jueves, 29 de mayo de 2008

Brasil. Origen etimológico del nombre

El origen del nombre de este país sudamericano ha dado lugar a nada menos que once hipótesis diferentes, que el filólogo brasileño Adelino José da Silva Azevedo resumió en una sola en un libro publicado en 1967. En él prueba que se trata de una voz de procedencia celta, aunque sus orígenes más remotos pueden rastrearse hasta los fenicios. Éstos mantuvieron un intenso comercio de un colorante rojo, que se extraía de un mineral cuyos principales proveedores eran los celtas, pueblo minero que explotaba yacimientos desde Iberia hasta Irlanda.

Los griegos sucedieron a los fenicios en el comercio de este producto, al que llamaban kinnabar, y que pasó al latín como cinnabar, al portugués como cinábrio y al español como cinabrio. Una de las características de las lenguas celtas es la inversión de partículas; así, al kinnabar lo llamaron barkino, que daría lugar a nuestro barcino, adjetivo que se aplica a ciertos animales de pelaje rojizo y que, con variantes, pasó a designar el color rojo en varias lenguas de influencia celta.

En la Edad Media, los artesanos empezaron a usar un colorante rojo extraído de la madera, que en la Toscana se llamó verzino; en Venecia, berzi y en Génova, brazi, nombre que muy pronto designó también la madera de donde se sacaba, conocida en España como palo brasil o palo de Fernambuco, y en Portugal como pau-brasil.

En la época de los descubrimientos, los portugueses guardaban celosamente el secreto de todo cuanto hallaban y conquistaban, a fin de explotarlo con más ventaja. Pero no tardó en correrse la voz en Europa de que habían descubierto una cierta ‘isla de Brazil’, de donde extraían el ‘palo brasil’. El gentilicio ‘brasileiro’, surgido en el siglo XVI, inicialmente se refirió a los que comerciaban aquella madera y, más tarde, a los portugueses que llegaban al Brasil en busca de fortuna.

Fuente: Archivo personal.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Lengua indígena no es dialecto, advierte especialista

Gustavo Benavides Benavides, investigador de la Facultad de Lingüística y Literatura Hispánica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, explicó que el dialecto es una variante de la lengua, por lo que es incorrecto utilizar este término para referirse a las lenguas indígenas, ya que no son una variante inferior; “el Náhuatl es una lengua autónoma muy completa, incluso más que el español; esto ha quedado demostrado a través de muchas investigaciones”.

Benavides Benavides abundó que en México, durante la época Prehispánica, existían cerca de 256 lenguas indígenas, pero con la llegada de los españoles y la Conquista, hubo un exterminio masivo de muchas poblaciones, lo que provocó que las lenguas disminuyeran.

En el caso de Puebla, además de la lengua oficial que es el español, se comparten otros seis idiomas: el náhuatl, otomí, mazahua, popoloca, tepehua y totonaca.

Gustavo Benavides expuso que una de las lenguas que tiende a extinguirse en el interior del estado es el Popoloca: “actualmente, los pueblos donde se hablan lenguas indígenas están abandonados o sólo están habitados por mujeres niños y ancianos; los hombres en edad de trabajar siguen emigrando a Estados Unidos. Esto propicia mucha pérdida de tradiciones y si el gobierno no toma las medidas necesarias, seguiremos perdiendo nuestro legado nacional y nuestras lenguas indígenas por excelencia”, dijo.

Obtenida de la página El Castellano.

lunes, 26 de mayo de 2008

La leyenda de Amancay


Había una tribu de Mapuches que vivía cerca de Ten-Ten Mahuida (cerro Tronador), a las orillas de un correntoso río cordillerano, cuyo nacimiento estaba en un tranquilo lago encerrado entre montañas nevadas. Quintral, hijo del cacique, era un apuesto joven al que le gustaba recorrer la orilla del río cazando y pescando; y así llegaba hasta el brillante espejo del lago.

Fue en uno de esos paseos que conoció a Amancay, una hermosa y sencilla muchacha, quien se enamoró de aquél joven apuesto y valiente. Pero esos sentimientos de mutua atracción se transformaron en amor irrealizable, puesto que una muchacha de origen humilde no podía pretender al hijo del cacique.

De esta manera fue pasando el tiempo, hasta que un día llegó hasta ellos una epidemia que comenzó a diezmar la tribu, cayendo también enfermo el joven Quintral. Ante la imposibilidad de lograr su mejoría, y enterada Amancay, consultó a una Machi (curandera), quien le confió el secreto para obtener el remedio. El mismo consistía en una infusión preparada con una flor que crecía en las cumbres heladas.


A sabiendas del peligro que corría, pero impulsada por el amor hacia el joven, Amancay se lanzó a la temeraria empresa, logrando su fin. Ya en el descenso, feliz por haber logrado su cometido, al pie de una hermosa cascada, vio cernirse sobre ella la amenazante figura del cóndor, quien
le dijo que la cura llegaría a Quintral sólo si ella accedía a entregar su propio corazón.

Amancay aceptó, porque no imaginaba un mundo donde Quintral no estuviera, y si tenía que entregar su vida a cambio, no le importaba. Dejó que el cóndor la envolviera en sus alas y le arrancara el corazón con el pico. En un suspiro donde se le iba la vida, Amancay pronunció el nombre de Quintral.


