lunes, 28 de julio de 2008

Una etimología de la palabra Faraón



Era el nombre de los monarcas egipcios entre los años 3050 y 30 a. de C. Según la egiptóloga Wallis Budges, proviene de un antiguo vocablo egipcio pera-a, que significaba ‘casa grande’, formado por per ‘casa’ y aa ‘grande’. Inicialmente, éste era el nombre del palacio real, más tarde per-aa designaba la residencia real y luego a la autoridad misma. Entre los egipcios era una palabra empleada por el pueblo y no por las autoridades, y sólo surgió bajo el reinado de Amenhotep III, en la primera mitad del siglo XIV a. de C.

El término fue tomado por los hebreos con la forma paroh y por el griego como paraoh, hasta llegar al latín pharaon, -onis (también paraoh). Al español llegó como faraón, al inglés como pharaoh, al francés como pharaon, al alemán como Pharao, al portugués como faraó y al italiano como faraone.

La fuente de esta entrada es el servicio La Palabra del Día, de la página El Castellano. Me permito recomendarles este mailing a todos los interesados en la etimología de las palabras.

La imagen es de Ramses II en Kadesh, de Wikimedia.

jueves, 17 de julio de 2008

Identificaron los restos de dos hijos del último zar de Rusia

Moscú. — Noventa años después del asesinato del último zar ruso y su familia en manos de los bolcheviques, Rusia anunció oficialmente que los restos encontrados a fines del año pasado corresponden al príncipe Alexis, y a su hermana, la gran duquesa María, dos de los hijos de Nicolás II. Los verdugos bolcheviques fusilaron al zar y a su familia en 1918, en el sótano de la casa de un comerciante en Ekaterinburgo, 1.450 kilómetros al este de Moscú. Después intentaron destruir los cuerpos, que finalmente fueron arrojados a fosas. Ayer, cientos de rusos acudieron al lugar en el que la familia real fue asesinada para conmemorar el 90º aniversario del magnicidio.

Los análisis de ADN realizados en un laboratorio de Estados Unidos permiten concluir en un 90 por ciento que los restos hallados a sólo 70 metros del lugar donde los bolchevisques escondieron los cuerpos de los otros miembros de la familia imperial pertenecen a Alexis, que en el momento de ser asesinado tenía 13 años, y a la gran duquesa María, de 19.

Las osamentas del zar, su esposa y tres de sus hijas fueron identificados en 1998 y sepultados con gran pompa en la fortaleza de San Pedro y San Pablo, lugar donde los miembros de la familia imperial Romanov desean que ahora sean enterrados Alexis y María.

   La Iglesia Ortodoxa Rusa, que todavía no ha reconocido aquellos restos como auténticos y que llamó a no apresurarse a sacar conclusiones sobre las últimas osamentas encontradas, canonizó a Nicolas II, su esposa y sus cinco hijos como mártires en 2000.

Stalin desplazado. La familia Romanov gobernó Rusia durante tres siglos, antes de la Primera Guerra Mundial que ayudó a alimentar la rebelión. Nicolás II abdicó en 1917 en medio de una creciente inestabilidad que desembocó en la Revolución Bolchevique cuando Vladimir Lenin asumió el poder del país. Desde el colapso de la Unión Soviética en 1991, el Estado y los rusos han revisado la historia, de modo que Nicolás II lideraba una encuesta reciente de la televisión estatal sobre grandes rusos en la historia, superando al dictador soviético Josef Stalin.

Noticia publicada en el diario La Capital.

miércoles, 16 de julio de 2008

Curiosidades: Quetzalcoatl y Therion, mito y metal

Que en la web hay de todo, y para todos, no cabe ninguna duda. De que la música es un vehículo diverso, versátil y masivo, me parece que tampoco. En atención a ello es que hoy vamos a salir un poquito de esta línea de trabajo, trabajo y más trabajo para tomar un recreo musical.

