martes, 26 de febrero de 2008

El panteón fenicio

El sistema de dioses y dioses en la religión fenicia influenció a muchas otras culturas, pudiendo establecerse gran cantidad de similitudes y paralelismos. En algunas ocasiones, los nombres de los dioses sufrieron pequeñas modificaciones; e incluso muchas leyendas mantienen profundas similitudes entre aquellas narradas en la cultura originaria y aquella que pide “prestados” estos relatos y divinidades. Entre las culturas con influencias fenicias se puede contar a egipcios, babilonios, asirios y persas.

Grandes marineros, los fenicios invocaron primeramente a aquellos dioses que les aseguraran un viaje seguro, permitiéndoles atravesar tormentas, evitar peñones y rocas que hundieran sus embarcaciones y alcanzar puertos hospitalarios que les ofrecieran refugio de las hostilidades de la naturaleza y los hombres. Esas fueron, sin duda, las principales peticiones en las rogativas de los fenicios hacia el dios Resheph.

Los fenicios adoraban a una tríada de deidades, cada una de las cuales tenía diferentes nombres y atributos de acuerdo con la ciudad en que recibiera culto, a pesar de lo cual la naturaleza básica de estas deidades permanecía inalterable.

El dios principal era El, protector del universo, y también llamado Baal. Su hijo, Baal o Melkart representaba el ciclo anual de la vegetación, y estaba asociado a la deidad femenina Astarté en su rol de diosa maternal.

A ella se la nombraba como Asherar-yam -nuestra señora del mar- y en Biblos era Baalat, nuestra querida señora.

Las estatuillas de Astarté eran dejadas a modo de ofrendas en capillas y santuarios, pidiendo en general por buenas cosechas, salud para los niños, y protección y tranquilidad en el hogar. La tríada divina de los fenicios fue tomada en diverso grado por culturas vecinas, y Baal y Astarté tomaron, eventualmente, el aspecto de otras deidades.

Algunos de los dioses del panteón fenicio:

Adón(is): El dios de la belleza joven y la regeneración (similar al griego Adonis)

Anath: la diosa del amor y la guerra, la doncella (similar a la griega Afrodita)

Ashera: o Baalat Gubl, la diosa de Biblos

Astarté (ashtarte): la reina del cielo (similar a la griega Hera)

Baal (El): el señor del Universo, hijo de Dagan, jinete de las nubes, todopoderoso, señor de la Tierra (Similar al griego Zeus y al romano Júpiter)

Baal-Hammon: el dios de la fertilidad y renovador de todas las energías en las colonias fenicias del Mediterráneo occidental (similar al griego Cronos o, en algunos aspectos a Zeus)

Eshmun: o Baalat Asclepius, el dios de la sanación

Kathirat: diosas del matrimonio y los embarazos

Kothar: Hasis, el habilidoso, dios de los trabajos manuales

Melkart (Melqart): rey del mundo subterráneo y del ciclo de la vegetación (similar al griego Heracles)

Mot: dios de la muerte

Resheph y Shamash (Samás): dioses del fuego, el relámpago, la plaga y el caos.

Shahar: dios del amanecer

Shalim: dios de la oscuridad

Shapash: la diosa Sol

Tanit: Diosa reina de Cartago, la Diosa Madre, reina de la buena fortuna y la cosecha

Yamm: (probablemente) el dios del mar.

Yarikh: el dios Luna.

Esta lista no es completa, y los cartagineses no formularon escalas de dioses en la forma en que lo hicieron los fenicios. Varios dioses egipcios eran asimismo adorados por los cartagineses, como el pequeño dios enano Bes.

Fuente: Wikipedia (en inglés)

Imagen: Wheel of the year (en inglés)

2 comentarios:

Baal dijo...

Pocos como usted contribuyen a divulgar la historia y es genial hallar compañeros de camino...
Un abrazo

Carlos dijo...

Bueno Baal, muchas gracias por tan amable comentario, aunque debo decir, por lo que vi en tu blog, que realmente eres un especialista en el tema de las religiones en el mundo antiguo; y en ese punto, lo mío se reduce a un pequeño aporte. Muchas gracias de nuevo, y un abrazo para vos también.