viernes, 26 de septiembre de 2008

El origen del nombre "Tierra del Fuego"

En octubre de 1520, en el viaje durante el cual Magallanes descubrió el Estrecho que hoy lleva su nombre y comunica el océano Atlántico con el Pacífico, los viajeros no tuvieron contacto con los nativos, en ninguna parte del trayecto de 334 millas náuticas. Lo que vieron desde sus embarcaciones, sin embargo, fue una gran cantidad de fogatas hechas por hombres al sur de la entrada de dicho estrecho, en la isla que luego sería conocida como Isla Grande.

Anne Chapman indica que es probable que los selk’nam que vieron esas –para ellos- sorprendentes embarcaciones encendieran fuegos para avisarles a otros nativos, tierra adentro, que algo fuera de lo común ocurría.

Chapman, reconocida antropóloga indica que sus informantes (descendientes de selk’nam) le confiaron durante alguna de sus múltiples estadías en la zona para el estudio de este grupo étnico, que los selk’nam encendían fuegos para efectuar señales en casos de emergencia. Esos fuegos fueron vistos por Magallanes y su tripulación, y de allí que la Isla Grande y demás islas al sur del estrecho fueran denominadas “Tierra del Fuego”.

Los selk’nam, por su parte, entablaron contacto con europeos por primera vez, al menos para los registros, en 1580, en una expedición comandada por el español Pedro Sarmiento de Gamboa.

Fuente: Los Selk’nam. Anne Chapman.

3 comentarios:

niklaüss dijo...

Buen dato. Todos pensando en que estaban cocinándose algún guisito y en verdad eran alarmas... me recordaron a las señales a través de las montañas que se mandaron los reinos de Rohan y Gondor, en el Señor de los Anillos, cuando los orcos invadieron!

Abrazo amigo!

Oscar. dijo...

Raro que usaran una señal visual y no una sonora, como los famosos bombos legueros, talvez responda a la geografía del lugar.

A ver aquí desarrollo mi hipótesis: ya que la patagonia cuenta con largos espacios abiertos y con fuertes vientos lo cual haría casi imposible la utilización de instrumentos de percusión... salvo que se estuviera en contra del viento cuando se ejecuta el instrumento y así escucharlo.

Por favor si me equivoco sean benévolos conmigo... piedad, piedad.

Carlos dijo...

Ahhhh... pero qué sucesión memorable de escenas Niklaüss!!!! Y, quién sabe, por ahí aprovechaban para tirar un guanaco a la parrilla, ya que era una de las principales fuentes cárnicas de alimentación. Asadito en vez de guiso ¿qué tal?

Por otro lado, Oscar, le diste en el palo. Los vientos que azotan la Isla Grande son realmente tremendos, según Chapman y como vos bien señalás. El tema es que, hasta donde sé los Selk'nam no tenían desarrollo de instrumentos musicales, y en la importantísima ceremonia del Hain, de la que con toda seguridad hablaremos aquí, la música se basaba en cantos rituales.

Un gran abrazo para ambos,amigos.