Bueno, la cuestión es que me puse a buscar, y encontré rápidamente el video de la canción Quetzalcoatl, de esta banda sueca de metal sinfónico llamada Therion (me encanta esta banda, y me apena que hace poco prácticamente se separaron), en la que estos muchachitos y muchachitas cantan anticipando el regreso del mítico dios de las culturas mesoamericanas, y hacen mención a 2012, año en que culmina el no menos mítico calendario maya.

A continuación, les transcribo la letra de la canción, cuyo estribillo está en castellano en la versión original, y debajo el video. Ahora, que nadie tenga miedo de darle al play, es una canción con unas guitarras enérgicas, pero con unas voces al mejor estilo de la ópera que para qué les cuento.

One day in (the) Maya calendar
The Winter Solstice is open
Like a gate to the Plumped Serpent
For the Maya and the Toltec he return

Sol volverá, en la costa vimos su luz
Quetzalcoatl
Oh Señor del Sol!

Ride on Quetzalcoatl and you will reach another day
When Capricon will change the world
Enter into 2012
Ancient forecast of the Maya will be true


martes, 15 de julio de 2008

Genetistas alemanes reconocen culpa de colegas en exterminio nazi

Tras 75 años de la promulgación de la "ley para prevenir la generación de débiles mentales", del 14 de julio de 1933, los genetistas alemanes hablaron de una participación significativa de médicos y científicos de su país en esa pieza legislativa lesiva para los derechos humanos fundamentales.

   Según el documento dado a conocer ayer, los genetistas de entonces tomaron parte activa tanto en la preparación y fundamentación pseudocientífica de la ley como en las terribles medidas que desencadenó.

   Por el mal uso que hicieron de su autoridad científica, a los genetistas de entonces les cabe una "seria responsabilidad en lo ocurrido", sostuvo la Sociedad.

   La ley sirvió de fundamento para la violación sistemática de los derechos humanos: tras 1933, se mutiló a unas 400.000 personas mediante esterilización obligada.

   Algunos miles murieron como consecuencia de esas operaciones, y la gradual eliminación de los discapacitados impulsada por el Estado terminó en los asesinatos en masa implementados mediante los llamados "programas de eutanasia".

   "La conducta de los genetistas es tanto más incomprensible, en cuanto que ya entonces los conocimientos genéticos habían hecho patente el sinsentido biológico de la eugenesia", se sostiene en el documento presentado por la institución.

   Los genetistas consideran en la actualidad que esa ley es un documento histórico que testimonia el fracaso de la ciencia y de los científicos.

   En contraposición y respecto del futuro, sostienen entonces que "conscientes de su responsabilidad histórica, los miembros de la Sociedad se obligan a defender el respeto de todos los hombres en su diversidad genética natural".

   "Esto implica especialmente un categórico rechazo a toda forma de discriminación en función de rasgos étnicos, enfermedades de origen genético o discapacidad".

   La declaración se hace en ocasión del Congreso Internacional de Genética que tiene lugar en Berlín tras más de 80 años de celebrarse fuera de Alemania.

   Cerca de 2.000 científicos de todo el mundo se encontrarán a partir de pasado mañana para discutir las últimas teorías hereditarias sobre personas, animales y plantas.

Ley de higiene. "Los enfermos congénitos pueden ser esterilizados mediante una intervención quirúrgica, cuando, según la ciencia médica, es altamente probable que sus descendientes puedan sufrir enfermedades mentales o corporales".

   Así rezaba el primer artículo de la "ley de higiene de raza", que amparó entre 1934 y 1945 el asesinato, aborto y esterilización forzadas de cientos de miles de personas.

Más información: Orden directa de Hitler

En septiembre de 1939, cuando la invasión alemana a Polonia estaba a punto de materializarse y mientras se encontraba alojado en el hotel Casino de la localidad de Zoppot (en las inmediaciones de Danzig), Adolf Hitler firmó la Euthanasiebefehl. "Gnadentoderlass" (Orden sobre la eutanasia. "Decreto sobre la muerte piadosa").

   Este decreto facultaba a Philip Bouhler, jefe de la Cancillería del Reich, y al doctor Karl Brandt, cirujano personal de Hitler, para ordenar la muerte de toda persona que padeciese una grave deficiencia psíquica o física incurable.

