jueves, 8 de noviembre de 2007

Los Pehuenches

Pehuenche fue el gentilicio que este pueblo recibió de los araucanos, cuyo significado es "gente de los pinares" (Pehuén = pino; che = gente) porque estaban asentados en medio de los pinares neuquinos: las araucarias. Esta cultura, asentada en la zona cordillerana de las provincias de Neuquén y Mendoza, estaba constituida por un gran número de parcialidades que parecían conformar una población distinta a la tehuelche y a la araucana, más semajente a los huarpes.

Según Martínez Sarasola, es probable que la denominación que recibieron de sus vecinos no respondieran sólo a la zona que habitaban, ya que el piñón de la araucaria era su alimento básico, y no sólo lo recolectaban en grandes cantidades sino que además lo almacenaban en silos subterráneos, llegando algunas crónicas a señalar que los guardaban durante tres o cuatro años.

Algunas comunidades de la zona sur de la actual provincia de Mendoza también recolectaban la algarroba, configurando estas actividades un marcado perfil recolector, con la caza como actividad secundaria. Eran seminómades, ya que cambiaban su asentamiento pocas veces al año.

Los pehuenches estaban organizados en bandas que reunían a un grupo de familias; no existían jefaturas, al menos con autoridad; tenían territorios de recolección y caza delimitados, y adoraban a un ser supremo que moraba más allá del mar (Océano Pacífico).

Por otra parte, esta cultura vio su hábitat rodeado por culturas diferentes, factor que dio a la región un importante dinamismo.

En los siglos XV y XVI desde la Patagonia, comienzan a sentir la presencia de los tehuelches, que en continuo desplazamiento llegan al territorio pehuenche. Por el norte, parecen haberse relacionado en modo amistoso con los huarpes. Desde el sur de Neuquén, a su vez, comienzan a sentir las primeras influencias de la cultura araucana.

Esta "presión" culminó con la preeminencia de la cultura tehuelche primero, y la asimiliación final de los araucanos más tarde. Sin embargo, al momento de la conquista española, los pehuenches son una cultura original, diferente.

Forgione, por su parte, indica que no es clara hasta el momento la diferenciación cultural de los pehuenches antiguos respecto del resto de los grupos asentados en las inmediaciones de su hábitat, ya que para algunos autores están emparentados con los tehuelche septentrionales y para otros corresponden a los primeros asentamiento araucanos.

Lo que para esta autora es iundudable es la cantidad de rasgos físicos y culturales de ascendencia mapuche que este pueblo tenía incoroprados, especialmente el gran conocimiento de la lengua araucana, aún cuando sostuvieron con estos una gran rivalidad.

Fuentes:
Claudia A. Forgione. Etnología general y argentina
Carlos Martinez Sarasola. Nuestros paisanos los indios



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carlos,
me gustaría que pusieras la editorial y el año de publicación de los libros que tienes de referencias para poder buscarlos y leerlos.
Saludos,
Antropóloga.-

Carlos dijo...

Bueno, esto es lo que averigüé:

El libro de Martinez Sarasola, Nuestros paisanos los indios, es de Ed. Emecé, del año 2005.

El de Forgione es un poco más difícil. Aparentemente lo publicó Editorial Universidad, pero no tengo el año y está agotado. Digo aparentemente porque este libro se distribuía casí exclusivamente en una universidad privada de Buenos Aires. Llamé a esa universidad, me dieron el nro. de la editorial y la persona que me atendió allí ni siquiera conocía a la autora, así que ahí terminó la pista.

Es probable que se consiga usado entre los alumnos de esa universidad. En todo caso, por mail te puedo pasar datos más precisos.

Te dejo un saludo, hasta la próxima!

Anónimo dijo...

Gracias Carlos, buscaré el libro de Martínez aquí en mi país, es interesante poder acceder a libros sobre pueblos ancestrales de nuestra región publicados por investigadores de otros países y no quedarnos sólo con las publicaciones de autores nacionales.
Gracias y felicitaciones por el aporte de tu Blog,
Antropóloga.