jueves, 26 de noviembre de 2009

Reversiones de los personajes bíblicos



Más allá de las versiones canonizadas por las dis­tintas religiones, su au­torización o pertinencia, la Biblia es y será fuente de inspiración ar­tística. Basten como ejemplos, en el plano literario, la tríada formada por El evangelio según Van Hut­ten de Abelardo Castillo, El evan­gelio según el hijo , de Norman Mailer y El evangelio según Jesu­cristo del portugués José Sarama­go quien también publicó, en es­tos días, su nueva novela titulada Caín , editada por Alfaguara.

En este caso, a iniciativa de Angela Pradelli y Esther Cross, se invita a un grupo de destaca­dos escritores argentinos a elegir y reescribir historias del Antiguo Testamento. El resultado son ori­ginales versiones de algunos de los relatos más difundidos, desde el Génesis, pasando por la gesta salvadora de Noé y la torre de Ba­bel, hasta los libros de Ezequiel, Daniel y Jonás. Se incluyen tam­bién poemas que retoman los Pro­verbios y Salmos y el Eclesiastés a cargo de las poetas argentinas Juana Bignozzi y Diana Bellessi.

Abordados con diferentes matices y tonos, hay relatos que remiten lineal y temporalmente a las Sagradas Escrituras y otros que proponen escenas de ficción contemporáneas, narraciones que apuestan al vuelo poético o que se apoyan en el humor. Sin embargo, comparten un rasgo en común. Como se subraya en el prólogo, en todos los casos, la reescritura de estas historias implica un replan­teo anclado en el presente.

¿Cómo pensar, hoy, a los per­sonajes de la Biblia? ¿Quién es Eva? ¿Quién, Judit? ¿Qué queda del protagónico Dios de los he­breos que se presentaba ante los hombres, les hablaba y condicio­naba sus decisiones y sus actos? La Eva de la escritora María Gra­nata es –además de la compañía humana que llega para confortar a Adán– un ser consciente de la larga procesión de generaciones que descenderán de ella. Expulsa­da del Paraíso, percibe la finitud de la vida, los vaivenes de dicha y sufrimiento que acarrea el por­venir y esta intuición la condena, acaso, al amor: "Necesitó sentir el abrazo de Adán, perderse para siempre en su calor."

En su versión del Génesis, Pra­delli y Cross se remontan al tiem­po anterior a la Creación, cuando Dios estaba solo en el Universo, y "vivía atribulado porque quería oír". Es este deseo el que lo lleva a crear todo lo que existe, para es­cuchar romper las olas, el canto de los pájaros, las voces humanas. En la misma línea, en el relato "El di­luvio", de Carlos Chernov, Noé se da cuenta de que Dios necesita a alguien con quien hablar: "se sen­tía muy solo; pobre, era el dios de una religión monoteísta."

Entre las narraciones que continúan se incluye "La torre de Babel", de José Pablo Feinmann. Detrás del velo satírico, en este relato el lector encuentra al prota­gonista –un irlandés de nombre Sean Nolan– interpelado por un Dios que no sólo no está orgulloso de su creación, sino que confiesa: "He creado una raza de imbéciles que se destruyen a sí mismos. As­co me dan. ¡Diablos, qué mal me han salido!"

Juan Martini, por su parte, en­cara el libro de Judit, y la historia de la atractiva viuda que usa sus encantos para infiltrarse en el campamento del enemigo y aca­bar con su jefe, Holofernes. El escritor rosarino trae a escena un tribunal que interpela a la heroína y pone en tela de juicio la moral del Dios que actúa en su nombre. De este modo, abundan en el vo­lumen los ejemplos en que la ima­gen del Todopoderoso, lejos de la perfección y la benevolencia, ado­lece de defectos y pasiones más cercanos a la esencia humana que a la condición divina. Y en conse­cuencia, la lectura de esta versión de las escrituras logra enfatizar y desmitificar aspectos autoritarios y anacrónicos de la religión, de la relación del hombre con Dios se­gún el Antiguo Testamento, a la vez que recrea las escrituras bajo el signo de los tiempos actuales. No hay que olvidar que las histo­rias bíblicas remiten a una época lejana, en la que el culto a un Dios único competía aún con la adora­ción a múltiples dioses.

En el prólogo a La Biblia según 25 escritores argentinos, Angela Pradelli y Esther Cross escriben lo siguiente: "El Antiguo Testa­mento, colmado de profecías, es también una profecía de todos los libros que le siguieron y le segui­rán. Los libros descienden de los libros y parece que la Biblia es el pariente más remoto pero tam­bién el más cercano."

Si bien la Biblia en su conjunto se escribió a lo largo de alrededor de mil años y abarca gran núme­ro de formas narrativas, lo que da por resultado un conjunto diverso, esta antología –al apoyarse en la memoria y la tradición del texto de referencia– goza de cierta unidad. Porque así como los autores par­ten de relecturas y recuerdos, de igual manera, esta "Biblia argen­tina" dialoga con las asociaciones de cada uno en relación al libro sa­grado. La historia de la Creación y las vicisitudes de los vínculos entre los pueblos, las personas y sus dioses, trae a un primer plano la complejidad de las pasiones y las debilidades de la única espe­cie que es consciente de la propia muerte. En tiempos de abundan­cia de conexiones virtuales, velo­ces y efímeras, esta lectura deja la apaciguadora vivencia de acercar­nos a la condición humana.