   La importancia de este documento radica en el hecho de ser la única prueba escrita de un exterminio ordenado directamente por Hitler. Continuar leyendo este apéndice...


Noticia publicada en el diario
La Capital, de Rosario

Imagen: Personal de la T4, la agencia creada para administrar el programa de eutanasia de los nazis, en una fotografía tomada en Berlín, en fecha incierta. El programa recibió el nombre en clave de T-4 porque fue desde la mansión de la Tiergartenstrabe 4 de Berlín que se controló todo el proceso. Del mismo diario

Katari, la serpiente alada de los aymara

Amaru (en quechua serpiente) o en aymara (también serpiente): Katari, es el nombre de una deidad, representada como una serpiente alada, con una cabeza de llama, ojos cristalinos y hocico rojizo, y una cola de pez.

Es una deidad que se relaciona con la economía de las aguas que riegan las tierras agrícolas, simbolizando la vitalidad del agua que permite la existencia del pueblo aymara. Así la deidad Amaru simboliza el agua que corre por los canales de irrigación, ríos y vertientes y que hacen posible que las semillas del cultivo se transformen en hortalizas. Además se dice que todo lo que compone la vida esta escrito en las escamas del Amaru.

Su fiesta se realiza en el mes de agosto, cuando se produce la limpieza de los canales de irrigación; siendo el jefe de familia quien oficia de celebrante. Los cultos de Amaru, Mallku y Pachamama son la más formas más antiguas de celebración que los aymaras aún realizan en la actualidad.

La noción de Amaru o de Katari asociado a las aguas ha tenido mutaciones y, en cuanto a "serpiente voladora" (algo que por convergencia es similar a las deidades mesoamericanas Kukulkan o Ketzalkoatl) también simboliza a las exhalaciones o rayos que caen del cielo (considerados muchas veces como fertilizadores de la tierra), de hecho el nombre quechua Túpac Amaru significa "Serpiente Ignea", "Serpiente de Fuego" con el sentido de rayo.

En Tiwanaku (principal centro cultual y cultural aymara), en un qalawawa o monolito de piedra también se puede observar la figura de Amaru además de la de Mallku.

Fuente: Wikipedia

miércoles, 9 de julio de 2008

192 años


Es cierto: no hay una categoría de "efemérides" en este espacio, porque la verdad es que no les damos mucha importancia, incluso cuando -se sabe- hay fechas que son trascendentes. Tampoco soy amigo del nacionalismo enfermizo, considero más bien que es posible contribuir a la construcción de la identidad desde aportes saludables, uno de los cuales, sin dudas, es conocerse.

No tengo pensado hacer una profunda reflexión sobre causas y consecuencias de la independencia argentina, pero sí considero importante tener claro que ese acto de despegue lo debemos reafirmar todos los días, en todas nuestras acciones, en todas las decisiones que tomamos.

Esa actitud es seguramente más difícil que dejar que otros decidan por nosotros, y esto no se aplica solamente en política, crecer significa hacerse cargo de quién uno es y quién quiere ser. Las preguntas, finalmente, a casi dos siglos de la declaración de la independencia, serían: ¿somos independientes, y queremos serlo? ¿podemos resguardar ese valor? Ojalá nuestras respuestas le den sentido al sacrificio de tantos, "visibles" e "invisibles", que entregaron todo por construir un país digno.

Feliz día de la Independencia.

Imagen: la casa de Tucuman donde se declaró la independencia argentina el 9 de julio de 1816, en la década de 1940, antes de su restauración. De Wikimedia.

lunes, 7 de julio de 2008

Apuntes de historia argentina: historia oficial vs. revisionismo

En principio, parece importante señalar que se trata de dos corrientes de pensamiento surgidas durante el primer cuarto del siglo XX.

La denominada “Historia oficial” está encarnada por autores tales como Emilio Ravignani, Ricardo Levene, Rómulo Carbia y Diego Luis Molinari, quienes, según Romero, fueron quienes sentaron las bases del trabajo profesional historiográfico, y de lo que es aceptable en el ámbito académico y científico.

