lunes, 31 de agosto de 2009

Alfonso el Sabio y la economía dirigida - 1 parte


Después de la victoriosa jornada de Las Navas de Tolosa (1212), y en el curso de pocas décadas se ganó La Mancha, Extremadura y la Andalucía del Guadalquivir y se ocupó Murcia, gracias a la corriente de inmigración que, entre otras cosas, generó este triunfo cristiano.

La mayoría de esas tierras quedaron vacías de sus antiguos habitantes hispano musulmanes que antes o después huyeron hacia el sur. Y vacíos quedaron los grandes centros urbanos que se alzaban en las regiones ganadas al Islam.

Ciudades como Cáceres, Mérida, Badajoz, Baeza, Úbeda, Jaén, Córdoba, Sevilla fue necesario poblar, y con ellas muchas otras plazas de los valles del Guadalquivir y del Guadiana. Fue necesario establecer a muchos cristianos entre los musulmanes de Murcia a fin de asegurar el sometimiento.


Una intensa corriente migratoria hacia las ubérrimas tierras del sur, desde los valles del Tajo y del Duero y aún desde Galicia, Asturias, Cantabria y Vasconia. Esa emigración no pudo dejar de hacer mella en la vida de León y Castilla.


A poco de subir al trono, Alfonso X hubo de confesar y enfrentar la realidad de esta crisis. La crisis debió ser más aguda todavía en las regiones recién conquistadas. Se habían ocupado, sí, grandes centros agrarios, industriales y mercantiles, pero casi vacíos de sus labradores, menestrales y mercaderes y desconectados de su habitual zona de expansión comercial. En 1255 Alfonso X liberó de todo pago de derechos a cuantos llevaran a las ferias de Sevilla lana, ganado, vino o alimentos.


Debió ser la falta de brazos y de objetos manufacturados en las regiones ocupadas después de Las Navas, que en su ley de Tasas el Rey Sabio dobla a las veces los precios de las mercaderías que por ellas corrían y el valor de los jornales de labradores y menestrales que en ellas trabajan.


El medio siglo largo de guerras, conquistas, emigraciones y repoblaciones que siguió a la batalla de Las Navas tuvo consecuencias de gran trascendencia para el porvenir de la economía castellana y para la acuñación del estilo vital hispánico.

Desde hacía algún tiempo traficaban en España mercaderes extranjeros, tanto en Al Andalus como en los reinos cristianos. Alfonso VIII (1159 – 1214) y Fernando III (1217 – 1252) legislaron ya sobre el comercio foráneo. Debieron olfatear la coyuntura favorable que las conquistas, las migraciones y la crisis económica les brindaban y se apresuraron a aprovecharla. Flamencos, valones y franceses inundaron con sus mercaderías las viejas y las nuevas tierras del reino de Castilla. De la mano de estos comerciantes llegaron todos los productos indispensables para la vida del pueblo castellano.


Las exenciones de derechos que se otorgaban en los aranceles de aduanas de los cuatro puertos del norte (San Vicente, Santander, Laredo y Castro Urdiales) a docenas y docenas de objetos diversos de uso habitual en todos los hogares –con excepción de paños y de los objetos de Limoges - acreditan la profundidad de la penetración de las mercaderías flamencas y la precisión de ellas que se sentía en el reino.


Desde diversas regiones entraron no sólo tejidos de lujo, sino otros, a juzgar por su precio, de calidad muy inferior. Además, esos paños se vendían en todo el reino, también en las regiones recién conquistadas a los moros –en Andalucía, por ejemplo- donde se cotizaban un 15% más que en las tierras del norte.

Como flamencos, valones, ingleses y franceses por los puertos norteños, italianos –especialmente placentinos, lucanos y genoveses, pero también venecianos y pisanos- comerciaron por los puertos castellanos de Andalucía y Murcia.

El Rey Sabio autorizó a sus aliados genoveses a poblar un barrio entero en la ciudad recién ganada, con su correspondiente iglesia, su alfóndega (a la vez hostería y depósito), su horno y sus baños; y les permitió tener cónsules propios para juzgar sus propios litigios.


En 1251 había ya en la ciudad un barrio de francos, a los que Fernando III concedió los privilegios de los Caballeros de Toledo.

