jueves, 29 de abril de 2010

La comunidad científica turca cuestiona el "descubrimiento" del Arca de Noe

Los comentarios a la entrada de ayer acerca del hallazgo de -supuestamente- el Arca de Noé, no se hicieron esperar, en ellos la tribuna dejó ver su escepticismo, que ahora vemos compartido por los especialistas. Las razones de las dudas, y con ello el margen de razonabilidad que esas dudas generan tiene peso propio. Pasen y lean (El subrayado es nuestro):

La comunidad científica turca recibió con escepticismo y críticas el supuesto hallazgo de restos de la bíblica Arca de Noe por un grupo de investigadores sino-turcos en el este de Turquía.

Los descubridores sostienen que localizaron los restos de una estructura de madera en el monte Ararat, construida, según calculan, hace 4.800 años.

La noticia ha sido recibida con entusiasmo en la región del descubrimiento, con la esperanza de que esa empobrecida zona cercana a la frontera con Irán pueda convertirse en un imán para los turistas.

"El monte Ararat es la octava maravilla del mundo. Esperamos una explosión del turismo religioso. Ese puede ser el camino para acabar con los problemas de desempleo de nuestra región", afirmó a la prensa turca Hasan Arslan, alcalde de Agri, el municipio en el que se encuentra la montaña en la que, según la Biblia, encalló el arca tras el diluvio.

El documentalista chino Yeung Wing-Cheung aseguró que su equipo localizó una estructura de madera antigua a una altitud de 4.000 metros en el Ararat.

"No es cien por cien seguro que sea el Arca, pero sí pensamos que lo es al 99,9 por ciento", indicó Yeung en declaraciones a la agencia turca Anadolu.

Pese al entusiasmo de los locales y las afirmaciones del documentalista, la comunidad científica turca ha recibido con escepticismo el "descubrimiento".

"Para tener un barco a esa altura, el mundo habría debido estar cubierto de agua. Nunca ha habido un tiempo en el que el mundo haya estado cubierto de agua hasta una altura de 4.000 metros", afirmó Orhan Bingol, profesor de arqueología.

Necmi Karul, profesor de prehistoria de la Universidad de Estambul, esgrime los mismos argumentos y agrega que "el monte Ararat no estuvo cubierto de agua hace 4.800 años, y la historia del Arca de Noe sólo se apoya en intereses turísticos".

El experto aseguró que para preservar restos de madera de esa antigüedad se deberían haber conservado en un entorno sin oxígeno, algo que no es el caso en esa montaña, y además recuerda que los restos fósiles de conchas hallados allí tienen millones de años de antigüedad.

El diario turco Radikal se burló del descubrimiento y calificó de escandaloso que un responsable político turco hubiera participado en la rueda de prensa en Hong-Kong, sin el respaldo de una valoración científica independiente.

"El Arca de Noe ha sido hallada, sólo faltan las jirafas y los elefantes", ironizó el diario de centroizquierda sobre un descubrimiento hecho en Turquía, con unas pruebas de "carbono 14" en Irán y una rueda de prensa en Hong-Kong.

Radikal también asegura que "The Media Evangelism Ltd.", la compañía que está detrás del "descubrimiento", es dueña de un parque de atracciones de Arcas de Noe en Hong-Kong, con entradas que cuestan entre 55 y 100 dólares.

Noticia de EFE publicada port Yahoo! Noticias

3 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

100 dòlares para ver el "Arca de Noè"?

(Serà la verdadera, no?)

Bocha... el sociólogo dijo...

Carlos, todo lo expuesto en las dos últimas entradas en tu blog me hizo pensar que todos los seres vivos estamos sumidos en un arca que está en vía de naufragar por el diluvio de la contaminación, la deforestación, la minería a cielo abierto, la proliferación de armas de destrucción masiva, en el agotamiento de los recurso no renovables, la trata de personas y que tal véz no tengamos un Ararat en donde reposar.
Igualmente echemos a volar, hacia adelante, como pájaros la esperanza para que encuentre tierra firme en algún lugar.

Tu blog es tierra fértil para tal empresa.

Saludos rituales, Bocha.

P.D: ¡echemos a volar los pájaros no es lo mismo que tener los pájaros volados!

Hispa dijo...

Estaba cantado que la comunidad científica iba a descojonarse en la cara de esta gente. Era cuestión de tiempo.