Asimismo, se señala a estos hombres como los fundadores de la Nueva Escuela de Historia Argentina, movimiento cuyo destino último, si podemos decirlo así, era escribir la historia de la Nación de forma tal que ese relato fuera aceptado, o más bien internalizado diríamos, por la gente en su “sentido común”.

La Nueva Escuela comparte con Bartolomé Mitre la obsesión por el documento y, de lo que nos dice Romero, inferimos que el método de trabajo de estos historiadores era aquel concebido por las corrientes de la Modernidad, abocándose al relato de lo político, los hechos, las fechas, los nombres. Y los procesos estaban ligados a un hombre, encarnación heroica de la gesta nacional en cualquiera de sus ámbitos.

Es importante señalar respecto de este movimiento que Romero indica que “en cualquier comunidad compleja, con intereses diversos y proyectos diferentes, coexisten diversas versiones del pasado, pero entre esas voces, la del Estado es la más fuerte”. Al respecto, la Nueva Escuela se convirtió en una especie de voz oficial de los acontecimientos históricos de la Nación, preexistente del Estado y factor aglutinante del mismo.

La ruptura, de carácter intelectual, se produce con la aparición del revisionismo, corriente que se opone a algunos aspectos en los que la Nueva Escuela había puesto el acento.

¿Cuáles son esos aspectos? Por un lado, en un primer momento el revisionismo discute el valor irrefutable de la prueba documental y cambia el sentido de los documentos, por los cuales la Nueva Escuela sentía especial apego, ya que “la erudición no sustituía a la interpretación”.

Por otra parte, las visiones revisionistas no constituyen un conjunto homogéneo, más bien -y por el contrario-, es la sumatoria de tendencias políticas que se traducen en historiografías diversas.

Otro punto destacable es el hecho de que mientras la Nueva Escuela representa el profesionalismo y el apego a las reglas del academicismo, las corrientes revisionistas, aún cuando ocuparon espacios en instituciones oficiales y académicas tejieron alrededor de sí “una romántica marginalidad” según dice Romero, y se presentaron como los hacedores “de una suerte de ‘contrahistoria’”.

Romero no refiere explícitamente el tratamiento que la Nueva Escuela dio a los caudillos, pero sí afirma que los primeros revisionistas hicieron un “rescate militante” de estas figuras, en particular de la de Rosas, aún cuando estos historiadores (hombres como los Irazusta, Ibarguren y Palacio) “tenían poca simpatía por una perspectiva de pasado en la que los sectores populares tuvieran alguna autonomía en sus acciones” habida cuenta de su genealogía “tradicional”.

Por último, Romero destaca las circunstancias que marcaron al revisionismo en la época del peronismo. Si bien los historiadores revisionistas “creyeron que había llegado la hora de la victoria (…) para el régimen, era mucho más importante ligarse con un pasado heroico más difundido y establecido, como era el de la Nueva Escuela Histórica (…)”. Si bien luego el peronismo, en la época de la proscripción, se acercará al revisionismo a medida que la izquierda se va integrando a aquel, en un primer momento la legitimación de ese gobierno estuvo marcada por la primera de las historiografías que aquí analizamos.

Fuentes:
Romero, Luis Alberto (Coord.) La Argentina en la escuela. La idea de Nación en los textos escolares.

Romero, Luis Alberto. Volver a la Historia. Su enseñanza en el tercer ciclo de E.G.B.