Los genoveses no sólo se instalaron en Sevilla; por las Cantigas y por un documento del Rey Sabio de 1280 sabemos que se establecieron en el Puerto de Santa María. Consta su presencia en otras ciudades andaluzas: Córdoba, Cádiz, Jerez, etc., así como el asentamiento en ellas de mercaderes de otras tierras: Italia, Inglaterra, Francia y Flandes.


Tanto los mercaderes septentrionales como los de Génova, Plascencia, Luca o Pisa traían sus mercaderías en sus propias naves o en las de sus connacionales “porque los maestros de las naos son de otras tierras” dice Alfonso X, y de regreso se llevaban su valor en oro o plata, o cargaban en sus naves materias primas peninsulares, adquiridas aprecios viles.

Los genoveses se aplicaron particularmente a la exportación de aceita andaluz a Italia.

La invasión del reino de Castilla por los mercaderes y mercaderías extranjeras creó así una doble corriente emigratoria: de grandes sumas de oro y plata y de grandes cantidades de materias primas. La primera provocó la quiebra de la moneda por falta de metales preciosos y por la crisis del erario, y tuvo como corolario natural el empobrecimiento del Estado y de los particulares. Y la salida de grandes cantidades de materias primas en horas difíciles por las que atravesaba la economía el país determinó el alza de la vida y tuvo como secuela inevitable el aumento del coste de los jornales y el encarecimiento del crédito, en manos de los judíos y los genoveses.


Fuente: España, un enigma histórico. T II, Cap. III. Alfonso el sabio y la economía dirigida. Claudio Sánchez Albornoz.

Imagen: La batalla de las Navas de Tolosa. De Portal Fuenterrebollo.

martes, 18 de agosto de 2009

John Lynch afirma que "Bolívar le falló a San Martín al negarle soldados"


Por más de medio siglo no ha salido publicada ninguna biografía de San Martín en el mundo académico anglosajón. "San Martín ha sido descripto como el hombre olvidado de la independencia de América del Sur y es verdad que ha quedado a la sombra de Bolívar", reconoce John Lynch, profesor emérito de historia latinoamericana de la Universidad de Londres, donde dirigió el Instituto de Estudios Latinoamericanos.

Sin embargo, Lynch explica a LA NACION que, con la cercanía del bicentenario de buena parte de las independencias latinoamericanas, ha crecido el interés por entender los movimientos de liberación, y la figura de San Martín se beneficia de ello. Una prueba es que la Universidad de Yale le encomendó una nueva biografía de San Martín, que salió publicada este año en Gran Bretaña y Estados Unidos. Lynch realizó para la misma serie una ya célebre biografía de Bolívar, calificada de "impresionante" e "invalorable" por el Times Literary Supplement y de "honesta y balanceada" por figuras y medios de todo el espectro ideológico, desde Alvaro Vargas Llosa en la revista norteamericana New Republic hasta Tariq Ali en la británica New Left Review.

Lynch, "uno de los máximos expertos en los movimientos de liberación del siglo XIX y sus consecuencias", según The New York Review of Books, está convencido de la importancia de la empresa, ya que "estudiar las vidas de los libertadores es descubrir el presente y el pasado: San Martín y Bolívar todavía evocan pasiones y polémicas, y revelan las ambiciones de sus sucesores tanto como las mentalidades de sus contemporáneos".

Una imagen correctiva

En su elogiosa reseña sobre el libro, The Economist, por ejemplo, asegura que San Martin: Argentine Soldier, American Hero será "un valioso correctivo de los más fantasiosos derroches de bolivarismo que se esperan para las conmemoraciones de los bicentenarios", que "hasta ahora han sido obsesivamente promovidos por los petrodólares de Hugo Chávez y la izquierda más pueril".

-¿Por qué se le ha prestado tan poca atención a San Martín?

-El abandono de los estudios de su persona por parte de la historiografía británica quizá pueda explicarse por su personalidad. En contraste con el carisma de Bolívar, San Martín era reservado y reticente. Se concentraba en lo esencial de los deberes políticos y militares, y no era ambicioso.

-¿Y qué buscaba plantear de nuevo con San Martin: Argentine Soldier, American Hero?

-Entre los historiadores académicos últimamente se ha prestado demasiada atención a los conceptos y estructuras, y se han perdido de vista las personalidades detrás de los movimientos de independencia. Sin embargo, en América latina, ésta es incomprensible sin la acción directa de los libertadores. De ellos podemos aprender sobre los modelos de liderazgo, sobre todo respecto de qué era lo que había y qué era lo que era necesario para gobernar.

