martes, 15 de julio de 2008

Genetistas alemanes reconocen culpa de colegas en exterminio nazi

Tras 75 años de la promulgación de la "ley para prevenir la generación de débiles mentales", del 14 de julio de 1933, los genetistas alemanes hablaron de una participación significativa de médicos y científicos de su país en esa pieza legislativa lesiva para los derechos humanos fundamentales.

   Según el documento dado a conocer ayer, los genetistas de entonces tomaron parte activa tanto en la preparación y fundamentación pseudocientífica de la ley como en las terribles medidas que desencadenó.

   Por el mal uso que hicieron de su autoridad científica, a los genetistas de entonces les cabe una "seria responsabilidad en lo ocurrido", sostuvo la Sociedad.

   La ley sirvió de fundamento para la violación sistemática de los derechos humanos: tras 1933, se mutiló a unas 400.000 personas mediante esterilización obligada.

   Algunos miles murieron como consecuencia de esas operaciones, y la gradual eliminación de los discapacitados impulsada por el Estado terminó en los asesinatos en masa implementados mediante los llamados "programas de eutanasia".

   "La conducta de los genetistas es tanto más incomprensible, en cuanto que ya entonces los conocimientos genéticos habían hecho patente el sinsentido biológico de la eugenesia", se sostiene en el documento presentado por la institución.

   Los genetistas consideran en la actualidad que esa ley es un documento histórico que testimonia el fracaso de la ciencia y de los científicos.

   En contraposición y respecto del futuro, sostienen entonces que "conscientes de su responsabilidad histórica, los miembros de la Sociedad se obligan a defender el respeto de todos los hombres en su diversidad genética natural".

   "Esto implica especialmente un categórico rechazo a toda forma de discriminación en función de rasgos étnicos, enfermedades de origen genético o discapacidad".

   La declaración se hace en ocasión del Congreso Internacional de Genética que tiene lugar en Berlín tras más de 80 años de celebrarse fuera de Alemania.

   Cerca de 2.000 científicos de todo el mundo se encontrarán a partir de pasado mañana para discutir las últimas teorías hereditarias sobre personas, animales y plantas.

Ley de higiene. "Los enfermos congénitos pueden ser esterilizados mediante una intervención quirúrgica, cuando, según la ciencia médica, es altamente probable que sus descendientes puedan sufrir enfermedades mentales o corporales".

   Así rezaba el primer artículo de la "ley de higiene de raza", que amparó entre 1934 y 1945 el asesinato, aborto y esterilización forzadas de cientos de miles de personas.

Más información: Orden directa de Hitler

En septiembre de 1939, cuando la invasión alemana a Polonia estaba a punto de materializarse y mientras se encontraba alojado en el hotel Casino de la localidad de Zoppot (en las inmediaciones de Danzig), Adolf Hitler firmó la Euthanasiebefehl. "Gnadentoderlass" (Orden sobre la eutanasia. "Decreto sobre la muerte piadosa").

   Este decreto facultaba a Philip Bouhler, jefe de la Cancillería del Reich, y al doctor Karl Brandt, cirujano personal de Hitler, para ordenar la muerte de toda persona que padeciese una grave deficiencia psíquica o física incurable.

   La importancia de este documento radica en el hecho de ser la única prueba escrita de un exterminio ordenado directamente por Hitler. Continuar leyendo este apéndice...


Noticia publicada en el diario
La Capital, de Rosario

Imagen: Personal de la T4, la agencia creada para administrar el programa de eutanasia de los nazis, en una fotografía tomada en Berlín, en fecha incierta. El programa recibió el nombre en clave de T-4 porque fue desde la mansión de la Tiergartenstrabe 4 de Berlín que se controló todo el proceso. Del mismo diario

2 comentarios:

Oscar. dijo...

Leyendo el artículo que pusiste todo mi acervo cultural y moral se me redujo a estas cuatro palabras:

¡QUE HIJO DE PUTA

Te dejo mi saludo ritual como un apretón de manos o un "Ave María Purísima"... Firme y Digno, Oscar.


P.D: pensé en voz alta, podés no publicar mi comentario, lo entenderé.

Carlos dijo...

Hola Oscar. Y sí, la verdad es que no alcanzan los epítetos, o sobran. Quién sabe. Te dejo un saludo y un abrazo.