viernes, 4 de julio de 2008

El papel de las provincias en la conformación del Estado argentino

Como en la entrada anterior, vamos aquí a ver algunas otras particularidades de la conformación estatal en la Argentina. En este caso, se trata de conocer cuál es el rol de las provincias en esa estructura naciente. Para responder a este tema, resulta útil atender y responder también a las preguntas que se formula Oszlak, quien nuevamente es la fuente de esta entrada:
  • ¿Qué intereses fundamentales mantuvieron durante tanto tiempo la unidad formal de la sociedad argentina?
  • ¿Por qué no operaron en toda su potencial consecuencia las tendencias centrífugas?, y resumidamente
  • ¿Por qué las provincias no pudieron llegar a constituir Estados autónomos?
Todas estas preguntas aparecen porque las aspiraciones “nacionales” comenzaron “a materializarse recién medio siglo más tarde” (tomando como referencia los hechos de mayo de 1810)
Así, el autor va desgranando algunas razones que hubieran podido conducir el destino de estos territorios en otras direcciones, como por ejemplo:
  • Que “la unidad nacional argentina (…) se asentó más en elementos expresivos y simbólicos que en vínculos materiales plenamente desarrollados”
  • Que a pesar de que se hablara de “República Argentina” o “territorio argentino”, se sostienen formas de caudillismo o de administración local que van contra la “unidad”, así como pactos interrumpidos e “interregnos de aislamiento”, y que el territorio se encontraba aún lejos de ser “una unidad inseparable”.
  • Que los intereses económicos regionales no eran los mismos.
  • Que ni siquiera existía una vinculación a través del idioma, ya que las lenguas indígenas eran preferidas en algunos de esos territorios.
  • Que tampoco había un “andamiaje institucional suficientemente desarrollado”.
Sin embargo, y a pesar también de la tendencia a desarrollar a las provincias como ámbitos para el “desenvolvimiento de las actividades sociales y políticas (…), el aislamiento y el localismo, en condiciones de precariedad institucional, magros recursos y población escasa”, terminaron frenando la división del ex territorio virreinal en lo que hubiera sido el proceso de nacimiento de múltiples Estados soberanos.

A partir de estas causas, hay otros razonamientos atendibles, como la perspectiva de que el funcionamiento autónomo no garantizaba el éxito de estas unidades políticas, más bien las posibilidades eran escasas y, por el contrario, sí existía la posibilidad de una negociación que integrara –desde posiciones de igualdad- a las economías regionales al “circuito económico que tenía por eje al puerto de Buenos Aires”.

Además, la intensificación del comercio exterior produjo el debilitamiento de algunas economías regionales”, lo que llevó al replanteo de “los términos de su inserción” en los incipientes mercados, pero también en la conformación estatal.

Por último, como el proceso de construcción nacional argentino es “de arriba abajo”, hay que señalar que existen procesos de integración territorial, social y política, como el caso de Estados Unidos, que no pasan desapercibidos para la elite dirigente, fuera porteña o provincial, en el marco de lo que Oszlak denomina “experiencia comparada”.

Fuente: Oszlak, Oscar. La formación del Estado argentino. Orden, progreso y Organización nacional

miércoles, 2 de julio de 2008

El surgimiento del Estado: la experiencia argentina y las diferencias con Europa

Como en aquella pequeña serie en la que reflexionamos sobre la nación y el nacionalismo, esta entrada surge de un trabajo realizado en el profesorado y, como señala el título, se trata de buscar en la experiencia argentina de conformación del Estado aquellos factores que la distinguen de las experiencias europeas. Me parece que viene bien aclarar que esta entrada está elaborada sólo con el texto de Ozslak citado al final, porque indidablemente otros autores tienen otras cosas para decir, y en la medida de lo posible iremos explorando también esas posturas.

En primer lugar, hay que señalar que la conformación de un Estado conlleva circunstancias específicas. En el caso del Estado argentino, estas circunstancias están dadas por diversos factores, a saber:
  • Cuando se produce la ruptura con la metrópoli, el territorio virreinal está “prácticamente despoblado”.
  • La estructura política heredada siguió sirviendo como “elemento aglutinante básico”, sin embargo
  • dadas sus circunstancias particulares (viabilidad política y económica, y aislamiento geográfico), Paraguay rompió con la metrópoli y con el “Estado” naciente, mientras que
  • la ruptura o separación de Uruguay tuvo matices políticos, aunque no se deben dejar de lado tampoco los aspectos económicos y geográficos.
  • A su vez, las guerras de independencia arrasaron con el aparato político que administraba el Alto Perú, con lo cual la autonomía del posterior Estado boliviano, para Oszlak, es fortuita; y
  • Buenos Aires buscó, desde el principio, “construir un Estado unificado bajo su hegemonía”.
Oszlak señala que todos estos factores constituyen, por un lado, aspectos particulares de la conformación estatal argentina, y por el otro configuran la diferencia con las conformaciones estatales en Europa, porque en ese continente las unidades políticas con aspiraciones de Estado Nacional buscaban absorber a otras unidades políticas, como ciudades libres, principados y obispados “que ya ejercían significativos privilegios soberanos”. Es decir, una composición de carácter aglutinante.

