viernes, 29 de julio de 2011

Un documental desempolva historias de combatientes argentinos en la II Guerra Mundial


De la Segunda Guerra Mundial se han contados diversas historias, en su mayor parte con un alto contenido de hechos ignominiosos, donde la violencia y el horror son el denominador común. Sin embargo, muy pocos conocen a fondo cómo fue el accionar de los tres escuadrones latinoamericanos en el frente de batalla, entre ellos uno argentino. Este lunes a las 21 horas, History presenta “Escuadrones de honor: Latinoamericanos en la II Guerra Mundial”.

Presentado por el músico de Os Paralamas, Joao Barone, quien es hijo de uno de los combatientes por el lado brasileño. El documental no solo cuenta con archivo de imágenes y testimonios de los protagonistas, sino que también tiene recreaciones en CGI de los combates de las tres fuerzas latinoamericanas.

La primera en entrar en combate fue la argentina, en 1942, con la particularidad que al estar el país en una posición de neutralidad ante el conflicto (postura similar a la de la Primera Guerra y que sólo dejaría de lado pocos días antes del final), fue a través de voluntarios que se formó este cuerpo. Su destino, el Mar del Norte.

“Firmes Volamos” fue el nombre que adquirió el cuerpo argentino, que estaba incluido en otro más amplio junto a británicos, estadounidenses y canadienses, el escuadrón 164. Dentro de las tareas que le encomendaron a este grupo, estuvo la participación del desembarco en Normandía, en el famoso “Día D”, en tareas de apoyo y defensa.

Pero no fue éste el único cuerpo latinoamericano. Pues, Brasil sí comprometió de manera oficial sus fuerzas con las tropas aliadas frente al Eje. “Senta a Púa” fue el apelativo para las tropas lusófonas, y como en el caso de argentinos y mexicanos, también eran fuerzas aéreas. Su teatro de operaciones se limitó a Livorno, en el norte de Italia, en 1944.

“Las Águilas Aztecas”, pilotos mexicanos, no se dirigieron rumbo a Europa, sino que su destino estaba en Japón. Los nipones provocaron en el ingreso de Estados Unidos en el conflicto luego del bombardeo a Pearl Harbour, y fueron los últimos en rendirse. Los aztecas combatieron ante los temibles japoneses en Manila, Filipinas, en 1945.

Los detalles de sus batallas y las vivencias de los combatientes podrán verse este próximo lunes, en un programa especial que contó con la participación no solo de Joao Barone, sino también de Mario Siperman – ex Cadillacs- en la creación de la música original.

Noticia publicada por el diario Clarín.

jueves, 7 de julio de 2011

Cien años del descubrimiento de Machu Picchu



En julio de 2011 se cumplen cien años del descubrimiento de la ciudadela de Machu Picchu, en Perú. El conjunto había permanecido oculto durante siglos hasta que en 1911 el arqueólogo estadounidense Hiram Bingham descubrió esta asombrosa ciudad inca. A partir del día 7 de julio de 2011 empezarán las celebraciones en Perú del centenario de este “reencuentro” de la Humanidad con parte de su legado e historia.


La ciudadela de Machu Picchu se encuentra encaramada en una ensillada de la Cordillera de los Andes, a 2.430 metros de altitud sobre el nivel del mar. Se cree que este conjunto monumental desempeñó una importante función ritual en el culto del sol practicado por las poblaciones incaicas que se asentaron en la región entre los siglos XI y XVI.
Además de la extraordinaria belleza de su emplazamiento, Machu Picchu es probablemente la más lograda realización arquitectónica del periodo de apogeo del Imperio Inca. Sus muros, terrazas y rampas colosales están construidos de tal manera que dan la impresión de haber sido tallados en la roca misma de las montañas. Asimismo, esta región de la cuenca alta del Amazonas destaca por la diversidad de su fauna y flora.
La ciudadela estaba escondida en las estribaciones orientales del bosque tropical andino hasta que fue descubierta el 24 de julio de 1911 por Hiram Bingham. No obstante, algunos habitantes de la zona sabían ya de la existencia de Machu Picchu. Sin ir más lejos, cuando Bingham llegó a la antigua ciudad imperial había dos familias de campesinos que vivían en el lugar. Las primeras referencias directas a Machu Picchu de hecho datan de 1902, cuando un grupo cusqueños visitó los vestigios de la ciudad.
El lugar fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1983 por sus valores culturales y naturales. En la actualidad es la mayor atracción turística del Perú. Sin embargo, este éxito acarrea también riesgos para la buena preservación de la ciudadela.
Noticia publicada por UNESCO.

lunes, 4 de julio de 2011

El dibujo más antiguo de la civilización egipcia

A pesar de lo taxativo del título, y la presencia del discutido y polémico Hawass, vamos a compartir esta noticia de hoy con la estimada platea lectora de este espacio, a ver qué opinión les merece:


Científicos norteamericanos e italianos hallaron una roca tallada a unos 800 km de El Cairo, con una inscripción de un monarca que existió unos 5 mil años atrás.

Según el ministro de Antigüedades egipcio, Zahi Hawas, el monarca, que lleva una corona blanca del Alto Egipto, pertenece a la llamada Dinastía cero (3.200-3.000 a.C.), un período en el que se vivió un difícil proceso de unificación política, hasta la creación del Estado y el nacimiento de la primera dinastía.

En el dibujo pueden distinguirse una serie de jeroglíficos, escritura que tuvo origen en esas épocas, además de las primeras estampas de una celebración real. Ésta se ve ilustrada exactamente igual que la conocida en las diferentes épocas faraónicas, declaró en un comunicado Hawas.

En el bajorrelieve, el faraón lleva una corona y está escoltado por lo que podrían ser tanto fieles de Horus (dios celeste, iniciador de la civilización egipcia y símbolo de la zona fértil del valle del Nilo) como una comitiva real. También pueden verse escenas de enfrentamientos, celebraciones en barcas, símbolos del poder político y animales.

El hallazgo se produjo en la zona de Al Hamdulab, al noroeste de la ciudad de Asuán. A juicio de la arqueóloga María Carmela Gato, directora de la misión, el descubrimiento es "una actualización o finalización de los trabajos" llevados a cabo en la orilla oeste del río Nilo.

Gato considera que la importancia del descubrimiento se encuentra en su composición. Esta pieza de arte rupestre de la época predinástica "representa una procesión de barcas supervisada por el rey acompañada de dos abanderados, un cortesano y un perro".

Y muestra similitudes con las escenas talladas en la paleta de Narmer, una placa de pizarra que algunos estudiosos consideran el ícono de la unificación del Alto y Bajo Egipto y uno de los vestigios de Nejen, la capital del sur.

El páramo está repleto de dibujos e inscripciones antiguas, muchas de las cuales aún no han sido reveladas.

Noticia publicada por el diario Infobae.