miércoles, 29 de abril de 2009

Clases sociales en la España de la Reconquista

Bueno, vamos a ver si con este post que cierra abril puedo volver al ruedo con un poco más de regularidad. Este mes fue bastante complicado en varios aspectos. Pero acá estamos nuevamente.

Como queda claro desde el título de la entrada, la idea es avanzar en el (largo) proceso de la Reconquista española, uno de los temas más interesantes y complejos, sin duda, que tuve hasta ahora la posibilidad de ver e ir aprendiendo.

En Del estado de las personas en los reinos de Asturias y León, Claudio Sánchez Albornoz plante que las personas que gozaban de libertad más o menos amplia pueden ser comprendidas en cuatro clases:

1. Los nobles
2. Los nobles de condición inferior
3. Los que se encomendaban
4. Los colonos, cuya adscripción al terreno era voluntaria.

Así, pasamos a recapitular las consideraciones de este autor respecto de esta clasificación.

Los nobles. Entre las personas libres ocupaban el primer lugar los nobles que poseían extensos territorios y cuantiosos bienes. En antiguos documentos aparecen con el nombre de principes, potestates terrae, próceres, magnates, richi homines, etc.

Los condes, por ejemplo, ejercían el mando militar, administraban justicia y recaudaban los tributos.

Tenían el derecho de asistir a los Concilios o Asambleas nacionales. Los nobles asistían también al tribunal del rey cuando éste administraba por sí la justicia, y lo mismo al del conde en sus respectivos distritos. Intervenían en la imposición y reparto de tributos.

Los nobles tenían honra en sus casas y heredades, que consistía en no poder entrar en ellas los oficiales reales ni para la exacción de pechos (impuestos), ni aún para la persecución de delincuentes.

Los nobles estaban exentos del pago de todo género de gabelas y tributos, y si intervenían en las juntas del condado en lo relativo al reparto de impuestos era porque tenían derecho a intervenir en la administración y el gobierno del condado.

La nobleza tenía una legislación propia, fundada más en usos y costumbres que en leyes escritas, que es -en definitiva- el derecho consuetudinario.

Los nobles de condición inferior y los ingenuos componían la segunda clase de personas libres. Se trataba de los nobles de condición inferior y los simplemente ingenuos que eran propietarios.

Los propietarios y nobles que no eran bastante fuertes por sí para defenderse, solían ponerse bajo la encomienda y benefactoría de los poderosos. Puede asegurarse que hasta la reaparición de los concejos no existieron personas completamente libres como no fueses los individuos de la primera nobleza. Los demás tenían que someterse al vasallaje que les asegurara protección.

La obligación principal que todas las personas libres tenían eran para con el rey en el servicio militar. El noble que no podía mantener caballo y armas no gozaba de las prerrogativas de su clase.

Los patrocinados o de benefactoría. En la Edad Media, la persona que no se considera bastante fuerte para defenderse debía ponerse bajo la encomienda y protección de un hombre poderoso. Esta protección no la buscaban solo las personas, sino también los monasterios, por ejemplo (Aunque ya se verá que esto cambia radicalmente a partir de Alarcos, fundamentalmente).

El hombre libre, al encomendarse al patrocinio de otra persona, se sometía al propio tiempo a una especie de vasallaje, contribuyendo al patrono con ciertos tributos y prestaciones. Otras veces para obtenerla cedían los bienes, conservándolos como un censualista (Persona a cuyo favor se impone o está impuesto un censo, o la que tiene derecho a percibir sus réditos) .

Cuando el patrón no dispensaba al cliente la protección a que estaba obligado, quedaba aquel en la facultad de abandonarlo y de procurarse otro señor que lo protegiera más.

Cuando ocurría esto no surgían dificultades luego que tenía un nuevo patrono; pero surgían siempre cuando, por obtener la protección que no se había prestado, se había hecho cesión de cierta parte de los bienes, porque la justicia no era muy cumplida cuando había litigio entre poderosos y los que no lo eran.

Como la clientela acrecentaba el poder y riqueza de los nobles, es de creer que procurasen todos los medios para conservarla, protegiéndola, no vejándola.

En los juicios sobre el estado de algunos adscriptos que se habían alzado contra sus señores, o desconocido su autoridad, siempre que eran reconvenidos por esto solían contestar: “somos de benefactoría, y podemos elegir el señor que queramos”. Lo que equivalía a decir que eran libres, y que no reconocían otro señor que aquel que elegían como tal.

Los colonos. Caracteres del colonato en los primeros cuatro siglos de la Reconquista. El colonato voluntario existía ya desde los primeros siglos de la Reconquista. Primero, las personas ingenuas que recibían terrenos para su cultivo bajo ciertas condiciones expresadas en la Carta de Aforamiento. Estas cesiones podían tanto ser colectivas como individuales.