El ave tomó el corazón y la flor entre sus garras y se elevó, volando sobre el viento hasta la morada de los dioses. Mientras volaba, la sangre que goteaba no sólo manchó la flor sino que cayó sobre los valles y montañas.

El cóndor pidió a los dioses la cura de aquella enfermedad, y que los hombres siempre recordaran el sacrificio de Amancay.


La “machi”, que aguardaba en su choza el regreso de la joven, mirando cada tanto hacia la montaña, supo que algo milagroso había pasado. Porque en un momento, las cumbres y valles se cubrieron de pequeñas flores amarillas moteadas de rojo. En cada gota de sangre de Amancay nacía una pequeña planta, la misma que antes crecía solamente en la cumbre del Ten-Ten.


Fuentes:

Bolsón Web
Portal Patagónico
Biblioteca Imaginaria

Imagen: La flor de amancay, de Bariloche.org

domingo, 25 de mayo de 2008

Reflexiones sobre nación y nacionalismo - III y final

La tercera consigna: "Reseñar las dos posiciones planteadas respecto a la relación entre etnicidad y nacionalismo, según Callhoun"

El trabajo de Callhoun aborda la idea de nacionalismo desde dos ópticas diferentes, aunque no contrapuestas e incluso complementarias. El autor habla de “la identidad nacional y la etnicidad primordial (que) son dos maneras de responder a los problemas en las reivindicaciones temporales de la nacionalidad (…)” .

Por un lado, Callhoun plantea el problema de “la etnicidad como historia”, que desarrolla con una revisión casi historiográfica de lo que algunos autores han afirmado, rebatido, discutido y postulado acerca de la relación entre la etnicidad, la idea de nación y el nacionalismo.

Entre muchas afirmaciones interesantes, que el autor obviamente ha ido eligiendo sobre la base del discurso que quiere construir, está la que hace citando a Hobsbawm, quien “ha buscado desafiar la noción de que el nacionalismo puede ser explicado por la etnicidad pre-existente” .

Por mi parte, me parece central la idea que Callhoun exhibe al final del apartado cuando dice que “es común, pero no universal, para los líderes nacionalistas enfatizar los supuestos acerca de la primordialidad. (…)” , porque es a través de estas reivindicaciones que aquellas minorías que señalábamos en el punto anterior llegan a los sujetos. Basta pensar, como han citado tanto Hobsbawm como Gellner, los sistemas educativos, encargados de reproducir el modelo imperante.

Luego el autor presenta una reflexión acerca de “historia, etnicidad y manipulación”, donde afirma que “los orígenes étnicos son un tema dominante en la retórica nacionalista. Al mismo tiempo, algunos discursos nacionalistas se centran en grandes actos fundacionales o en revoluciones (…)” y refiere cómo algunos usos ponen el énfasis en el “maquillaje” de los sucesos históricos problemáticos, cómo en diferentes momentos los líderes nacionales han reivindicado la historia nacional en busca de justificaciones del presente, en sus palabras, “el grado en que el nacionalismo es manipulado por las élites en su búsqueda de ideologías que legitimen su poder y movilicen a sus potenciales seguidores (…)” .

Al respecto, el autor expone largamente la desintegración de Yugoslavia en la década de 1990, conflicto que llevó a las distintas parcialidades componentes del país a las armas, arrastrando a los bandos al empleo de técnicas como la “limpieza étnica”. Muy sucintamente, el conflicto se desata con la caída del comunismo soviético, y tiene un componente económico central. Eslovenia y Croacia, las regiones más “occidentalizadas” del país tenían economías más proclives y abiertas al contacto con el “mundo occidental”, en tanto que Serbia, con su industria pesada, tenía sus contactos en el mundo conformado por la ex Unión Soviética y sus satélites. Las primeras eran regiones pujantes, que por lo tanto habían sido gravadas para el sostenimiento de la economía poco dinámica de Serbia, además de sostener al ejército, compuesto mayormente por efectivos serbios. La caída del comunismo soviético, acompañada de incitaciones de carácter étnico cultural, religioso, propició el clímax del conflicto que acabó en la disgregación del país. Lo paradójico, en todo caso, es que esas etnias (no tan distantes entre sí, de acuerdo con Callhoun) habían convivido, competido y compartido durante cientos de años, y la historia de Yugoslavia no puede reducirse, como dijo el entonces Secretario de Estado norteamericano (Warren Christopher) a un “odio étnico inmemorial”.

Tanto interna como externamente, sentimientos de pertenencia a determinados grupos, fueron exacerbados al máximo. Occidente “olvidó” el intentó multiétnico de Yugoslavia, la paz con que se vivió en Bosnia, las competencias interreligiosas de clavados, etc., para dar la bienvenida a la independencia de los nuevos Estados “amigos”, y tratar de “mitigar el dolor” enviando a la Cruz Roja al escenario del conflicto.

En esta reflexión del autor, entonces, lo que va a quedar claro es cómo se puede “retorcer” el sentimiento nacionalista honesto, sincero, sin extremismos, en pos de la validación del poder, de la consecución de objetivos de carácter económico o cualquier otro.

viernes, 23 de mayo de 2008

Reflexiones sobre nación y nacionalismo - II

La segunda consigna es: "¿Qué elementos deben tenerse en cuenta en la caracterización de la nación según Gellner? ¿Qué elementos de las dos definiciones subyacen en su análisis?

