martes, 18 de octubre de 2011

El uso de alucinógenos en los Andes meridionales


Dice Raúl Mandrini en La Argentina aborigen. De los primeros pobladores a 1910:

"Hace más de 4000 años estaba arraigada en las poblaciones de la dilatada región que se extiende al sur del Titicaca la costumbre de consumir alucinógenos, esto es, productos que provocaban estados de éxtasis con visiones y alucinaciones. Esta práctica, realizada por los chamanes, era esencial para acceder al mundo de los antepasados y los seres sagrados".

Pobladores de la actual provincia argentina de Jujuy, al noroeste del país, utilizaban pipas de piedra o hueso en las que fumabvan polvo o semillas molidas y/o tostadas de cebil, un árbol que se encuentra en las selvas cálidas de la región oriental de los Andes, llamadas yungas o tierras calientes.

"La demanda de este producto -sigue Mandrini- de alto valor simbólico, fue un factor crítico en la intensificación del tráfico de las caravanas de llamas, así como en la emergencia de las sociedades agrícolas, pues las primeras plantas domesticadas en las tierras altas parecen tener sus ancestros en la región de las yungas".

Imagen: vaina de cebil

lunes, 17 de octubre de 2011

A 60 años de la primera transmisión televisiva del país

Se llevó a cabo el 17 de octubre de 1951, con una antena instalada en el Ministerio de Obras Públicas. El viejo Canal 7, conocido en ese entonces como LR 3 Radio Belgrano TV, transmitió el discurso de Eva Perón en los actos centrales de la Plaza de Mayo.

La primera transmisión, que tuvo lugar un día feriado por decisión oficial, se concretó con tres cámaras ubicadas en el segundo piso del edificio central del Banco Nación. Las cámaras registraron las palabras de Eva Perón en los actos centrales por el Día de la Lealtad, que se trasmitieron por el flamante canal 7.


En la terraza del Ministerio de Obras y Servicios Públicos se erigió una antena de 50 metros de altura con 5 kilómetros de alcance, para captar y transmitir imágenes en movimiento desde un estudio improvisado en el microteatro de Radio Belgrano, en Ayacucho y Posadas. El promotor del ingreso al país de este singular invento fue Jaime Yankelevich, propietario de Radio Belgrano.

Debido a las dificultades de circular en medio de la desconcentración de la multitud reunida en Plaza de Mayo por el acto del peronismo, durante algunos minutos se vieron dibujos animados. Luego dio comienzo un programa musical en el que participaron el coro y el ballet del Teatro Colón y la orquesta de Radio Belgrano. Pero eran poquísimos los hogares argentinos tenían televisor, y pocos fueron entonces quienes repararon en que se había instalado la primera antena transmisora de televisión en el país.



Un poco de historia
El propietario y director general de LR3 Radio Belgrano, Jaime Yankelevich, había importado de Estados Unidos el equipo transmisor Bell, las cámaras Dumont, y la antena emisora de polarización horizontal de 50 m (montada en el edificio del Ministerio de Obras Públicas, MOP, en Avenida 9 de Julio). El 24 de septiembre de 1951, Enrique Telémaco Susini, director de la transmisión, pone al locutor Fito Salinas delante de cámara con un libreto y acompañado de un trío musical –Los Prado–. Ese día se completaron tres horas de transmisión de prueba. Los receptores de TV estaban ubicados en marquesinas de conocidos comercios, a no más de 500 m de la planta transmisora; los primeros días hubo solo 500 w de salida, y la señal se fue perfeccionando hasta llegar a los 40 kW, con llegada perfecta a la capital y los partidos circundantes (probablemente unos 40 km de radio). Por la tarde continuaron la transmisión otros locutores de Radio Belgrano.

Pasada la primera transmisión oficial, se sucedieron transmisiones de exhibiciones artísticas de carácter experimental, de concertistas, danzas folklóricas y españolas. Carlitos Ginés se convirtió en un animador precursor, y era posible también ver las lujosas técnicas billaristas de Pedro Leopoldo Carrera. Incluso había funciones privadas a las que concurría el público para conocer qué era eso de la "pantalla chica”.

El 4 de noviembre de 1951 se inició la programación regular: espectáculos folklóricos, espacios musicales, transmisiones desde circos, programas de moda y de cocina. El 18 de noviembre se transmitió el primer partido de fútbol: River vs. San Lorenzo. En 1952 surgieron los primeros teleteatros y, en 1954 el primer noticiero.

En estos años poca gente tenía televisor en su hogar. La mayoría de los aparatos eran importados desde Estados Unidos y las transmisiones podían verse en bares y negocios. Recién en 1954 se abrió la primera fábrica nacional: Copehart Argentina. Así, muy lentamente, la televisión fue reemplazando a la radio como principal fuente de información y entretenimiento de los hogares.

Ir a la nota original.