viernes, 7 de noviembre de 2008

San Ignacio Miní bajo la lluvia


Bueno, como lo prometido es deuda, le dejo una foto tomada por mí (sepan disculpar las falencias técnicas que puedan encontrar) en octubre último en las ruinas de la Misión de San Ignacio Miní, Misiones.

El día que fui no paró de llover un solo instante, pese a lo cual, dada la distancia que habíamos recorrido para llegar, decidimos entrar a conocer.

El resultado es que el lugar cobra un aura de misterio y nostalgia que a uno lo toma por asalto, casi literalmente, y es imposible en ese silencio pesado y profundo no sentirse transportado en el tiempo hasta los momentos en que jesuitas y guaraníes construían este lugar maravilloso.

La foto es, como bien han inferido, de la entrada del templo principal. Y bajo la lluvia. Recomiendo fervientemente que amplíen la imagen para verla mejor.

3 comentarios:

Oscar dijo...

A simple vista todo el fondo parece arboleda, pero cuando amplié la foto, esa construcción, me dió la sensación de que todavía la estaban construyendo... ¿delirium tremens el mio? puede ser, después de una semana soportando mucho color en "La Docta" todo puede ser.

Saludos rituales amigo, FyD Oscar.

niklaüss dijo...

Buena foto! Me da la sensación que ese tipo de lugares se disfruta más con lluvia... muy idealista y romántico lo mío, pero es así!

Carlos dijo...

Hola, amigos. Bueno, Oscar, puede ser que el calor lo afecte a uno en lo que ve, lo que oye... Jaja. A mí, por lo menos, me pasó más de una vez.

Niklaus, era la primera vez que iba, así que no te puedo decir si para mí es más lindo con lluvia o con sol. Lo que sí es seguro es que con sol, o con tiempo lindo, habría mucha más gente, y ahí sí creo que no se podría apreciar del todo la belleza del lugar, el cual -a pesar de la lluvia- recorrimos de punta a punta, y vimos todo: lo que te llevan a conocer los guías y lo que no, también; como corresponde.

Abrazos para ambos.