Para responder a la pregunta que da título e inicio al quinto capítulo de Naciones y Nacionalismo (“¿Qué es una Nación?”, cap. 5 de "Naciones y nacionalismo"), Gellner postula dos “candidaturas” como elementos para tener en cuenta –al menos inicialmente- a la hora de dar respuesta a la pregunta. Estos elementos son la voluntad y la cultura.

Aún cuando para el autor ambas son importantes, ninguna de las dos es suficiente por sí misma para la formación nacional, así que el todo resulta más que la suma de las partes.

Gellner indica que la voluntad “constituye un factor muy importante en la formación de grupos, sean éstos grandes o pequeños” , y en el mantenimiento de la unidad de estos grupos, además, entran en juego motivaciones que pueden tener diferentes caracteres, ya positivos, ya negativos.

Sin embargo, el autor lamenta que estos elementos pueden encontrarse en “la mayoría de los clubes, conspiraciones, bandas equipos y partidos (…) “ , con lo cual nos va a quedar claro por qué el concepto de adhesión a una idea, en este caso, no resulta suficiente como para capitalizarlo hablando de naciones y nacionalismos, porque si bien es base de una nación, también se aplica a una gran cantidad de agrupaciones de personas que no pueden ser llamadas de ese modo.

Por otra parte, el término (o candidatura) de cultura proporcionará otro grupo enorme de agrupaciones de sujetos unidos por un tópico –si resulta aplicable el término- común.

Sin embargo, me parece destacable que según Gellner los procesos nacionales se dan de arriba hacia abajo. En sus palabras, “el nacionalismo engendra las naciones, no a la inversa” . Hay, implícita en esta afirmación, la idea de un grupo, pequeño, que sostiene una idea determinada y, en función de sus propios intereses, irá difundiéndola y cada uno de los sujetos pasibles de ser influidos por esta idea irá adoptándola como propia.

Para este autor las culturas han devenido en “depositarias naturales de la legitimidad política. Es en estas condiciones, y sólo en ellas, cuando puede definirse a las naciones atendiendo a la voluntad y a la cultura (…) La fusión de voluntad, cultura y estado se convierte en norma” .

Respecto del segundo punto, me parece que tanto la voluntad, como la cultura, como los “parches”, o las motivaciones de cualquier tipo que fijan la pertenencia son elementos a tener seriamente en cuenta.

La voluntad, o la adhesión a una determinada idea, es decir, a una determinada cultura aplicarían, desde mi punto de vista a la noción subjetiva de la que Hobsbawm habla.

Los parches, entendiendo éstos como herramientas propagandísticas tendientes a reforzar la idea nacional, así como las motivaciones negativas surgidas de la imposibilidad de romper la norma a la que refiere Gellner, serían los elementos objetivos presentes en el análisis de Gellner, toda vez que esos “parches” apuntan a reforzar las nociones del pasado común y los demás elementos compartidos.

jueves, 22 de mayo de 2008

Reflexiones sobre nación y nacionalismo - I

Cuando un profesor establece las consignas para un TP, por suerte, son invitaciones a la reflexión. Que después se nos evalúa, es otro tema y está bien porque para eso estamos ¿o no? La cuestión, en definitiva, es que desde hoy, y en tres entradas, voy a presentarles unas reflexiones surgidas de ese marco sobre la nación y el nacionalismo, que estuvismo trabajando con unos textos de Hobsbawm (Naciones y nacionalismo desde 1870), Gellner (Nacionales y nacionalismo) y Callhoun (Nacionalismo).

De cada uno de esos textos se seleccionaron capítulos y a partir de ellos respondimos a las consignas. Profes, futuros profes, aficionados y pasajeros. Espero que disfruten de la lectura de un trabajo cuya confección para mí fue por demás instructiva, y que hagan -si les apetece- las consideraciones que quieran.

Hoy "resolvemos" la primera consigna: "Señalar en qué consisten las definiciones objetiva y subjetiva de la nación según Hobsbawm".

Tanto la noción objetiva como la subjetiva son “intentos de determinar criterios” que permitan modelar una idea acerca de lo que es la nación.

En el caso de la noción objetiva, para Hobsbawm el intento radica en aglutinar como factores determinantes “criterios únicos tales como la lengua o la etnicidad o una combinación de criterios tales como la lengua, el territorio común, la historia común, rasgos culturales o lo que fuera (…)” .

El autor asegura, además, que se trata de conceptos cambiantes, en tanto dinámicos, y por ende engañosos; aunque útiles si son utilizados con fines propagandísticos.


Por otra parte está la noción subjetiva, presentada como una alternativa frente a la anterior. En tren de brindar ejemplos explicativos, Hobsbawm cita a Renan, quien afirmaba que “la nación es un plebiscito diario”, en clara referencia a la opción que “harían o hacen” diariamente los habitantes de un territorio determinado, administrado por un Estado que refuerza constantemente la idea de una nacionalidad a la cual los sujetos conjuntamente adhieren. El otro ejemplo que cita el autor es el que cita a aquellos que suscriben a una determinada nacionalidad “con independencia de dónde y con quién vivieran” . En ambos casos, estas conceptualizaciones apuntan a evitar todos aquellos elementos apriorísticos de la noción objetiva, esto es –como dijimos- el territorio, la lengua, la historia, etc.

miércoles, 14 de mayo de 2008

Subastan en Francia una valiosa pieza arqueológica argentina


Hace un tiempo me quejaba yo de los descuidos que sufre el patrimonio histórico argentino. Aparece hoy en Clarín una noticia que -lamentablemente- viene a confirmar esos descuidos, sino que además refleja que estos son de larga data. A continuación reproduzco la noticia que leí en el diario esta mañana. La foto también fue publicada por el diario, y es de la pieza en cuestión, que tiene entre 15 y 21 siglos de antigüedad, y es de la cultura Tafí.

