jueves, 3 de abril de 2008

Soldado argentino sólo conocido por Dios


La memoria es, me parece, hermana de la identidad. Entre las innumerables atrocidades de la última dictadura militar que gobernó la Argentina podemos encontrar también crímenes contra los conscriptos que combatieron contra el ejército profesional inglés en 1982 en la Guerra de las Malvinas.

Hoy quiero compartir el reclamo de unos de esos ex combatienes, quien publicó en el diario platense Hoy una nota inquietante, donde denuncia crímenes contra los soldados argentinos.

En el Cementerio de Darwin se levantaron 237 tumbas de soldados argentinos caídos en combate. Pero sólo 114 figuran con sus nombres. Los restantes 123 cuerpos no están identificados.

Esta situación irregular no es una cuestión menor y tiene que ver con el pensamiento de quienes en 1982 tomaron la decisión de recuperar las Islas Malvinas con una acción militar que nos llevó al conflicto armado con Gran Bretaña, el que dejó 649 muertos. Tiene que ver con el pensamiento de un Estado terrorista que al regreso de los soldados combatientes al continente, después del 14 de junio de 1982, impusieron el silencio, amenazando a todo aquel que, en ese presente, contara algo de lo sucedido.

Ocultaron así las voces de los protagonistas amparados en consignas tardías e inútiles de los intereses supremos de la defensa nacional y no hicieron nada para que en forma conjunta con Gran Bretaña, se identificara a nuestros muertos. Les mintieron a los familiares sosteniendo la figura de “desaparecido” y no dieron respuesta de qué había sucedido con los soldados que murieron en combate y menos aún, de los que murieron por hambre, congelados o asesinados por los propios. En muchos casos fuimos los soldados quienes tuvimos que dar esas respuestas ante la desesperación de un padre por saber de su hijo.

Los ex soldados conscriptos fuimos testigos de las aberraciones cometidas por oficiales y suboficiales de las FFAA, a través de los testimonios de los que sufrieron en carne propia, la tortura física, psicológica, los estaqueamientos. Fuimos testigos y sabemos quienes son los responsables de la muerte de soldados argentinos a causa de la irresponsabilidad de los cuadros militares.

Pasaron 25 años y como dice León Gieco, “todo está guardado en la memoria”. Es así que el año pasado se abrió una causa en el Juzgado Federal de Río Grande a cargo de la doctora Liliana Herraez, denunciando delitos de reducción a servidumbre y tortura, seguidos de lesiones graves y/o gravísimas y de muerte, donde hay más de 40 militares denunciados por soldados, mayoritariamente de Corrientes.

Como indica el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del 22 de diciembre de 1999, “toda la sociedad tiene el irrenunciable derecho de conocer la verdad de lo ocurrido, así como las razones y circunstancias en las que aberrantes delitos llegaron a cometerse, a fin de evitar que esos hechos vuelvan a ocurrir en el futuro. A la vez, nada puede impedir a los familiares de las víctimas que conozcan lo que aconteció con sus seres más cercanos”.

Es necesario que el Equipo Argentino de Antropología Forense realice la tarea de identificación como una acción humanitaria en búsqueda de la verdad para que la sociedad no siga siendo víctima de las acciones de la dictadura.

Para las FFAA, los soldados caídos fueron a causa de los combates y esto forma parte de la gran mentira que se viene sosteniendo desde el 82. Remigio Fernández murió por desnutrición en Puerto Howard; Héctor Miguel Rolla murió congelado en Monte Longdon y Rito Portillo asesinado por un suboficial de la marina en proximidades de Puerto Argentino.

Federico Lorenz, escritor e historiador visitó el Cementerio de Darwin y luego transmitió sus sensaciones: “Las cruces de los NN de Malvinas dicen Soldado argentino sólo conocido por Dios. Es una hermosa fórmula para países que relatan convencionalmente sus guerras, pero en el nuestro, donde el "algo habrán hecho" fue de la mano de la muerte, se parece demasiado a una liviana relación con las responsabilidades, con la vida, a un juego peligroso y autodestructivo como sociedad. Acaso debamos preguntarnos cómo aliviarle la tarea a Dios, y empezar a (re) conocer a nuestros muertos, para que no sean sólo de sus deudos”.

Lo peor que le puede suceder a un ser humano es perder su identidad. Todos tenemos ese derecho. Los muertos de Malvinas también.

Ernesto Alonso. Presidente del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas de La Plata (CECIM).

Noticia original.