Segundo, los que por medio de la emancipación expresa o tácita pasaban de la adscripción forzosa a la voluntaria. Los colonos que pertenecían a esta clase eran considerados personas libres, porque la libertad en aquellos tiempos consistía en poder disponer el individuo de su persona y establecerse en el punto que quisiese.

A medida que su situación fue mejorando, obtuvieron también la facultad de vender sus solares, casas y otros bienes.

Los colonos, además de los tributos que pagaban a sus señores pagaban al rey cierta capitación, que recaudaban los condes. Servían también con su persona en la guerra cuando eran convocados por el rey, o pagaban si no la fonsadera (Servicio personal en la guerra, que se prestaba antiguamente. // Tributo que se pagaba para atender a los gastos de la guerra.) , que unas veces era una contribución de guerra, y otras la multa impuesta al que, teniendo la obligación de concurrir al fonsado dejaba de hacerlo.

Las prestaciones personales que debían al señor eran: las de acudir por sí o por otra persona a las sernas, esto es, al trabajo y faenas de cultivo de sus campos. Cuando correspondía este servicio al colono y dejaba de hacerlo, se le imponía una multa.

El feudalismo introdujo varias costumbres que, lejos de mejorar la situación de los colonos, las empeoraron, como ocurrió con los hombres libres y de nobleza inferior que, viviendo en ciudades de realengo o señorío, se vieron sometidos a esas costumbres.

Una es la de Mañería (Derecho que tenían los reyes y señores de suceder en los bienes a los que morían sin sucesión legítima). Consistía en el derecho de los nobles de elegir entre los bienes de un difunto la mejor cabeza de ganado, la mejor alhaja o cosa mueble. Las armas y caballo que a su muerte quedaban solían también quedar en manos del rey o del señor.

La mañería, las costumbres vejatorias y tributos onerosos fueron desapareciendo o moderándose a medida que los concejos iban adquiriendo fuerza y poder. La influencia de los municipios fue extraordinariamente favorable a la mejora de las clases inferiores.

jueves, 23 de abril de 2009

Un archivo con las obras de la humanidad


PARIS.- Cuando uno hace clic sobre la dirección http://www.wdl.org/ , tiene la sensación de tocar con las manos la historia universal del conocimiento.

Aislado en su casa - en París, en Tucumán o en Tokio -, cualquier persona puede escuchar la primera grabación de "La Marsellesa", ver unos huesos-oráculo chinos de 3.200 años de antigüedad, leer un panfleto político árabe del siglo XV, ver la mítica Biblia de Gutenberg o descifrar el primer planisferio que menciona el nombre de "América". Esas reliquias, que hasta ahora se encontraban atesoradas bajo siete llaves en los principales museos o bibliotecas del mundo, surgen ahora de la pantalla de la computadora e incluso pueden ser impresas, memorizadas en el disco duro o grabadas en un CD o en un DVD.

Esa consulta fácil y totalmente gratuita comenzó el miércoles cuando la Unesco lanzó oficialmente en París el sitio de la Biblioteca Digital Mundial (BDM).

Tercera biblioteca digital en importancia, después de Google Book Search y el nuevo proyecto europeo, Europeana, la BDM reúne desde ya material universal invalorable facilitado por otras bibliotecas del mundo. Y si bien por ahora sólo cuenta con unos 1.200 documentos, la estructura del sitio ha sido pensada para recibir un número ilimitado de contribuciones, a medida que otros países del planeta decidan ir sumándose a la aventura.
El ambicioso proyecto fue imaginado hace cuatro años por James Billington, director de la biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Billington propuso ese sitio con el fin de "estimular a la gente a pensar en la importancia de la interacción cultural". "Esperamos que la BDM sea capaz de profundizar la comprensión internacional y, al mismo tiempo, aumentar la curiosidad de la gente por los logros culturales de la humanidad", afirmó en París ese joven soñador de casi 80 años, que dirige desde 1987 la biblioteca más grande del mundo, fundada en 1800.

El resultado de ese sueño es la BDM, un compendio de documentos digitalizados en alta resolución, que permite al usuario una aventura única: conocer el conjunto de reliquias culturales producidas por el hombre sin moverse de su casa.