Una pieza excepcional de la cultura precolombina en territorio argentino, llevada a Europa de contrabando a principios de los 50, será subastada a fin de mes en la ciudad francesa de Montreuil.

Se trata de una máscara, que según expertos ha sido tallada en el período temprano, entre los años 100 a.C. y 500 d.C. (aunque en el catálogo figura como del período formativo, anterior al temprano), que perteneció al pueblo Tafí, en la zona de Tucumán. Es la primera vez que una gran pieza argentina sale a la venta a un precio internacional verdadero. La Fundación Dosne-Thiers llevará a cabo la subasta el 27 de este mes y puso la cifra de 150 mil euros como precio base para esta obra de arte.

La máscara habría salido del país ilegalmente en el año 1951 y permanecía en Francia en una colección privada, por lo que la nueva legislación sobre tráfico ilícito de bienes culturales -que prevé hasta ocho años de cárcel por contrabando- no podría aplicarse. Sin embargo, Clarín pudo averiguar que el Estado está intentando recuperarla legalmente antes de la subasta y que ya se puso en contacto con Interpol, aunque oficialmente no hubo declaraciones al respecto. Fuentes cercanas a la Secretaría de Cultura confirmaron el dato que circulaba acerca de que un importante museo francés estaba interesado en la pieza: "Preguntaron gentilmente ante Cancillería y ante la Unesco si había restricciones legales para la compra".

Asimismo, expertos confirmaron que la pieza es auténtica y que no es común. "Es importante desde el punto de vista científico y sería bueno recuperarla para el valor patrimonial del país. Hay pocas máscaras de piedra en la Argentina, la mayoría fueron víctima de saqueos", comentó Diana Rolandi, directora del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. "La máscara es auténtica aunque su boca está re-tallada. Es excepcional, pero no única. La importancia está en que ese pueblo es el primero con gran arte, fundador de muchas culturas posteriores y excepcionales en el trabajo en piedra", explicó el arqueólogo Daniel Schavelzon.

Con un ancho de 21 centímetros y un alto de 27, la máscara fue esculpida en forma circular y expone las formas naturales de la piedra. Sus ojos son representados por dos perforaciones cilíndricas y separados por una línea nasal recta que baja desde el centro de la frente. La boca cerrada está significada por una incisión discreta e inscripta dentro de un espacio triangular en relieve. Según el catálogo de Thiers, la concepción iconográfica hace referencia a la visión intuitiva del chamán que apela a sus capacidades sensoriales para desarrollar el espíritu interior y visualizar el mundo escondido por intermedio de su tercer ojo (este ojo de la clarividencia está situado en la unión alta de la línea nasal con la línea frontal).

La subasta también incluye muchas otras piezas precolombinas. "Hay piezas falsas: las de México, de Veracruz, son obra del falsificador de los 70 Brígido Lara. También las de Perú y Olmeca. Eso nos ubica en el contexto en que nuestra máscara se vende", advirtió Schavelzon.

martes, 13 de mayo de 2008

El origen del mundo según los Tehuelche

En el principio de los tiempos no había nada: ni agua, ni cielo ni nubes. El único que existía era Kóoch, el que iba a ser el creador del mundo.

Kóoch vivía en la oscuridad, porque no había sol, ni luz de ningún tipo. A su alrededor, no sólo estaba todo oscuro, sino inmóvil y silencioso, y Kóoch se fue sintiendo cada vez más y más triste porque estaba solo y comenzó a llorar. Tanto lloró Kóoch, tantas lágrimas soltó, que así se formó el mar, que es salado porque está hecho de lágrimas. Eso fue lo primero que hubo en la tierra.

Finalmente, Kóoch dejó de llorar y suspiró, del modo que uno suspira después de haber llorado mucho. Ese suspiro fue el primer viento del mundo. Y ese viento, que era muy fuerte, se llevó algo de oscuridad. Pero todavía no se veía bien, era como cuando todavía falta para el amanecer.

Como quería ver, Kóoch levantó la mano y sacó una chispa enorme, que se convirtió en el sol, que era bastante especial, porque él mismo se puso también a inventar. Calentó el agua del mar hasta que hizo salir vapor, y de esta manera se formaron las primeras nubes.

Como había viento, el mismo que el suspiro de Kóoch había iniciado, las nubes iban de aquí para allá sin parar, hasta que se cansaron del trajín y se enojaron. Entonces comenzaron a protestar con truenos y rayos por todas partes. Kóoch tuvo que intervenir para que el viento dejara tranquilas a las nubes, y así éstas se tranquilizaron. Desde aquel tiempo, las nubes sólo se enojan de vez en cuando, y en esos momentos vienen las tormentas.

Después, Kóocho hizo una isla grande en el medio del mar, y fue creando la vida. Aparecieron los peces en el agua y los demás animales sobre la primera tierra que sobresalía del mar.