-En su biografía sobre Bolívar, usted sostiene que la revolución bolivariana de Chávez es una perversión moderna del culto a Bolívar. ¿Algo similar puede pasar con San Martín?

-San Martín no ha sufrido el destino de Bolívar, capturado para regímenes políticos particulares, y los líderes argentinos son demasiado maduros como para intentar lo que Chávez ha hecho con Bolívar: distorsionar su vida y sus logros. A pesar de esto, San Martín no escapa de las polémicas. Historiadores, novelistas y políticos todavía luchan las guerras de la independencia y mantienen vivas las controversias, en especial los tres puntos de inflexión de su vida: su decisión de abandonar España por la Argentina en 1812, su adopción de la estrategia trasandina en 1816 y su abandono del liderazgo en 1822.

-¿La relación entre San Martín y Bolívar tenía algo que ver con la de Chávez con los Kirchner?

-Ambos hombres sentían respeto uno por el otro, pero no eran amigos, ni personales ni políticos. Cualquier comparación Chávez-Kirchner con Bolívar-San Martín no es realista.

-Usted dijo que la clave para entender a Bolívar es su pragmatismo. ¿Cuál es la clave para entender a San Martín?

-Al examinar la vida de San Martín, he enfatizado dos aspectos, ambos descriptos por Mitre: el hombre necesario y el hombre americano. Para ello, he sido enormemente asistido por el trabajo de Patricia Pasquali, una digna sucesora de Mitre. San Martín fue el hombre que rescató la independencia de manos de los políticos de Buenos Aires para darle una dimensión americana, al llevarla a Chile y Perú. Estas eran políticas nuevas y originales.

-¿San Martín es un héroe fracasado?

-No fracasó en Perú. Su problema en Perú fue que no contaba con una base de poder peruana. Su única base era el ejército argentino, y éste no era lo suficientemente grande como para afrontar la empresa. Más aún, San Martín no confiaba en sus generales argentinos ni estaba seguro de la habilidad de los soldados para derrotar al ejército español. Por eso no mandó a sus tropas a una batalla campal. Creía que serían derrotadas y que la contrarrevolución triunfaría, así que pidió la asistencia de las tropas de Bolívar en la conferencia de Guayaquil. Cuando éstas le fueron negadas supo que era el fin para él. Hace falta una gran personalidad y poder de liderazgo para retirarse cuando él lo hizo. San Martín no falló. En todo caso, fue Bolívar quien le falló a San Martín al negarle soldados.

Entrevista de Juana Libedinsky para el diario La Nación.

martes, 11 de agosto de 2009

Una ciudad milenaria en el lago Ohrid, imán para el turismo subacuático

Gradiste (Macedonia) - Una milenaria ciudad en el fondo del lago Ohrid pretende convertirse en un imán para el turismo subacuático en Macedonia, un país sin salida al mar pero que quiere ser un centro del buceo arqueológico.

La localidad data de la Edad del Hierro y estuvo poblada entre los años 1.200 y 700 antes de Cristo. Fue edificada sobre más de 6.500 vigas de madera y ocupaba una superficie de 8.500 metros cuadrados.

La bahía de aguas de color azul claro donde se encuentra el antiguo poblado se llama Gradiste, pero también se le conoce como Zaliv na koskite, Bahía de los Huesos, en macedonio, por los restos de diferentes animales hallados en ese lugar.

La antigua ciudad fue descubierta casualmente en 1997 por un buzo local.

"Por sorpresa, vi los restos de vigas de madera y piezas de recipientes de arcilla. Unas investigaciones establecieron luego que se trataba de los fundamentos subacuáticos de un poblado, que en el remoto pasado se levantaba por encima del agua", declaró a Efe Milutin Sekuloski, el buzo que halló la localidad.

Los arqueólogos hallaron diferentes utensilios y herramientas de arcilla e hierro y otros artefactos que usaban los antiguos habitantes de la ciudad.

El pasado invierno parte de esa ciudad fue nuevamente edificada en superficie con la reconstrucción de ocho casas, siguiendo el mismo diseño original, con tejados de caña, paredes de madera y hogares de arcilla. La ciudad será ampliada pronto con otros ocho edificios.