Imagen: el cementerio argentino en Malvinas. De Panoramio.

16 comentarios:

Marian dijo...

Gracias che por la onda, pasa cuando quieras

suerte

pcbcarp dijo...

He conocido a algunos excombatientes argentinos de Malvinas. Gente que de jovenes les tocó ir allá durante el servicio militar. Ninguno quiso hablarme nunca de lo que vivió allá.

Carlos dijo...

Totalmente cierto PCBCARP, yo conozco algunos de ellos por cuestiones laborales y alguno por cuestiones personales, y ninguno de ellos habla de lo que vivieron en las islas. Es un lugar común, cierto, pero tiene que haber sido una experiencia aterradora. Saludos.

Alma Cándida dijo...

Buenas, vengo de rebote de La barra virtual, y al leer esto me he quedado sobrecogida.

Te pareceré estúpida, pero aparte de pensar siempre que lo de las Malvinas fue una auténtica maldad-torpeza por parte tanto del ¿gobierno? de Argentina como de la propia Gran Bretaña y su Dama de Hierro (y el principito Andrés saliendo en las portadas de las revistas de papel cuché, vestido de soldadito british), la verdad, repito, te pareceré muy boba, pero nunca me había parado a pensar en que la muerte de los soldados argentinos se debiera a algo más que a la propia guerra (muerte en acto de servicio o como se llame).

Cuántas cosas se ignoran, -cuántas, desde luego, ignoro yo-, cuántas quedan en el olvido...

Luego vienen a decir que la memoria histórica no sirve sino para enfrentar a la gente "que ya vive en paz"...

Carlos dijo...

Hola Alma C. Antes que nada, bienvenida. Totalmente cierto lo que decìs, y no me parece nada, yo tambièn me sentì estúpido, o "inocente" muchas veces al ir enterándome de cosas, pero se supera, ja. Lo cierto es que, segùn cifras que manejan tanto el gobierno argentino como las diferentes agrupaciones de veteranos de Malvinas, ya es mayor la cantidad de veteranos que se quitaron la vida que la cantidad de hombres que cayeron en situaciones de combate o a causa de las heridas. ¿Tremendo, no? Asì y todo, las pensiones siguen siendo irrisorias, el maltrato social para con los veteranos sigue siendo vergonzante, en general, excepciòn hecha de algunas experiencias satisfactorias de reinserción laboral. Gracias por pasar, saludos.

Alma Cándida dijo...

Gracias por la bienvenida, Carlos. He enlazado tu artículo en mi blog.

Además he estado curioseando por los enlaces recomendados de tu bitácora, madre mía, la de cosas que hay, algunas muy sesudas, otras más ligeras... Todas interesantes.

Saludos desde Canarias.

hallo dijo...

Hola,

En referencia a tu artículo, te recomiendo una película muy buena que trata sobre la guerra de las malvinas, "Iluminados por el fuego" de Tristan Bauer.

Saludos!!.

Carlos dijo...

Hola Hallo ¿qué tal?. Sí, vi Iluminados por el fuego y me pareció muy buena. Dentro de poquito por estas latitudes se estrena una nueva, que se llama Palabra por palabra, sobre unos soldados que se meten en la casa de una kelper para curar a uno de ellos, herido. Vamos a ver qué tal. Saludos, y gracias igual por la recomendación.

hallo dijo...

Hola,

He visto tu recomendación de la película "palabra por palabra", parece que tiene bastante buena pinta, no sé si se estrenará aquí en España. Gracias.

Saludos, María.

daniel dijo...

ME PARECE TERRIBLE LAS COSAS QUE ESCRIBIS INVENTANDO COSAS QUE NO SON CIERTAS HABLAS DE ASESINATOS Y MALOS TRATOS PERO NO HABLAS DE LAS HAZAÑAS QUE SE HICIERON SI VAS DECIR ALGO HACELO COMPLETO Y NO POR RENCOR DE LO QUE TE PASO A VOS

SALUDOS, DANIEL CORDOBA ARGENTINA

Carlos dijo...

Hola Daniel, gracias por el comentario. No hay inventos, lamentamblemente. Los hechos que describe esta noticia están documentados en los Tribunales que entienden en las distintas causas.

Las numerosas hazañas de solados argentinos (tanto de línea como conscriptos y de cada una de las tres fuerzas) están también muy bien documentadas, y esa memoria goza de buena salud. Me parece, sin embargo, que la existencia de hombres buenos y acciones virtuosas no alcanza para tapar la existencia de la maldad y de hombres con conciencias viciadas.