Entonces Kóoch inventó la Luna, para que por las noches no estuviera tan oscuro.

El Sol era hombre y la Luna mujer. Al principio nunca se veían, porque él andaba por el cielo de día y ella salía de noche, ni siquiera sabían que el otro estaba ahí. Pero las nubes, que se quedan en el cielo todo el tiempo, les contaron la novedad, y ellos se sintieron curiosos de conocer al otro. Tanto, que un día el Sol se apuró y salió antes para poder espiar a la Luna cuando ella todavía estaba en el cielo. Y otra vez fue ella quien salió antes de tiempo, para ver al Sol. Así fue como no sólo se conocieron, sino que se casaron.

Kóoch creó algunas otras cosas y también hizo la Patagonia, muy lejos de aquella isla que había puesto en el mar. Y después, como le pareció que ya había hecho bastante, se fue a descansar en algún lugar más allá del horizonte.

Aún quedaban muchas cosas por hacer y por inventar, pero de esas cosas debía ocuparse otro, al que Kóoch hizo poderoso, y es Elal, el héroe (civilizador) de los Tehuelche.

Fuente: Lo que cuentan los Tehuelches. Miguel A. Palermo.

lunes, 12 de mayo de 2008

Pueblos agricultores y pastores andinos. Una periodización


Las de agricultores y pastores del área andina fueron comunidades productoras de alimentos, agropastoriles y con un desarrollo tecnológico y económico más complejo que el común de los pueblos que habitaron el actual territorio argentino. Aparecieron entre 1500 y 1000 a.C. Lobato y Suriano aportan en el Atlas histórico argentino una periodización en la que se aprecian los diferentes periodos de desarrollo de estas comunidades.

Periodo formativo (1.000 a.C. – 500 d.C.): Este periodo se puede caracterizar por el hallazgo de restos funerarios y de asentamientos poblacionales en las provincias de Salta, Tucumán y Catamarca y, en menor medida, La Rioja y San Juan.

Estas poblaciones –estables- tenían una economía agro-pastoril, como también destrezas en el trabajo artesanal en cerámica, uso de telares y esculpido de piedra. El trabajo en metal es escaso, acotándose su uso a los adornos y objetos de carácter ceremonial.

Si bien las técnicas de cultivo eran rudimentarias, la localidad de Ciénaga (Provincia de Jujuy) se caracteriza por contar con técnicas más avanzadas, como las terrazas artificiales.

El maíz fue uno de los principales productos cultivados, en tanto que la ganadería estaba basada en la cría de llamas, mayormente.

Para ir finalizando con este periodo, hay tres elementos importantes: primero, los muertos eran sepultados con algunos elementos de uso doméstico y alimentos; segundo, en los yacimientos se ha producido el hallazgo de pipas, seguramente vinculado al uso ritual de alucinógenos en busca de conexión divina; tercero, hay entre los sitios arqueológicos, hallazgos que denotan profundas diferencias regionales en cuanto a las técnicas de elaboración de la cerámica.

Periodo de integración regional (500 – 900 d.C.): En este momento se van a producir algunos fenómenos de integración ideológica a nivel macrorregional. Al parecer, el culto a los felinos (que también aparece en el periodo anterior) se refuerza y actúa como agente de cohesión social.

Se verifica, además, un gran incremento de la población y, junto con ella, se ven claros signos de diferenciación social en las prácticas funerarias.

Cobra importancia el uso de metales preciosos, como lo son el oro, la plata y el bronce; la cerámica es muy elaborada y elegante, aunque de líneas simples como lo muestran las figuras felinas y antropomorfas.

Aparecen asimismo las fortalezas militares, lo cual induce a los investigadores a pensar en presiones desde el este.

Periodo de desarrollos regionales (900 – 1480 d.C.): Cuando se desarticula la cultura Aguada, muy importante en el periodo anterior, surgen otras como las de Hualfin, Belén, Santa María, Humahuaca, Tilcara, Angualasto, Sanagasta, ubicadas en las provincias de Salta, Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero. Todas ellas son, según la fuente de esta entrada, “sociedades complejas que, con el crecimiento de la población, ampliaron el ámbito rural y se convirtieron en espacios que debieron ser organizados, controlados y defendidos”.

En Sanagasta y Aimogasta (San Juan y La Rioja) aparecen signos de urbanización tales como el trazado de calles, los lugares de culto y recreación. Contaban con agricultura avanzada y criaban llamas. Sus prácticas funerarias consistían en la sepultura en tierra de niños y adultos.

Belén (Catamarca) constituye la base de la cultura diaguita. Practicaron agricultura en andenes y fueron buenos alfareros, destacándose el estilo Negro sobre Rojo. Trabajaron, además, el metal.
La cultura Santa María tuvo asentamientos en las provincias de Salta, Tucumán y Catamarca. Practicaron una agricultura intensiva, con obras de irrigación y andenes. Levantaron algunos emplazamientos estratégicos, como Quilmes, tema que tocamos en este espacio también. Eran muy buenos alfareros, pintando en dos y tres colores, y utilizaron el metal para la fabricación de hachas y escudos ceremoniales.