Los visitantes pueden pasar, por un precio de unos 20 euros, una hora debajo del agua para observar la milenaria ciudad, vasijas y recipientes de arcilla y piedra, y también los viejos cimientos de la urbe el fondo del lago.

La oferta turística pone a disposición de los buzos las máscaras, botellas de oxígeno y todo el equipo preciso, así como un alojamiento a orillas del lago, creando así la imagen de un verdadero centro de investigaciones subacuáticas.

"Los aficionados sólo pueden bucear hasta la profundidad de seis metros. Poco más allá es de unos 50 metros, y eso es sólo para los profesionales", advirtió Sekuloski.

"A los aficionados primero les enseñamos los elementos básicos del buceo, luego entran con los instructores en el lago y durante una hora observan los restos de la ciudad", explicó.

La vida sobre el agua desarrolló en los habitantes de la ciudad costumbres curiosas, que se mantuvieron durante un largo período entre los residentes de la zona.

Por ejemplo, según unos documentos históricos, los ciudadanos ataban con cuerdas la pierna de sus niños pequeños, como hacían con los animales domésticos, para que no cayesen al agua y se ahogasen.

Los responsables del centro de buceo se muestran satisfechos con el aumento del número de turistas. En lo que va de año, unos 13.000 han acudido ya al lago, muchos de ellos buzos de países vecinos y de la Unión Europea.

"Un amigo mío estuvo aquí hace un mes y me ha contado tantas cosas que he tenido que venir para ver yo también todo esto", confesó Milos, de 28 años, un turista serbio.

Este paraíso del buceo está cerca de la ciudad de Ohrid, principal destino turístico de Macedonia y que desde la antigüedad fue el centro espiritual y cultural del pequeño país balcánico.

Macedonia quiere convertirse en un destino turístico barato para atraer más visitantes extranjeros, especialmente de Europa occidental, que en los tiempos de crisis económica buscan lugares económicos e interesantes para pasar sus vacaciones.

Noticia de la agencia EFE publicada por Yahoo! Noticias.

miércoles, 5 de agosto de 2009

El mapa más antiguo


Unas rocas con grabados paleolíticos datados hace 13.660 años, ubicada en el cueva de Abauntz, en Navarra, España, fue identificada por investigadores de la Universidad de Zaragoza como un mapa que describe el paisaje de la zona, incluidas montañas, ríos y lagunas.

La investigación, publicada online en la revista Journal of Human Evolution, dirigida por Pilar Utrilla, catedrática de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza, y desteca por describir el mapa más antiguo hallado hasta la fecha en Europa Occidenal.

Algunas posibles rutas y senderos de accesoa diferentes partes de esta geografía también han quedado grabadas dentro de este croquis. Esta grabaciones parecen reproducir el sinuoso cauce de un río
que atraviesa la parte superior de la roca, al que se suman dos afluentes en las proximidades de dos montañas.

Una de ellas es idéntica a la montaña que puede verse hoy en día desde la cueva, con rebaños de cabras montesas pintadas en sus laderas, a ambos lados del cañón en frente del cual se sitúa estratégicamente la cueva de Abauntz.

En resumen, todos esos grabados podrían corresponder a un sencillo mapa de la zona que rode a la cueva. Podrían representar el planeamiento de una próxima cacería o quizás una historia narrativa de algún acontecimiento previo.

Noticia de Europa Press publicada por el diario Infobae.

lunes, 3 de agosto de 2009

II

Hace dos años que arranqué con esto del blog. Cuando empecé a estudiar en el profesorado, gracias a la profe de informática llegué a conocer algunos blogs de historia para un trabajito de relevamiento, y ahí vi todo lo que se podía hacer y decidí que también yo quería participar.

La verdad es que sigo con las mismas ganas que entonces. Seguramente no tengo el tiempo que tenía antes, y es una pena, porque si me pongo a fijar en todo el material que tengo y por falta de tiempo no puedo publicar... me bajoneo un poco, pero hay que seguir, y robarse un rato cada tanto para que no decaiga, ¿no?.

A sabiendas de que me repito, quiero nuevamente agradecer a mis lectores y lectoras por su participación e interés, y a un montón de otros bloggers que leo y que me gratifican con su trabajo cada día.

Salud!!