En contraposición, el Estado argentino se construyó sobre la premisa de impedir la disgregación del territorio que el Virreinato del Río de la Plata había administrado y, de ese modo, “producir una transición estable de un Estado colonial a un Estado nacional”.

Fuente: Oszlak, Oscar. La formación del Estado argentino. Orden, progreso y Organización nacional

martes, 1 de julio de 2008

Descubren nuevos instrumentos musicales de los Mayas

Un ingeniero mexicano de 66 años, apasionado de la música y de la arqueología dedicó varios años a reconstruir meticulosamente los instrumentos de la cultura maya. El más sugerente, "el silbido de la muerte".

Caña de azúcar, piel de rana y plumas son algunas de los materiales naturales que utilizaban para crear "el silbido de la muerte", el instrumento musical descubierto por primera vez junto a los restos de un maya por el especialista en arqueología y música pre-hispánica, Arnd Adje Both.

Hasta ahora esos instrumentos utilizados por mayas y aztecas habían sido siempre considerados como simples e insignificantes ornamentos, y eran ubicados en los museos entre los peines de las mujeres y las herramientas de caza. Pero Roberto Velázquez –el hombre en cuestión- nunca estuvo demasiado convencido de que esa fuera su verdadera finalidad. "No dudaba sólo de los museos mexicanos, sino de los de todo el mundo", explica ahora el especialista.

Por esa inquietud tomó la decisión de desenterrar el mundo de esa música oscura, que según muchos expertos, era utilizada para definir estrategias de guerra y para otros, incluso, para aterrorizar al enemigo. Para Velázquez, en cambio, el silbido de la muerte era el medio para dialogar con Dios y para anunciar la llegada del sacrificio y confirmar el éxito de las cosechas. Su sonido terrorífico, siniestro y lleno de energía, parece servir para acompañar al difunto en el camino al más allá.

Velázquez, para reconstruir los instrumentos, recorrió México a lo largo y a lo ancho y analizó objetos de más de 2400 años de antigüedad. Sin embargo, gran parte de su arduo trabajo no podría haberse admirado sin su último y fascinante esfuerzo: reproducir la tenebrosa música.

Para ello, Velázquez tuvo entre sus labios, durante varios años, piel de rana, antes de descubrir el secreto. ¿Melodía de fiesta? ¿Sonido de muerte?

El trabajo del investigador estuvo acompañado por el aporte de un equipo de investigación compuesto por antropólogos, historiadores, músicos, entre otros especialistas como el director del departamento de arqueología de la universidad Del Valle de Guatemala, Tomás Barrientos. "Hasta hace 10 años no se sabía nada de estos objetos. Hoy este es una materia que interesa muchísimo: mérito de la reevaluación de las colecciones museísticas y de la pasión de algunos coleccionistas privados", dice el académico.

Según el arqueólogo Paul Healy que durante los primeros años 80 descubrió algunos de los más impactantes instrumentos musicales de origen maya en Belice, mucho de los antiguos instrumentos todavía están en condiciones para hacer música. "Encontrar algunos rotos fue una suerte, porque nos permitió entender cómo fueron fabricados y cuál es su lógica", explica Healy.

Según el parecer de otros especialistas, la música de los silbidos de la muerte servía para entrar en trance durante ceremonias religiosas y rituales. Sin embargo, aun con el sonido decodificado, todavía son demasiados los misterios que giran en torno a las culturas precolombinas.

Noticia publicada por Revista Ñ