En Huamahuaca (Jujuy) se verificó un gran aumento demográfico. La población se aglomeró en diversos lugares defendidos que se construyeron a lo largo de la quebrada que lleva el mismo nombre que esta cultura, y desde los cuales se ejercía el control político y económico. Los estilos cerámicos y de las diferentes manufacturas, la arquitectura y ritos funerarios llevaron a algunos autores a hablar de un “sistema cultural Humahuaca”. Lobato y Suriano lo descartan , y afirman que “parecen haber coexistido varias organizaciones políticas hasta la dominación inca”.

Periodo de dominación inca (1480 – 1536 d.C.): La presencia del imperio inca es reconocible en la instalación de tambos y centros administrativos, como los de Potrero de Payagasta y La Paya (Salta), por ejemplo. Se han hallado también instalaciones incas importantes en Yacoraite, Shincal Watungasta (Jujuy y Catamarca).

Si bien hay algunos aspectos destacables respecto del mestizaje cultural, como se dio en los terrenos de la cerámica, la artesanía y la arquitectura, una aspecto que me parece central en la llegada de la cultura inca a estas latitudes está dada por su carácter, ya que la expansión se sostuvo con mitimaes, es decir, contingentes ya conquistados.

La administración incaica se basó en la existencia de obligaciones recíprocas entre subalternos y jefes, incluyendo la redistribución de las riquezas.

Lo que sigue es el “periodo hispano – indígena (1536 – 1666 d.C.)”, pero hay, en este espacio, numerosas referencias a los sucesos del periodo de conquista europea, y los seguirá habiendo, razón por la cual no vamos a desarrollarlo en esta entrada.

Fuente: Atlas histórico de la Argentina. Lobato, M.Z. - Suriano, J.

Imagen: Vaso ambato, de Arte Cerámico.

martes, 6 de mayo de 2008

Colombia: lengua wayuunaiki será incluida en programa de protección

Hace unos días hablábamos aquí acerca del riesgo que corre actualmente la diversidad lingüística en Argentina, y en los comentarios aparecía la cuestión de la falta de preocupación de las autoridades respecto de la problemática. Resulta ser que me ha llegado al buzón de correo esta interesante noticia, que transcribo a continuación.

Los Wayú son la comunidad indígena más grande de Colombia, pero su idioma, el wayuunaiki, podría desaparecer si no se lo fomenta. El plan busca crear una política de protección y fomento de las lenguas aborígenes del país con la participación de las mismas comunidades.


El 2008 fue declarado por la ONU y la Unesco como el 'Año Internacional de las Lenguas', por eso el interés del Ministerio en hacer un diagnóstico sociolingüístico de las lenguas vernáculas, en relación con su uso y su desaparición en algunas zonas del país.

En Colombia, además del español, existen 65 lenguas que hablan comunidades indígenas y dos criollas, estas últimas las hablan comunidades afrodescendientes que viven en San Basilio de Palenque (Bolívar) y en las islas de San Andrés y Providencia.

De estas lenguas más de la mitad tienen menos de mil hablantes y están, por lo tanto, en riesgo de desaparecer.

El director del programa, Jhon Landaburu, explicó que para conocer el estado actual del wayuunaiki, el Ministerio capacitará a las comunidades indígenas para que se encarguen de aplicar encuestas en las zonas urbanas y tradicionales de La Guajira.

Este año esperan avanzar en el diagnóstico de al menos 20 lenguas y la meta es llegar a 30 en el 2010, con lo que se estaría cubriendo la mitad del universo etnolingüista del territorio nacional.

"La idea es saber en qué lugares se están usando estas lenguas, en cuáles han desaparecido y buscar las formas para reforzarlas desde la tradición y contando con el apoyo de las autoridades en las escuelas, los medios de comunicación y con otras medidas para dignificarlas y fomentarlas", dijo Landaburu.

Para María Margarita Pimienta, docente de la Universidad de La Guajira y coordinadora departamental del programa de Protección de la Diversidad Etnolingüística del Ministerio, a pesar de tener cerca de 120.000 hablantes,-los wayú son la etnia más numerosa del país- el wayuunaiki está en peligro porque su uso está limitado a escenarios tradicionales como las rancherías y, además, está en desventaja frente al español.

"En los centros urbanos, en los estamentos públicos y educativos del departamento no se habla wayuunaiki, y en el campo generacional cada vez son menos los jóvenes que usan esta lengua", asegura.

La profesora cree necesario que se masifique su enseñanza en las escuelas y que así como los wayú aprenden español para comunicarse, también los alijunas (no indígenas) deben aprender wayuunaiki.

El primer taller para la preparación de las encuestas y la formación de los encuestadores se hará entre el 26 y el 28 de mayo en Riohacha. Los pueblos páez y guambiano, en el Cauca, ya están adelantados en este proceso.

Noticia publicada en la página El Castellano.

Publican fotos de Hiroshima tras la bomba atómica


Una serie de 10 fotografías inéditas sobre el bombardeo en Hiroshima, Japón, muestran la dantesca escena que dejó el ataque en 1945, con miles de cadáveres esparcidos por las ruinas de una ciudad devastada.

El rollo con las inéditas fotografías fue hallado por el militar norteamericano Robert. L Capp dentro de una cueva, en las afueras de la ciudad de Hiroshima.

Las imágenes tomadas por un desconocido fotógrafo japonés muestran el horror y la devastación que causó la bomba atómica lanzada por los Estados Unidos.

Capp donó el material a los Archivos de Aspiradora en 1998, con la condición de que el mismo no sea revelado hasta el año 2008.

