta, no hay nada cierto por el momento.

sabrinatrios dijo...

me contaron mis abuelos que en los principios del siglo XX el río de la plata bajo tanto que cruzaban en carreta desde Buenos Aires a Montevideo. Por eso no me parece tandescabellada esta hipotesis.