Saludos.

Anónimo dijo...

Cuanta mentira que se expone en esta historia, y cuanto comentario fuera de contexto, pareciera que nunca han tenido la oportunidad de hablar con Veterano de guerra, o a lo mejor lo han hecho con un trucho y ese si que no tiene mucho por contar.Malvinas es el renacer de la patria, y en cada heroe caido hay sangre de argentinos bien paridos.Con orgullo, valentia y honor supieron defender la soberania patria y con el mismo amor lo volverian a hacer.Antes de dar opiniones de oido ocupense de leer la verdadera historia representada en el maestro Julio Cao, en el teniente Estevez y comprenderan que Malvinas es una causa Nacional Argentina MAS NO la locura de un militar, como se ha hecho creer.

Carlos dijo...

Hola Anónimo. La verdad, no sé a qué mentiras hacés referencia. Yo por mi parte, en este mismo sector de comentarios, he dicho dos cosas: 1) que las torturas están probadas en Tribunales de Justicia, no fueron inventadas ni por conscriptos ni mucho menos por quien te escribe. 2) que he conocido a MUCHOS veteranos, tanto por cuestiones personales como laborales, y sé cómo piensa un veterano.

También he conocido movilizados, y esa es una historia bien distinta.

La próxima vez, no seas vos quien toque de oído, y no apresures juicios. El honor de los que pelearon, hayan vuelto o no, están bien resguardado en este espacio. Ahora, el nombre de los que torturaron y maltrataron a sus camaradas de armas o subordinados, ese nombre, lo ensuciaron ellos mismos, y sin la ayuda de nadie.

Te dejo un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Carlos, la diferencia en tu sentir por Malvinas se nota con tan solo leer que recomiendas la basura de film que es "Iluminados por el fuego " y las mentiras alli contadas por Edgardo Esteban tan solo por dinero. Que bueno seria que dieras a conocer la causa y el nombre de los militares implicados que han sido llevados a tribunales y condenados por delitos como los que vos expresas durante la guerra de Malvinas, asi no tocariamos de oido.Yo por el contrario, en muchos programas de Malvinas escucho a los VG hablar de sus padres en la trinchera, al hacer referencia a sus superiores estilo Seineldin y Robacio. Pero esta bueno que nos enseñes despues de 30 años cuantos fallos se han emitido por torturas y demas durante los dias de conflicto y en suelo Malvinense, porque seria muy interesante saber a cuantos heroes de la patria estamos metiendo en la bolsa de genocidas y torturadores que no les corresponde. Igual en un pais donde la justicia camina en funcion del gobierno de turno cualquiera por unos mangos se presta a decir barbaridades, pero no hay que olvidar que todos somos inocentes hasta que se nos demuestre lo contrario. Saludos cordiales Sr.

Carlos dijo...

Anónimo, tu comentario me sugiere algunas reflexiones. En primer lugar, si sos veterano, o pariente de veteranos, conocerás CECIM (http://www.cecim.org.ar/), ahí encontrarás la información que querés, seguramente, y no vas a sentir que te están mintiendo de nuevo.
Segundo, yo no cobro por esto. Si tenés prueba de lo contrario, te voy a pedir por favor que la exhibas. Yo crecí en un hogar donde faltaba de todo, menos amor y respeto; así que las ideas que tengo, buenas o malas, te gusten o no, me las fui forjando solo, y con el ejemplo de mi padre y de mi madre.
Tercero, no lo conozco personalmente a Esteban. Pero exclusivamente para vos, repito que conozco a varios (y varios no son dos) veteranos de Malvinas. Gente que merece mi respeto, mi admiración, mis homenajes verdaderos, gente que se merece que se los honre, y a los que en más de una ocasión he esuchado sus relatos, y a los que en muchísimas ocasiones más he respetado sus silencios llenos de dolor.
Así que, por último, no me vengas con tus acusaciones baratas, llenas de resentimiento, escondidas, además, en el anonimato. Vos ya no sos bienvenido aquí. No te molestes en volver a comentar.

Anónimo dijo...

Cuando volvieron de la guerra
Los dejaron solos,
con el rencor ardiendo
en sus corazones
cien veces se cayeron
y otras mil veces se levantaron
hoy caminan con orgullo
luciendo sobre sus pechos
las medallas con los premiö la PATRIA ,
son nuestros Veteranos, orgullo de la argentina
y de america latina! CARMEN VASQUEZ .