El Ejército de los Estados Unidos lanzó las bombas atómicas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, el 6 de agosto y el 9 de agosto de 1945, respectivamente.

Los ataques fueron los únicos perpetrados con bombas atómicas de uso militar no experimental. En pocos segundos, ambas ciudades quedaron devastadas y se calcula que en Hiroshima la bomba mató a más de 120.000 personas de una población de 450.000 habitantes, causando otros 70.000 heridos y destruyendo la ciudad casi en su totalidad.

Noticia publicada por el diario Infobae, donde se pueden ver otras cuatro fotos relacionadas.

lunes, 5 de mayo de 2008

¡Con Dardos al Estudiante!



Me topé con una grata sorpresa, y es que Gonlor, de La Druida de la Historia y el Arte ha elegido a este y otros cuatro blogs para otorgar el premio Dardo. La cuestión es que me resulta grato por varias cuestiones. En primer lugar, porque últimamente estoy con varios asuntos que me dificultan publicar con el ritmo que lo hice hasta marzo; se han dado una serie de cambios que me tienen un poco a maltraer, pero todas cosas buenas. En segundo lugar porque, a pesar de lo anterior, el espacio mantiene un régimen de visitas interesante, lo cual hace que trate con más ahínco de seguir buscando material bueno para mis lectores y lectoras.

El premio dardo valora el esfuerzo que cada blogger muestra cada día en su empeño por transmitir valores culturales, éticos, literarios, personales, etc.

No es que espere hacer justicia, pero en la ocasión anterior, con el Excellent, me quedaron blogs afuea, así que ahora voy a elegir -nuevamente- cinco blogs de mi gusto, así que ahí van.

universo.Babel

Hablemos de Historia


ArqueoHistoria

Una mala tarde la tiene cualquiera: Este merece una aclaración: no todo es Historia en la vida del Estudiante. Si quieren divertirse con anécdotas de un empleado de comercio, Banshee es la opción. En una tienda de artículos de computación este pobre hombre sufre a sus clientes. Y más de una vez me termino preguntando ¿es uno así de pesado cuando va a comprar algo?

Muy bien, hasta aquí ha llegado la selección de mis cinco prospectos para este nombramiento. Felicitaciones, y a seguir trabajando.

domingo, 4 de mayo de 2008

Algunos instrumentos musicales de los aborígenes argentinos







Los instrumentos musicales que utilizaban los pueblos originarios del territorio argentino se clasifican entre folklóricos y etnográficos. Algunos de ellos tienen origen precolombino, y otros son fruto de la influencia de las culturas llegadas a la región con la conquista.

Tambor de agua (Kataki). Utilizado por los toba en la zona chaqueña, pilagá, wichí y nivaclé. El cuerpo es hueco, y se lo llena con agua. La boca se cierra con cuero de corzuela.

Flauta de pan (Sikus, Foto 1). En la Puna y Quebrada de Humahuaca. Se compone de dos juegos de tubos, ejecutados a la vez por dos personas. Es anterior al periodo de conquista.


Erkencho. Puna y Quebrada de Humahuaca. También llamado pututo y asta. Consiste en un tubo de caña unido a un cuerno vacuno como pabellón.

Charango (Foto 3). Puna y Quebrada de Humahuaca. Tiene cinco cuerdas dobles, como la guitarra antigua. Es de origen europeo y su caja suele hacerse con la caparazón de un quirquincho.


Bombo. Santiago del Estero. Es de origen europeo. De cuerpo cilíndrico de madera blanda y con parches de cuero de oveja.

Violín chiriguano. Chaco salteño. Se lo ejecuta especialmente en la Pascua de Resurrección. Se fabrica en madera y es una imitación de su similar europeo.

Caja. Centro norte. Es un tamboril de mayor diámetro que altura. La caja es de madera u hojalata, cerrada con dos parches sujetos por un tiento.


Erke o corneta. Puna y Quebrada de Humahuaca. También denominado caña en la Puna. Mide de tres a cinco metros. Se hace con caña de Castilla y la boca es de cuero.

Trutruka (trompeta). Patagonia. Es un instrumento mapuche. Tubo vegetal ahuecado, cubierto por una tripa de oveja o caballo y un resonador hecho con cuero vacuno.

Kultrún (Timbal mapuche). Patagonia. Su cuerpo es una fuente de madera y la boca está cubierta con una membrana de cuero, con ataduras de tiento para tensarlo.


Tambor chiriguano-chané. Zona norte. Su ejecutante se lo cuegla al hombro con una correa. Se percute con un mazo y acompaña el ritmo de las melodías de flauta.

Arco musical. Monocorde de la zona chaqueña. Los arcos se hacen con un trozo de rama de tusca (acacia). Emite sonido al frotarse ambas cuerdas.

Nwiké (pilagá). Chaco. Típicamente aborigen, de sonido monocorde y de una cuerda. Suele estar tallado en madera.


Flautilla chaqueña. Chaco. De caña y con diferente cantidad de orificios, oscilando entre tres y seis.

Silbato chaqueño. Chaco. El orificio mayor es para el soplo. El menor, para obturar. Lo usaron los aborígenes nivaclé y chiriguano.

Quena (Foto 2). Salta y Jujuy. Proveniente del altiplano peruano-boliviano. Está fabricado con la caña de bambú hembra.


