miércoles, 14 de mayo de 2008

Subastan en Francia una valiosa pieza arqueológica argentina


Hace un tiempo me quejaba yo de los descuidos que sufre el patrimonio histórico argentino. Aparece hoy en Clarín una noticia que -lamentablemente- viene a confirmar esos descuidos, sino que además refleja que estos son de larga data. A continuación reproduzco la noticia que leí en el diario esta mañana. La foto también fue publicada por el diario, y es de la pieza en cuestión, que tiene entre 15 y 21 siglos de antigüedad, y es de la cultura Tafí.

Una pieza excepcional de la cultura precolombina en territorio argentino, llevada a Europa de contrabando a principios de los 50, será subastada a fin de mes en la ciudad francesa de Montreuil.

Se trata de una máscara, que según expertos ha sido tallada en el período temprano, entre los años 100 a.C. y 500 d.C. (aunque en el catálogo figura como del período formativo, anterior al temprano), que perteneció al pueblo Tafí, en la zona de Tucumán. Es la primera vez que una gran pieza argentina sale a la venta a un precio internacional verdadero. La Fundación Dosne-Thiers llevará a cabo la subasta el 27 de este mes y puso la cifra de 150 mil euros como precio base para esta obra de arte.

La máscara habría salido del país ilegalmente en el año 1951 y permanecía en Francia en una colección privada, por lo que la nueva legislación sobre tráfico ilícito de bienes culturales -que prevé hasta ocho años de cárcel por contrabando- no podría aplicarse. Sin embargo, Clarín pudo averiguar que el Estado está intentando recuperarla legalmente antes de la subasta y que ya se puso en contacto con Interpol, aunque oficialmente no hubo declaraciones al respecto. Fuentes cercanas a la Secretaría de Cultura confirmaron el dato que circulaba acerca de que un importante museo francés estaba interesado en la pieza: "Preguntaron gentilmente ante Cancillería y ante la Unesco si había restricciones legales para la compra".

Asimismo, expertos confirmaron que la pieza es auténtica y que no es común. "Es importante desde el punto de vista científico y sería bueno recuperarla para el valor patrimonial del país. Hay pocas máscaras de piedra en la Argentina, la mayoría fueron víctima de saqueos", comentó Diana Rolandi, directora del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. "La máscara es auténtica aunque su boca está re-tallada. Es excepcional, pero no única. La importancia está en que ese pueblo es el primero con gran arte, fundador de muchas culturas posteriores y excepcionales en el trabajo en piedra", explicó el arqueólogo Daniel Schavelzon.

Con un ancho de 21 centímetros y un alto de 27, la máscara fue esculpida en forma circular y expone las formas naturales de la piedra. Sus ojos son representados por dos perforaciones cilíndricas y separados por una línea nasal recta que baja desde el centro de la frente. La boca cerrada está significada por una incisión discreta e inscripta dentro de un espacio triangular en relieve. Según el catálogo de Thiers, la concepción iconográfica hace referencia a la visión intuitiva del chamán que apela a sus capacidades sensoriales para desarrollar el espíritu interior y visualizar el mundo escondido por intermedio de su tercer ojo (este ojo de la clarividencia está situado en la unión alta de la línea nasal con la línea frontal).

La subasta también incluye muchas otras piezas precolombinas. "Hay piezas falsas: las de México, de Veracruz, son obra del falsificador de los 70 Brígido Lara. También las de Perú y Olmeca. Eso nos ubica en el contexto en que nuestra máscara se vende", advirtió Schavelzon.

7 comentarios:

pcbcarp dijo...

Pues si la foto la ve alguien partidario de teorías extrañas, seguro que decía que la guerra de Troya fue en Argentina, porque parece talmente un yelmo.

millán mozota dijo...

La verdad es que es una verguenza... debería prohibirse, en cualquier caso, que las casas de subastas se enriquecieran con el patrimonio arqueológico.

Gaby Pereyra Doval dijo...

"¿Una película? ¿Sobre mí?" Cuentan que esa fue la reacción de Sabina cuando el cineasta holandés Ramon Gieling, mi invitado en el programa Voces, le propuso llevar su vida a la pantalla grande. El cantante se dejó convencer por Gieling, y entonces autorizó que las cámaras registraran un concierto de su gira con Joan Manuel Serrat, dio una larga entrevista y permitió que otros hablaran de él; por cierto, no siempre para elogiarlo.
Pulse sobre el cartel de la película para escuchar la entrevista
Joaquín Sabina es el referente de muchas personas, sobre todo del mundo hispanohablante. Los sonetos y canciones de Sabina y su forma de ver la vida, siguen despertando la curiosidad. Y eso fue lo que sintió el cineasta holandés Ramon Gieling, enamorado de España desde su niñez, cuando se planteó hacer la película documental ‘Joaquín Sabina, 19 días y 500 noches', que ahora ha tenido su estreno aquí en Holanda.

En la entrevista para Radio Nederland, el director de cine holandés, me cuenta los entresijos de la realización de esta historia en la que participan amigos del cantante y personas vinculadas a historias sobre su vida y obra poética y musical. El film recoge las opiniones del torero Alejandro Talavante y su apoderado Antonio Corbacho; el músico canario Caco Senante, el escritor Benjamín Prado o Enrique Morente, que relatan lo que la música de Sabina significa para ellos.

El programa Voces incluye fragmentos del documental y de algunas canciones de Sabina (Pulse sobre el cartel de la película para escucharlo).

Carlos dijo...

PCBCARP: muy cierto, pero esperemos que además de ver la foto cada uno se tome un minuto para leer ¿no? Porque teorías extrañas, me parece, ya sobran... Jaja

Millán: absolutamente de acuerdo. Lo que ocurre es que lamentablemente, todo lo relacionado con las comunidades originarias carece de una política seria de resguardo, y por eso ocurre lo que ocurre. Gracias por el comentario.

Gaby: Mmmm... método extraño. Si querés publicidad, caudal de visitas, intercambio de enlaces, etc., etc., etc. hay otras formas. En este blog todo el mundo puede opinar, pero publicar un artículo (porque sí pasé por tu blog a ver, y vi lo mismo), no me parece.

Anónimo dijo...

Es una pena pero vemos que este problema se repite y UNESCO no tiene una autoridad real para detener esto. Es de conocimiento general que muchas piezas culturales has sido sacadas ilegalmente de sus países, estas debieran tener una especie de arraigo internacional para prohibir su comercialización. La mayoría de los países de latinoamérica tienen piezas perdidas en manos de coleccionistas y museos. Admiro aquellos investigadores que están exigiendo el retorno de sus tesoros arqueológicos, el caso más famoso es el del egiptólogo Zahi Hawass que ha viajado por todo el mundo recuperando objetos y exigiendo otros tantos, pienso que debemos hacer lo mismo.
Saludos,
Antropóloga.

Carlos dijo...

Hola Antropóloga. Totalmente de acuerdo con vos, pero como decía antes, no tenemos una política seria y constante al respecto. Estoy seguro de que un Hawass le vendría bien a cualquier país latinoamericano, pero además esas acciones necesitan un respaldo del Estado. Saludos.

Anónimo dijo...

Así es Carlos, los gobiernos no han hecho mucho sobre este tema pero creo que este tipo de hechos que atentan contra el patrimonio mundial van más allá de la legalidad de cada Estado, pienso que debe haber una ley promulgada a nivel internacional por parte de Naciones Unidas, UNESCO para proteger los tesoros culturales.
Saludos,
Antropóloga.