Publicada por la Revista ñ.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Las venas cerradas del Antiguo Egipto

A menudo se relaciona la arterioesclerosis -u obstrucción de las arterias- con el estilo de vida moderno, pero ahora científicos estadounidenses aseguran haber encontrado evidencias sólidas de este mal en momias de 3.500 años de antigüedad.

Los médicos suelen coincidir en que, a causa de las dietas ricas en grasas y la falta de ejercicio, esta enfermedad vascular -que hace un siglo no aparecía en los libros de medicina- se ha extendido en el mundo desarrollado, donde se estima que es un factor que interviene en un tercio de las muertes.

Pero, según se desprende de una investigación publicada en la revista de la Asociación Médica Estadounidense, éste era un problema común entre las clases altas del antiguo Egipto.
Los investigadores realizaron una prueba de diagnóstico por imagen conocida como tomografía axial computerizada (TAC) a 22 momias datadas entre el año 1981 AC y el 364, que están preservadas en el Museo Nacional de Antigüedades de El Cairo, en Egipto.Las imágenes de sus arterias coronarias fueron analizadas por cinco especialistas.

¿Cuestión genética?

Dieciséis de las momias contenían tejidos del corazón y de los vasos sanguíneos que pudieron ser analizados. En nueve de ellas se constató la existencia de depósitos en las paredes de las arterias que conducían al corazón. En tres se vio un endurecimiento definitivo de las arterias.
De las momias que murieron cuando contaban con 45 años de edad o más, siete de ocho presentaban calcificación en las arterias, mientras que eso sólo se constató en dos de las ocho más jóvenes.

Los científicos aseguran que no había diferencias en la calcificación entre hombres y mujeres.Si bien no pudieron determinar la dieta de ninguna de las momias, saben que en aquella época no era raro que las clases pudientes consumieran carne de ganado, pato o ganso.

El analista en temas científicos de la BBC Matt McGrath explica que el descubrimiento ha llevado a los investigadores a hacer un llamado para que se reexaminen las causas de las enfermedades cardiacas.

Según el doctor Gregory Thomas, de la Universidad de California, "tendríamos que ver más allá de los factores de riesgo modernos para acabar de entender la arterioesclerosis".

Los científicos creen que este trabajo podría dar más peso al factor genético como causante de la enfermedad cardiovascular.

Pubicada por BBCMundo.

martes, 17 de noviembre de 2009

Ética del Hombre Nuevo

Finalmente, después de tanto tiempo, he podido volver al blog. No lo tenía completamente abandonado, porque siguieron apareciendo algunos comentarios, pero la verdad es que lo mío estuvo muy pero muy lejos de lo que hubiera querido hacer.


Hace ya como dos meses me comprometí a publicar el ensayo de un amigo en este espacio. Hemos tenido muchas dificultades, algunas de las cuales no hemos podido superar, lamentablemente. La más importante tiene que ver con la imposibilidad de subir archivos PDF a través de Blogger. Como además nos pareció a los dos que no era conveniente cortar el trabajo para hacer entregas parciales, hemos decidido publicarlo de otra manera.


Hoy vamos a compartir el abstract de ese trabajo, y quienes lo deseen pueden enviar un correo al mail que aparece en mi perfil, y gustosamente les será remitido el archivo completo. Las devoluciones y/o polémicas que de allí puedan venir, los esperamos en los comentarios del blog, como siempre.


Hecha la presentación, del caso, los dejo con el trabajo del profesor Oscar Sala.

Entre la derecha del padre y la izquierda del hijo 

La historia siempre ha coronado a sus grandes protagonistas con nombres que quedan perennes en la memoria de los mortales. En una descripción general podríamos decir que ambos fueron líderes sociales, lucharon por sus ideales hasta dejar la vida, ambos hablaron, teorizaron y dejaron por escrito sus pensamientos; pues no será mi intención sacarles su característica distintiva por lo que son reconocidos, en cualquier idioma, cultura y nación, sus motes son: San Pablo Apóstol y Comandante Che Guevara.
 
En una descripción más particular podríamos decir, del primero, que su vida trascendió a la posteridad por sus aportes teológicos, cuyos escritos, con su doctrina, alimentaron a las primeras Iglesias. También murió ejecutado lejos de su patria. Lo que más sorprende de él es su apertura de mente frente al mundo y su gran receptividad de los valores de otras culturas. Fue un hombre claro y directo, jamás lanzó sus exhortaciones morales de forma superficial y despreocupadamente antes y después de "caerse del caballo", no se sabe de él más allá de que los textos bíblicos nos dicen, por que todo esta escrito allí, lo que no se sabe de él es por que él no quiso que se supiera... Y del segundo podríamos decir que ha sido canonizado por la gente, que de él muchos sólo conocen la foto de Korda y algo más, o que ha adquirido la dimensión de héroe clásico o como el mismo Cristo muerto cuando se conocieron las fotos sacadas, después de su ejecución, por el cual los lugareños le pusieran San Ernesto de la Higuera. Utópico o de un realismo increíble, este hombre nos obliga hablar de él, positiva o negativamente, su mito superó al personaje.
 
Saulo alias "Pablo"; Ernesto, alias "Che", el nombre alias el nuevo nombre separa en dos mitades sus vidas en un "antes" y un "después" enfrentando el "entonces" al "ahora", dejando de ser "Hombres Viejos" para ser "Hombres Nuevos".
 
He aquí que Ernesto y Pablo no se excluyen el uno al otro... ¿creías que sí?