Takuapú. Misiones. De los aborígenes mesopotámicos. Se hace con un trozo de caña y produce un sonido profundo al percutirlo contra la tierra.

Trompa o trompe. Chaco. Con amplia difusión, consiste en una varilla de metal flexible, con un extremo fijado a un marco de metal en forma de herradura.
Fuente: archivo personal.

Crece la polémica por el hundimiento del destructor "Sheffield" en Malvinas


La Armada y la Fuerza Aérea se adjudican el ataque. Sólo los ingleses saben la verdad.


Una cosa es cierta: el destructor británico Sheffield fue atacado por aviones argentinos, ni bien iniciada la guerra en Malvinas, en mayo de 1982. Herido de muerte, se hundió días después.

La historia oficial dice que dos Súper Etendard de la Armada atacaron al destructor el 4 de mayo. Los pilotos Augusto Bedacarratz y Armando Mayora dispararon dos misiles Exocet a un blanco señalado por un avión explorador naval Neptune. Dieron en el blanco. Otra historia, también oficial dice que el 1 de mayo, tres aviones M5 Dagger, piloteados por Norberto Di Meglio, Gustavo Aguirre Faget y César Román, miembros de la Escuadrilla Torno bombardearon a tres buques británicos que cañoneaban Puerto Argentino. También dieron en el blanco. La parte no oficial de esa historia asegura que fue en ese ataque cuando se hirió de muerte al Sheffield.

Los británicos, que conocen desde siglos el valor del silencio en una guerra, y en la posguerra, callaron toda acción militar, propia o argentina, entre el 1 y el 3 de mayo. El 4 admitieron que el Sheffield había sido hundido. Lo dijo el entonces canciller Francis Pym ante el Parlamento. Pero el Sheffield no estaba hundido todavía. De hecho permaneció a flote varios días más, se cree que hasta el 10 de junio. ¿Por qué Pym lo "hundió" antes de tiempo?

Desentrañar la verdad, al menos aproximarse a ella, no tiene hoy más valor que el de comprender mejor aquella guerra. El 2 de mayo de ese año, el submarino nuclear Conqueror hundió al crucero General Belgrano, en el que murieron 323 hombres. Ese ataque británico cobra otra dimensión si el Sheffield fue atacado el 1 de mayo por la Fuerza Aérea. También sería importante saber qué y por qué callaron los británicos en su momento. Quienes sostienen que el Sheffield fue atacado el 1 de mayo, arriesgan que los dos pilotos de la Armada hicieron blanco en el portaaviones "Hermes", donde tenía su puesto de mando el jefe de la task force, almirante John Woodward.

Para intentar una aproximación a los hechos, Clarín acordó una entrevista casi informal con los pilotos Di Meglio, Aguirre Faget y Román. Debió hacerse el lunes 28 de abril en el Departamento Malvinas del Edificio Cóndor, pero fue cancelada, según versiones, por el titular de la fuerza. Este diario sí conversó por teléfono con los ex pilotos navales Bedacarratz y Mayora. Es innegable que a veintiséis años de la guerra, persiste aún cierta pugna entre los veteranos de las dos fuerzas.

Para los marinos no hay posibilidad de error: ellos le dieron al Sheffield:"El nuestro fue un ataque de libro, dijo Mayora. El avión explorador detectó la emisión radioeléctrica de un radar 965, que están instalados en los destructores clase 42 como el ''Sheffield''. Teníamos bien en claro a qué barco le disparábamos porque era igual a nuestros destructores ''Santísima Trinidad'' y ''Hércules''. Contar la historia de otra manera es ir contra la realidad. No tiene asidero.

La otra campana también tiene argumentos fuertes. Los británicos admitieron en su momento que el 1 de mayo fueron atacados el destructor tipo County, Glamorgan y las fragatas Arrow y Alacrity. Pero no el Sheffield. Desde dos años después de terminado el conflicto, el comodoro Rubén Moro sostiene en su libro "La guerra inaudita", que los tres pilotos de la Fuerza Aérea hicieron blanco sobre un destructor del Tipo 42 (no del tipo County, como el Glarmoran) y que ese destructor era el Sheffield.

Moro afirma también que luego del 4 de mayo hubo una notoria disminución de la actividad aérea británica en las islas, lo que daría crédito a un eventual daño hecho al Hermes por los dos pilotos de la Armada, que sin embargo rechazan de plano esa inquietante presunción.

El clima es un dato fundamental. Pero se ha convertido casi en un secreto de guerra. El 1 de mayo el mar estaba extrañamente calmo en las islas, según los británicos. Mientras que el 4, las aguas eran tempestuosas y con altas olas encrespadas. El parte meteorológico en Puerto Argentino el 4 de mayo, que rescata Moro en su libro, cita fuertes vientos, "neblina, techo de nubes, cielo cubierto". Ni los británicos se ponen de acuerdo sobre el clima del 4 de mayo. Pero es cierto que las fotos del Sheffield humeante en un mar apacible y casi sin oleaje, se acercan más al escenario del 1 de mayo que al del 4.

Una foto no sirve para revelar un secreto, sólo para alimentar una duda. Es la que yace bajo las frías aguas del Atlántico, entre la herrumbre oscurecida del Sheffield y que pone al portaaviones británico Hermes entre los grandes secretos de una guerra, que todavía esconde demasiados.

Noticia publicada por el diario Clarín.

Foto: El destructor Sheffield luego del ataque argentino.