Clic, clic
El acceso al sitio
http://www.wdl.org/ es absolutamente gratuito y su navegación tan sencilla y lúdica como un ábaco. Un sofisticado motor de exploración permite al internauta orientar su búsqueda por épocas, zonas geográficas, tipo de documento e institución. El sistema propone las explicaciones en siete idiomas (árabe, chino, inglés, francés, ruso, español y portugués). Los documentos, por su parte, han sido escaneados en su lengua original. De ese modo, es posible, por ejemplo, estudiar en detalle el Evangelio de San Mateo traducido en aleutiano por el misionero ruso Ioann Veniamiov, en 1840.

Con un simple clic, se pueden pasar las páginas de un libro, acercar o alejar los textos y moverlos en todos los sentidos. La excelente definición de las imágenes permite una lectura cómoda y minuciosa.

Entre las joyas que contiene por el momento la BDM está la Declaración de Independencia de Estados Unidos, así como las Constituciones de numerosos países; un texto japonés del siglo XVI considerado la primera impresión de la historia; el diario de un estudioso veneciano que acompañó a Fernando de Magallanes en su viaje alrededor del mundo; el original de las "Fabulas" de Lafontaine, el primer libro publicado en Filipinas en español y tagalog, la Biblia de Gutemberg, y unas pinturas rupestres africanas que datan de 8.000 A.C

Dos regiones del mundo están particularmente bien representadas: América Latina y Medio Oriente. Eso se debe a la activa participación de la Biblioteca Nacional de Brasil, la biblioteca Alejandrina de Egipto y la Universidad Rey Abdulá de Arabia Saudita.

La estructura de la BDM fue calcada del proyecto de digitalización la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, que comenzó en 1991 y actualmente contiene 11 millones de documentos en línea.

Sus responsables afirman que la BDM está sobre todo destinada a investigadores, maestros y alumnos. Pero la importancia que reviste ese sitio va mucho más allá de la incitación al estudio de las nuevas generaciones que viven en un mundo audiovisual. Este proyecto tampoco es un simple compendio de historia en línea: es la posibilidad de acceder, íntimamente y sin límite de tiempo, al ejemplar invalorable, inabordable, único, que cada uno alguna vez soñó con conocer.

Noticia publicada por el diario La Nación.

lunes, 20 de abril de 2009

La Gran Muralla china es 2.500 kilómetros más larga de lo que se pensaba


La Gran Muralla china, tras una detenida medición realizada con las últimas herramientas tecnológicas, ha resultado ser 2.500 kilómetros más larga de lo que se pensaba, anunció este lunes el periódico China Daily.

La muralla mide 8.851,8 kilómetros, y no los 6.300 que se creía hasta ahora, basándose más en relatos históricos que en mediciones cartográficas. La nueva medición, obra de la Administración Estatal de Patrimonio Cultural, ha llevado dos años de trabajo y se ha hecho con GPS, rayos infrarrojos y otras modernas tecnologías, que han permitido descubrir partes desconocidas de la muralla en montañas o desiertos.

Noticia de AFP, publicada por Yahoo! Noticias.

domingo, 5 de abril de 2009

Lingüistas advierten que lengua maya está en riesgo

Expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), afirman que la lengua maya en México corre peligro de desaparecer a causa de problemas de transmisión de los adultos a las nuevas generaciones.
Los especialistas del INAH detallaron en un comunicado que el 70 por ciento de los parlantes mayas son adultos, y los adolescentes y niños cada vez se interesan menos en aprenderlo.
Si esta tendencia continúa, advirtieron, el ancestral idioma podría desaparecer en menos de 100 años.
Francisco Barriga, titular de la Dirección de Lingüística del INAH, explicó que la movilidad social en el uso de la lengua maya está cambiando drásticamente lo que se traduce en el desuso entre sus hablantes.
Alertó que ese riesgo debe ser atendido para evitar problemas en el futuro y tomar acciones inmediatas, ya que el peligro radica en la tendencia sintomática de su falta de transmisión hereditaria.
Aseguró que aún están a tiempo para prevenir el fenómeno pues México cuenta con una pirámide invertida de población mayaparlante, donde hay muchos hablantes adultos y de la tercera edad.
Para atender esta situación, el INAH instauró el Área de Estudios Lingüísticos en Yucatán, cuyos objetivos se centran en tres niveles de actividades sustanciales: la docencia, la articulación de investigaciones y acciones de promoción y elaboración de políticas públicas.
El maya a diferencia de la lengua nahua, es un idioma regional que se habla en los tres estados peninsulares, Yucatán, Campeche y Quintana Roo, y sus variantes internas no impiden el entendimiento mutuo entre sus grupos sociales.
En el continente americano existen 1.013 lenguas y el 20 por ciento de ellas se hablan en México, que cuenta con 364 variedades lingüísticas pertenecientes a 11 familias distintas distribuidas a lo largo del territorio.
Publicada por El Castellano.org