sábado, 4 de octubre de 2008

El traspaso de feriados, bajo la lupa de los historiadores

El traspaso del feriado del 12 de Octubre, que este año caerá domingo y se trasladará al lunes, reavivó el debate por el movimiento de los días en que se conmemoran las fechas patrias a lunes o viernes para fomentar la actividad turística fuera de temporada.

Historiadores consultados por lanacion.com coincidieron en que el traspaso de feriados tiene más consecuencias negativas que destacables. En particular, señalaron que deberían ser inamovibles y que las modificaciones respecto de cuándo se celebran contribuyen a diluir su sentido original: la conmemoración de hitos de la historia argentina.

"Tanto los feriados cívicos como los religiosos tienen un significado intrínseco que es la recordación de lo ocurrido ese día y no cualquier otro, por lo que deberían ser inamovibles", evaluó el presidente de la Academia Nacional de Historia, César García Belsunce.

"Cuando se cambian para facilitar la conformación de fines de semana largos se está perdiendo la conciencia de la razón de ser del feriado, así que la recordación debería hacerse siempre en el día que corresponde, sobre todo en el ámbito escolar", añadió el historiador.

En la misma línea, advirtió que "producto del lobby de grupos turísticos", lo único que suele tenerse en mente ante un feriado es la idea de que se trabajará un día menos. "Justamente no es eso lo que se pretende", remarcó.

En este punto, García Belsunce marcó una diferencia entre los feriados cívicos y los religiosos. "A nadie se le ocurre cambiar de lugar el Jueves Santo o el Año Nuevo Judío porque el feriado religioso tiene un sentido que combina lo histórico con lo litúrgico. Pero el mismo razonamiento no se aplica a fechas como la de San Martín o Belgrano, que dependen de la decisión de un gobierno que define que conviene recordarlas", contrastó.

Necrofilia. Sobre estas dos últimas fechas, advirtió que "hablan de una tendencia argentina a multiplicar los feriados con vocación necrófila". "¿Por qué nos acordamos de San Martín y Belgrano el día que murieron en lugar de celebrar su nacimiento", se preguntó.

En el caso del libertador, el historiador encontró la respuesta también en motivaciones turísticas."Claro, San Martín nació en febrero y a nadie se le va a ocurrir poner un feriado en plenas vacaciones", concluyó.

En este contexto, consideró además que la recordación de fechas patrias es "una forma de enraizamiento" que consideró "clave" en los tiempos que corren. "En un mundo cada vez más desarraigado, con un fuerte corte de la transmisión generacional y de globalización profundizada conviene insertar los feriados en la vida cotidiana en lugar de transformarlos en días de descanso. Es fundamental conservar su sentido y, en esto, mantener las fechas es muy importante".

El miércoles pasado, en tiempo récord y durante un cuarto intermedio del debate de la movilidad jubilatoria, el Senado aprobó la ley que dispone pasar el feriado por el 12 de Octubre al día siguiente. Entre los fundamentos de la norma impulsada por el Poder Ejecutivo aparece el de "fomentar el turismo interno y las economías regionales". Pocas horas antes le había dado sanción la Cámara de Diputados.

"Esto de pasar los feriados no me gusta para nada", fue la primera reacción de Félix Luna ante la consulta de lanacion.com . Enseguida, el historiador expuso sus razones. "Va provocando que el sentido de las efemérides patrias, que deberían formar parte de la conciencia nacional, se vaya diluyendo. Los feriados no deberían moverse en ningún caso".

Demasiados . Por otra parte, el historiador evaluó que en la Argentina los feriados "son demasiados" y que "habría que pensar en reducirlos". "Hay algunos feriados religiosos que también podrían eliminarse", agregó.

Luis Alberto Romero, por su parte, enfocó la atención en los feriados del 24 de Marzo y del 2 de Abril, dos de los que son inamovibles. "Más allá de que está bien que no se puedan cambiar de fecha, estos dos feriados son catastróficos para el calendario escolar porque, además suelen quedar muy pegados a Semana Santa", indicó.

No obstante, advirtió que el hecho de haber convertido el día del inicio de la última dictadura en feriado, medida tomada por Néstor Kirchner en 2006, puede "volverse en contra". Así lo explicó: "Se corre el peligro de sacarle trascendencia y de que con el paso de los años se convierta en un día más en el que no se trabaja".

En la misma línea que sus pares, Romero opinó que, en lugar de días "en los que no se va a trabajar", los feriados deberían ser reformulados y convertidos en "fechas de conmemoración con actividades relacionadas con lo que se recuerda". Y añadió: "Si no, todos se vuelven domingos iguales unos con otros".

La discusión vuelve a abrirse. La tensión entre la conmemoración de episodios y personajes clave de la historia nacional y la tentación de "alargar el descanso" vuelven a entrar en conflicto.

La mayoría, inamovible. Pese al revuelo que genera el traspaso de feriados, la mayoría son hoy, por ley, inamovibles.

El 1° de Enero (Año Nuevo), el 24 de Marzo (Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia), el 2 de Abril (Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas), el Viernes Santo, el 1° de Mayo (Día del Trabajador), el 25 de Mayo (Día del Primer Gobierno Patrio), el 9 de Julio (Día de la Independencia), el 8 de Diciembre (Día de la Inmaculada Concepción de María) y el 25 de Diciembre (Navidad) no pueden ser trasladados.

Si pueden cambiar de día 20 de Junio (Muerte del General Manuel Belgrano), el 17 de Agosto (Muerte del General José de San Martín y, desde la semana que pasó, el 12 de Octubre (Día de la Raza).

Noticia publicada por el diario La Nación.

No hay comentarios: