lunes, 29 de junio de 2009

Los restos hallados en una iglesia de Roma serían de San Pablo

Por primera vez abrieron el sepulcro para un estudio científico. Y encontraron huesos humanos del siglo I. "Esto parece confirmar la tradición unánime de que se trata del apóstol", dijo Benedicto XVI.

El Papa anunció ayer emocionado, al clausurar el Año Paulino, que en la tumba de San Pablo se encontraron restos que serían del apóstol. Benedicto XVI lo confirmó tras rezar las vísperas en la Basílica de San Pablo Extramuros en Roma, erigida en el lugar donde fue sepultado el apóstol, que murió decapitado en el año 67.

El Papa explicó que el sepulcro, que no había sido abierto hasta ahora, fue objeto "recientemente de un atento análisis científico". Dijo que "se ha practicado una minúscula perforación para introducir una sonda especial", con la que se quitaron del sepulcro "minúsculos fragmentos de huesos, cuyo examen del carbón 14 demostró que pertenecieron a una persona que vivió entre los siglos I y II" de nuestra era. "Esto parece confirmar la tradición unánime e incuestionable de que se trata de los restos mortales del apóstol Pablo. Todo esto llena nuestro ánimo de una profunda emoción", afirmó el pontífice.

La sonda también reveló "rastros de una tela preciosa de lino color púrpura con oro laminado y de una tela azul con filamentos de lino" y "granos de incienso rojo", explico Benedicto XVI.

Desde fines de 2006, bajo el altar principal de la basílica -que fue prácticamente destruida por un incendio en el siglo XIX y después reconstruida- los fieles pueden observar el sepulcro, que fue descubierto cuatro años antes.

El culto popular durante siglos había permitido dar por seguro de que en la basílica estaba la tumba del apóstol. En 2005, el Vaticano confirmó que era el sepulcro de San Pablo, nacido en Tarso de una noble familia judía del Asia Menor. Contrario a los cristianos, Pablo de Tarso fue "fulgurado en la vía de Damasco" y se convirtió en el gran evangelizador de los pueblos paganos del Mediterráneo, hasta que lo decapitaron en Roma durante su cuarto viaje.

El cardenal Andrea Cordero Lanza de Montezemolo, arzobispo de la única de las cuatro basílicas pontificias romanas que se encuentra más allá de los muros de la vieja capital del imperio, adelantó que el Papa quiere hacer "un análisis profundo" de la tumba. Pero la tarea es muy difícil porque el sarcófago es muy grande y obligaría a demoler el altar.

Pero este no fue el único hallazgo arqueológico vinculado al apóstol. Los expertos del Vaticano que investigan continuamente en las catacumbas romanas, en gran parte todavía inexploradas, descubrieron un fresco con la imagen más antigua de San Pablo, en la iglesia de San Tecla. Estas catacumbas se encuentran en la vía Ostiense cerca de la basílica de San Pablo Extramuros. El viernes 19, gracias a la utilización de las técnicas del láser, los arqueólogos encontraron la pintura, durante una restauración de una composición pictórica en San Tecla.

El diario vaticano "L'Osservatore Romano" indicó que este descubrimiento "es sensacional", porque "muestra el rostro severo y reconocible de San Pablo". Se trata del más antiguo que se conoce de la civilización figurativa de la antigüedad cristiana. El órgano vaticano destacó que en las últimas horas emergió también una pintura afrescada de finales del IV siglo con el rostro de San Pedro.

Noticia publicada por el diario Clarín.

2 comentarios:

Oscar dijo...

Coincido con el diario vaticano "L'Osservatore Romano" el cual indicó que este descubrimiento "es sensacional"... por que estamos ante los restos mortales del evangelizador de Occidente, cuya fuerza expansiva fue ilimitada, su pasión misionera fue una acción permanente... un verdadero revolucionario para la época.

Carlos te dejo mi saludo ritual como un apretón de manos o un "Ave maría Purísima", Firme y Digno, Oscar.

Carlos dijo...

Hola Oscar. De acuerdo con vos. El trabajo de Pablo fue fundamental en el establecimiento del primer cristianismo.

Un abrazo grande